Imprimir esta página
Viernes, 02 Octubre 2020 13:25

Los errores no forzados de todo el cuadro político pegan en pymes y el comercio - Por Damián Di Pace

Escrito por

Cómo afectaron la pandemia de coronavirus y las recientes medidas del Gobierno a la coyuntura económica. Qué dicen los principales indicadores.

Cuando toda esta maldición pandémica global comenzaba en marzo se anticipaban números muy delicados para el devenir económico. Ahora sabemos de qué se tratan esos números. Para el mundo desarrollado caídas de dos dígitos son un rasguño con cicatrización en el tiempo a partir de salvatajes de asistencia fiscal muy fuertes. Para Argentina, hoy un país subdesarrollado y con un cuadro macroeconómico que no logra estabilizar sigue siendo una herida profunda. La política no entra en razón y no entiende de torniquetes para evitar más daños y sigue apostando al “azar” y a que la recuperación del paciente llegará cuando la maldita pandemia se termine aún no se sabe cómo ni cuándo. El programa de estabilización económica aún no está presente.

La semana pasada el Indec informó que el producto bruto interno cayó 16,2 % en el segundo trimestre de 2020 con relación al período previo y 19,1 % interanual. A su vez, el desempleo pasó de 10,4 % a 13,1 %, la actividad del 47,1 al 38,4 % y el empleo del 42,2 % al 33,4 %. Muchos interpretan que de no haber habido restricción a la circulación social los datos del desempleo hubiesen sido mayores. El efecto de búsqueda laboral con aislamiento estaría morigerando los datos.

Por su parte, los datos de distribución del ingreso muestran que el 55,8 % de la población total que percibió algún ingreso en promedio fue de $ 28769. Un promedio de U$S 219 actualizado al tipo de cambio oficial de ahora más impuesto PAIS más percepción del 35 % de ganancias. 5 millones de personas hacían conversiones para comprar dólar ahorro previo al "súper cepo". Por otra parte, la población ocupada tuvo ingreso promedio de $ 31.868 y 6 de cada 10 Hogares contaron con ingresos medios de $ 43764 al segundo trimestre de 2016 que no alcanzan para cumplimentar una canasta básica total.

El gobierno intentó controlar un salto devaluatorio mayor generando una devaluación parcial del peso frente al dólar para operaciones de ahorro y gastos con tarjeta en divisa extranjera. La comunicación fue contradictoria entre el equipo económico, su oficialización difusa, su operatoria con ruidos e incertidumbre y muchos errores no forzados de todo el cuadro político llevo a que la credibilidad sobre el futuro de la economía se vea dañado luego de la negociación de la deuda externa que debería haber traído tranquilidad y expectativas positivas en los mercados.

De acuerdo a la encuesta de la Fopyme (Fundación del Observatorio Pyme) durante los meses de Julio y Agosto el sector muestra expectativas de reactivación pero iliquidez para hacer frente a los próximos meses. Entre las PyME manufactureras se liquidan stocks de materias primas, a pesar del riesgo de devaluación que perciben todos los empresarios (y su potencial efecto sobre el ritmo de aumento de los precios). La profunda recesión y la necesidad de liquidez se observa también en la velocidad de entrega de los proveedores de estas PyME que aumentó drásticamente durante la pandemia (el indicador de FOP pasa de un nivel de 53 en abril a 64 en julio).

Durante el segundo trimestre del año, la caída interanual de la producción en las PyME industriales fue prácticamente igual al de las grandes empresas (-21,3% vs. -22,4% registrado por el IPI manufacturero de INDEC). Sin embargo, mientras las caídas en las medianas empresas son del 9,3 % en las pequeñas industrias son del 30,5 %. Para el eslabón aún más pequeño como es el mipyme no hay sendero posible y para el emprendedor recién iniciado imposibilidad de continuar en actividad.

La industria y el comercio de acuerdo a un Informe del Ieral Fundación Mediterránea implicaron más del 55 % del crecimiento en los escenarios de reactivación económica en promedio luego de una recesión en los últimos 40 años. El gobierno aspira en su presupuesto económico 2021 que el crecimiento económico sea del 5,5 %. Un sector clave entonces es el comercio interno que junto con la industria son los mayores empleadores del país.

