Ramiro Castiñeira

Pisar el dólar y las tarifas, sumar todo tipo de controles sobre los precios, además de prohibiciones a las exportaciones de alimentos (carne, trigo, maíz), son un clásico en Argentina, pese a que está probado su fracaso 

En los últimos 20 años la deuda pública aumentó en 200.000 millones de dólares. En el fatídico 2001 el stock de deuda pública sumaba 144 mil millones de dólares, y en el fatídico 2021 la deuda ya superó los USD344 mil millones. Toda la deuda pública equivale a 75% del PBI, de los cuales 43% se sumaron en estos 20 años. 

La monetización del desequilibrio de las finanzas públicas es el principal motor del ritmo de suba de los precios al consumidor en la Argentina desde hace 80 años

En Argentina todos los Gobiernos terminan emitiendo los pesos que luego corren contra las reservas en divisas. La dinámica es siempre igual, más pronto que tarde termina evaporando el valor de la moneda 

La constante pérdida de reservas llevó a aumentar las restricciones en el mercado de cambios, pero no es la solución, sólo permitirá estirar la agonía si no encara el ajuste fiscal y promueve el comercio exterior

 

Todos los gobiernos de Argentina terminan emitiendo los pesos que luego corren contra sus activos externos. El actual no escapa de esta lógica, y para peor la cuarentena aceleró el proceso

En los 120 días de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio la actividad global se contrajo a un ritmo de 22% en comparación con los ya bajos registros del año anterior. Afectó severamente a las finanzas públicas y exigió financiamiento espurio del Banco Central

El país romperá el récord del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio más extenso, y también del más restrictivo, en el que muchos sectores de la economía llegarán a los 100 días con el Estado advirtiéndoles que es delito trabajar

 

La crisis que desató el Covid-19 puso fin al mayor ciclo de crecimiento económico que vivió el planeta en la última década, aunque algunos países no acompañaron como Venezuela, Brasil y la Argentina

 

La diferencia entre los compromisos del Estado y los que asume el sector privado

 

El estancamiento económico en la Argentina y Brasil contrastó con el impulso que mantuvieron los países desarrollados y más aún con el auge del conjunto de las naciones en desarrollo

 

La cosecha no solo se recuperó de la sequía del año pasado, sino que logró un récord de producción al alcanzar los 142 millones de toneladas esta campaña. Recordamos que la sequía hizo colapsar la producción un 18% el año pasado, pero que este año lo recupera y crece un 27%, permitiendo marcar un nuevo récord histórico en la campaña 2018/2019.

 

En 2018 subieron un 28,5% frente al 47,6% de inflación. Pero en 2019 subirán más que los precios por la nueva fórmula de actualización.

 

La masa salarial ampliada se conforma por los ingresos de 26,2 millones de personas, los cuales surge de la suma de los ingresos de todos los trabajadores privados (registrados o no), todos los trabajadores públicos (nacionales, provinciales y municipales), además del pago de haberes a jubilados, pensiones no contributivas y planes sociales (AUH).

 

Limpiar el placard del BCRA es condición para frenar los precios

 

Todo déficit fiscal termina en deuda o inflación, según como se financie, y su persistencia, en crisis inflacionaria o default. Dado el riesgo, es simple entender porque los países buscan limitar el déficit fiscal, y en el otro extremo, porque Argentina vive de crisis en crisis.

 

Argentina vivió más de un siglo sin inflación, pero desde que se nacionalizó el Banco Central en 1946, la inflación saltó a dos dígitos para nunca más bajar, salvo la convertibilidad. Emitir para financiar el gasto público se convirtió casi en el único factor de expansión monetaria, explicando la esencia misma de la inflación argentina de los últimos 75 años.

 

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…