Daniel Fernández Canedo

El Gobierno llegará a fin de año con reservas en Central y cumplirá con el FMI. El plan del ministro de Economía con la inflación y la complicación por el atraso del dólar oficial. 

El Gobierno saca "conejos de la galera" cuando necesita los dólares, pero esa política tiene un costo en materia de expectativas. 

Para financiarse, ofrece una renta elevada pero los mercados empezaron a retacearle el dinero por temor a una eventual reprogramación de la deuda. 

Gabriel Rubinstein puso en palabras los tres principales problemas de la economía. Son una foto del mal momento y nadie se anima a decir cómo va a ser la película completa. 

Los analistas creen que el ministro tendrá que sacar de la galera un nuevo dólar soja para cumplir las metas del FMI. Y los inversores no quieren prestarle al Tesoro más allá de las elecciones del 2023. 

En Economía suman atajos para evitar un shock que incluiría devaluación. La apuesta inflacionaria para 2023 y las reservas, otra vez en la mira 

La señal de advertencia que dejó el viceministro de Sergio Massa en su paso por el Senado. 

Los cruces entre Massa y Cristina y otros temas temas de discusión entre economistas y exfuncionarios.

Los bonos repuntaron en medio de la definición de Máximo Kirchner acerca de que Cristina no sería candidata. También influyó la baja de la tasa de los bonos del Tesoro de EE.UU. 

El ministro navega entre las presiones de dos mujeres poderosas. El peor temor: que la inflación sea el mecanismo elegido para frenar la inflación.

La contracara del ingreso de dólares del campo es la emisión de pesos y tasas más altas para que esos pesos no se vayan al dólar y alimenten la inflación. 

La divisa se suma a la ola de indexar todo al 7% mensual. Los pesos para comprar el dólar soja y lo que nadie en el gobierno va a admitir: la inflación sirve para licuar el gasto público. 

Las paritarias al 100% muestran la intensidad de la pelea. El ministro, entre la credibilidad que da el ajuste y el temor al veto político por la disparada de los precios. 

El próximo desdoblamiento cambiario se dará en un escenario de alta inflación, cepo cambiario y dificultades para importar que ya dan muestras de acotar el nivel de actividad. 

El mandato del presidente del Banco Central fue prorrogado por seis años. El desafío de administrar la escasez. 

Un director del Central argumentó que los productores y exportadores "buscan la avivada"· Así la regla de juego del dólar soja duró apenas 15 días sin cambios. En ese escenario las conductas defensivas ganan espacio. 

A fin de mes termina el dólar a US$ 200 para los productores y Sergio Massa necesita acumular reservas para cumplir con el FMI. 

Cerca del ministro la venden como el broche de oro de la gira. Pero más que la imagen valen las palabras y la poderosa secretaria del Tesoro pidió reformas difíciles de llevar a cabo

Cristina Kirchner le validó al ministro la devaluación segmentada. Pero el esquema que permite la entrada rápida de dólares profundiza la arbitrariedad cambiaria. ¿Cuáles son los otros riesgos? 

Este tipo de cambio especial se crea porque el Central está ahogado por la falta de dólares, ¿seguirán el dólar minero y el dólar auto? 

La incertidumbre cambiaria determina que la economía pague en términos de inflación una devaluación del peso que no se produjo. 

El ministro se aferra a su compromiso de no devaluar, pero se va armando una madeja de cotizaciones difíciles de desenredar. 

El JP Morgan pronostica que en 2023 la inflación retrocederá en toda la región a excepción de Argentina, donde subiría a 101,20%. ¿Cuál será el ancla que buscará Massa en el intento de frenar la suba de precios? 

El silencio de Cristina Kirchner juega a favor de la incertidumbre. ¿Qué puede pasar con el dólar? 

La transferencia de ingresos que genera el cepo cambiario es fuerte, y se consolida con una brecha por encima del 100%. 

Hasta ahora, Massa apuntó a medidas ligadas a la escasez de divisas y lo fiscal. Pero será difícil que logre cumplir con la meta de 2,5% de déficit prometida al FMI. 