Las perspectivas son desaceleración de la caída de las ventas minoristas de acuerdo a la CAME fueron de 17,8 % en el mes de Agosto. Por su parte, según un relevamiento que realizó la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias (AAMF) en conjunto con las Cámaras de franquicias de Córdoba, Mendoza y San Juan, entre las principales cadenas de franquicias de todo el país en el bimestre julio y agosto, mejoró el nivel de facturación y se desaceleró el cierre definitivo de puntos de venta y pérdidas de empleo respecto al trimestre de abril-junio.

Si bien el nivel de facturación mejoró un poco con relación a la medición anterior (-66% en abril a junio), sigue siendo extremadamente bajo, la caída fue de un -48% en promedio respecto de lo esperable para esta época del año. Las caídas más fuertes siguen siendo en gastronomía con un -59% pero con gran variabilidad según tipo de comercio: -80% los restaurantes, -70% cafeterías y entre -30% y -40% en heladerías y pizzerías. Los servicios de capacitación también sufren una caída del -59% en promedio, los textiles -35% y los comercios especializados -5%.

En julio y agosto bajaron sus persianas definitivamente el 1,2% de los puntos de venta (que si se proyecta al total del universo de las franquicias representaría unos 360 comercios) frente al 14% que se cerró en el trimestre abril a junio (unos 4200 comercios). En simultáneo, se abrieron un 3,6% de nuevas franquicias, lo que equivaldría a unos 780 puntos de venta.

En el total del sistema de franquicias comerciales se perdieron el 2,8% de los empleos directos (lo que equivaldría a unos 5600 puestos en el total del sistema a nivel nacional). Si se compara con las pérdidas de puestos de trabajo que hubo entre abril y junio (que fue del 15% ó 30 mil puestos de trabajo aproximadamente) comienza a atenuarse considerablemente. Por su parte, e 53% de los puntos de venta relevados que alquilan logró con los propietarios un acuerdo de rebaja del valor del alquiler que oscila, mayormente, entre el 30% y 50%. Un 37% no consiguió ninguna clase de disminución en el precio de su alquiler.

Los incentivos a la inversión aún no aparecen y la reforma tributaria no trae buenas noticias. Para que el comercio y la industria sea puntal de la reactivación se debe pensar en la producción y generación de riqueza. La prioridad está en la distribución sin antes generar los bienes y servicios para distribuir. El mayor incentivo del sector para producir más está en contar con una operación rentable, obtener ganancias, reinvertir utilidades y generar empleo. El sector Pyme está con doble indemnización y se prorrogo por dos meses más la prohibición de despidos. La palabra utilidad con precios congelados, máximos, pisados es una utopía. Obtener ganancia es un bien de pocos y escasez de todos.

El presupuesto económico 2021 no tiene ningún supuesto confiable cuando todo el abanico político no puede dar señales de credibilidad y legitimidad del sendero argentino con cambios en 48 horas. Cualquier esfuerzo y búsqueda de anuncios sin consistencia en los actos y en los hechos pueden generar aún más daños que reparar los errores no forzados en la gestión.

Los malos de la película son las grandes, medianas, pequeñas, micropyme y hasta emprendedores que se abusan del contexto. Los dueños de propiedades deben congelar sus alquileres por más que con ese alquiler pagaba el de su casa, comercio o el refugio para sostener una parte de su micropyme que daba empleo. Se sale con más Estado, con menos meritocracia y menos mercado. Si el orden de los factores altera el producto. Son muchos menos los que creen que se salen con más mercado, más producción, mucha meritocracia al cuadrado y menos Estado. La pulseada ideológica y cultural esta vez puede quebrar muñecas si no cambia, pero al mismo tiempo romperse el brazo indefenso de muchos que indirectamente piensan que la sociedad es una pulseada en lugar de un darse la mano o un codito a codito con distancia social para lograr acuerdos.

Damián Di Pace

Latest from Damián Di Pace

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…