Miércoles, 11 Mayo 2022 11:36

Las seis claves para protegerse frente al fogonazo inflacionario - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por

Surgen de un trabajo para empresas. Y van desde el fortalecimiento del dólar a nivel mundial hasta la devaluación del peso. 

En estos días, las dos personas clave de cualquier empresa son el gerente de relaciones institucionales y el gerente financiero. 

Uno se tiene que encargar de conseguir que el Gobierno y el Banco Central le autoricen la compra de dólares a precio oficial, para pagar importaciones. Y el otro, de colocar los pesos en una situación caracterizada por la holgura en pesos y escasez de dólares.

Esa es la síntesis a la que llega el economista y ex ministro Dante Sica en su recorrida por las empresas que, como la población, están atentas y muy preocupadas por la disputa a cielo abierto entre el presidente Alberto Fernández y la vicepresidente Cristina Kirchner, quien quiere que los ministros Martín Guzmán, Matías Kulfas y Claudio Moroni dejen sus cargos para vaciarle el gobierno a Fernández.

El ministro de Economía aparece dispuesto a dar pelea para mantenerse en su cargo y llevar adelante el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que aparece como el principal ancla del gobierno para evitar desbordes mayores al fogonazo inflacionario al que asiste el país, con pronósticos de suba del costo de vida de 60% para arriba en este 2022.

El fogonazo queda en evidencia en la inflación mensual anualizada desde noviembre de 2021 cuando era de 35%, saltando a 58% en enero, a 73% en febrero y a 118% de acuerdo al 6,7% de aumento del costo de vida en marzo. ¿Y el ancla dónde estará?

La mirada de los expertos es que el Gobierno tiene pocas chances de encarar un programa antinflacionario serio y, por tanto, la expectativa es que tanto las empresas como las familias deberán ir navegando la crisis como puedan, hasta ver el resultado de las elecciones de 2023 que ya varios funcionarios albertistas y kirchneristas dan por perdidas. Pero la última palabra no está dicha.

Más allá de las promesas electorales que puedan surgir en los próximos meses, la economía seguirá funcionando y Dante Sica presentó ante los clientes de su consultora Abeceb seis claves a tener en cuenta para monitorear lo que puede venir hasta fin de año.

​Son las siguientes:

  • La suba de la tasa de interés de referencia de EE.UU. La semana pasada la Reserva Federal la subió 0,5% para ubicarla en un rango de entre 0,75% y 1%. Es importante para "determinar la probabilidad de pasar a un escenario de estanflación global con impacto más negativo en los emergentes".
  • Acción y reacción política y social: estar atento "a una intensificación de tensiones, pujas y rupturas con impacto macroeconómico de magnitud".
  • Nuevas metas y revisiones del FMI: esencial "para determinar la probabilidad de anclaje de las expectativas".
  • Liquidación del agro: importante "no sólo para cumplir metas con el FMI, sino para no tener que incrementar el cepo cambiario y las restricciones".
  • Estar atentos a si el Tesoro puede conseguir los pesos para cada vencimiento: esencial para mantener contenida la expansión monetaria.
  • Indexación-Paritarias: destacado "para evitar una indexación generalizada de los salarios y todos los contratos, que derivaría en una inercia inflacionario difícil de quebrar sin políticas sumamente restrictivas".

Estas seis claves concentran la preocupación en un contexto de crisis política inédita (una coalición peronista gobernando y discutiendo el ajuste de las cuentas públicas y con la funcionaria más poderosa en contra), y encarando un segundo semestre de 2022 muy sensible y con la mirada puesta en un punto: cómo conseguirán los dólares para evitar que la economía vaya perdiendo dinamismo desde ahora hasta diciembre.

La fotografía de los primeros cuatro meses muestra que al Banco Central le quedaron muchos menos dólares de la exportación del agro este año que en 2021.

La liquidación de las exportaciones de granos y aceites en el primer cuatrimestre de 2021 alcanzó los US$9.755 millones y este año fue un 14% superior, llegando a US$11.126 millones. La suba de los precios internacionales jugó a favor y compensó el menor volumen de la cosecha.

Pero el año pasado las reservas del Central crecieron US$3.639 millones, mientras que en 2022 sólo aumentaron en US$157 millones.

Con ese escenario y la vicepresidente Kirchner diagnosticando que la escasez de dólares es la verdadera causa de la inflación en la Argentina, las miradas de los operadores de los mercados apuntan al Banco Central y su política de actualización del tipo de cambio.

El dólar se revalúa a nivel mundial y las principales monedas se deprecian frente al fortalecimiento de la estadounidense, apuntalada por la suba de la tasa de interés que actúa como aspiradora de capitales del planeta.

Para la Argentina es importante, por tanto, la devaluación del real brasileño y más cuando el Banco Central viene aumentando el dólar oficial claramente por debajo de la inflación desde fines de 2021. Un ejemplo fue marzo, cuando el aumento del costo de vida se disparó a 6,7% mientras que el dólar subió 3%.

Mantener la competitividad cambiaria tendrá el riesgo del impacto inflacionario adicional, por lo que todo indica que el Gobierno seguirá tratando de usar al dólar como ancla contra la suba de los precios. La mirada hacia el segundo semestre se sigue cargando de incógnitas.

Daniel Fernández Canedo

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…