El Banco Central perdió US$1.072 millones desde el nombramiento del nuevo ministro. Las reservas no logran recomponerse. ¿Qué dice Miguel Pesce? 

Massa dijo que un alza del tipo de cambio provocaría un fogonazo en los precios que no está dispuesto a convalidar. Pero el fogonazo ya se produjo y el dólar oficial aparece barato y es objeto de deseo. 

A la espera de medidas, en el mercado crecen las especulaciones y el Banco Central sigue teniendo que vender dólares. ¿Cuál será la señal fiscal? 

El Banco Central necesita que el campo liquide US$ 1.500 millones para no quedarse sin reservas netas. Cuánto pesó una propuesta de Sergio Massa. 

El Presidente critica y encarece los dólares para viajar. Y así le agrega demanda a un mercado que considera chico pero que termina siendo relevante a la hora de formar precios y expectativas. 

El Gobierno camina en puntas de pie para no hacer ruido sobre el ajuste que está en marcha por la licuadora de la inflación y la contracción monetaria. 

Persiste la incertidumbre y se observa el riesgo de bola de nieve con la deuda en pesos, ante una inflación de 70% anual y la promesa de tasas reales positivas. 

La flamante ministra de Economía dio algunas claves de su plan para enfrentar la crisis desatada por la estampida del dólar y la inflación. 

El derrumbe de los precios de los bonos y las acciones marcaron el primer día de gestión plena de la flamante ministra. Dijo que no devaluará, pero no le alcanzó a cambiar las expectativas. 

El ex ministro había emplazado al Presidente sobre el manejo de dos áreas estratégicas. Cuatro problemas lo hicieron saltar. 

El presidente del Banco Central defendió las restricciones al pago de importaciones. Y sostuvo que la alternativa sería una devaluación. 

Argentina está lejos de vivir un exceso de importaciones, que este año llegarían al 20% del PBI cuando en la región superan el 25%. Las expresiones de la vicepresidenta generaron inquietud por el futuro del tipo de cambio. 

El Gobierno generó una “montaña” de deuda en pesos y apareció el temor al “reperfilamiento”. Ahora, el ministro tendrá que evitar que esos pesos vayan al mercado cambiario. 

La carrera entre los salarios y el costo de vida se acelera, y el sendero hacia el equilibrio fiscal se bifurca para cubrir las demandas sociales. 

En el Gobierno dicen que la liquidación de exportaciones es “rara” y que los productores estarían reteniendo granos. El pago de gas importado es clave. 

Surgen de un trabajo para empresas. Y van desde el fortalecimiento del dólar a nivel mundial hasta la devaluación del peso. 

Las paritarias ya apuntan a aumentos salariales de 60%. Dudas sobre la evolución del dólar oficial cuando empiezan a escasear productos importados. 

Alberto Fernández avanza con su política de alentar el consumo licuando, a la vez, las jubilaciones y los salarios estatales. Pero la escasez de dólares vuelve al ruedo. 

Desde que asumió Alberto Fernández los pasivos en pesos crecieron 348%. Y Martín Guzmán sigue colocando bonos atados al costo de vida. 

El salto del costo de vida desde comienzos de año cambia el ritmo de las paritarias. Además, la “pax” cambiaria de las últimas semanas entra en duda. 

Las liquidaciones de divisas de abril superaron a las del año pasado. Al mismo tiempo creció la demanda de dólares para importar, especialmente energía. 

En la suba del índice también tuvo un rol desafortunado la declaración de guerra a los precios de Alberto Fernández. 

Las diferencias entre el ministro y el área de Energía se profundizan. Empezaron a importar gasoil y la duda sigue siendo si alcanzarán los dólares para traer gas. 

El Banco Central aceleró la suba del dólar oficial y los dólares libres siguieron apuntando a la baja. El riesgo de corto plazo sigue enfocado en que se pueda espiralizar la inflación. 

Página 1 de 5

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…