Jorge Raventos

 

La oficialización de nominaciones para las primarias obligatorias de septiembre ha concluido sin grandes sorpresas.

 

 

Como consecuencia de las restricciones del gobierno argentino a los vuelos del exterior, Mauricio Macri quedó varado en Zúrich. Afortunadamente la FIFA le garantizó un techo durante la obligada demora. Presentar su libro -Primer Tiempo- en Madrid, codearse con la plana mayor de la derecha light española (el Partido Popular) y marcar tarjeta en Suiza, en la entidad futbolística mundial de la que es funcionario, no lo consolaron de las amarguras que le deparaban las noticias de Buenos Aires.

 

La clasificación de Argentina como mercado "standalone" por parte de Morgan Stanley Capital Investments es un irónico homenaje al excepcionalismo que a menudo se reivindica como rasgo distintivo de la singularidad nacional. Para MSCI, Argentina no tiene parangón, por eso degradó al país del status de "mercado emergente" a esta categoría, que no representa un escalón inferior (eso hubiera sido el retorno a la condición de "mercado de frontera"), sino un mundo aparte, incomparable, aislado. ¿"Argentina paria internacional"?, como definió Carlos Escudé cuatro décadas atrás.

 

No habría que escandalizarse ante el hecho de que por estos días se vea a los políticos ocupando buena parte de sus jornadas en la disputa de posiciones y espacios de poder, tanto enfrentando a divisas adversarias como a cofrades, compañeros o correligionarios.

 

 

Las encuestas de las últimas semanas muestran casi unánimemente que la principal preocupación pública ha dejado de ser la pandemia. Ahora la inquietud prioritaria es la situación económica, antes que nada, la inflación.

 

A medida que el año avanza hacia los comicios de medio término -apenas postergados hasta el mes de noviembre- se intensifica la conurbanización del oficialismo. En los 24 partidos que flanquean a la Capital Federal en tres cinturones y agrupan el 65 por ciento de la población de la provincia de Buenos Aires -y el 25 por ciento de la del país- se encuentra el eje del poder electoral del Frente de Todos y de su corriente principal, la que responde a la vicepresidenta Cristina de Kirchner.

 

Las cifras de contagios y de fallecimientos causados por el Covid 19 baten en estos días los récords locales. La velocidad de transmisión del virus se incrementa y la edad promedio de las víctimas desciende. Los especialistas -infectólogos, epidemiólogos- recomiendan aumentar los controles y adoptar medidas más estrictas para limitar la circulación de personas por unas semanas y así contener la ola de contagios mientras se avanza en el proceso de vacunación.

 

 

La gira europea de Alberto Fernández dejó por una semana a la vicepresidenta a cargo del Poder Ejecutivo. La señora de Kirchner ha cumplido hasta aquí ese vicariato con una notable discreción (sin robar cámara, dirían en el ambiente televisivo), muy consciente tanto del poder real que ejerce (y de sus efectos) como de las resistencias que produce la eventualidad de formalizarlo.

 

Aunque no faltan comentaristas que, con lenguaje de vísperas, imaginan constantemente alguna gran ruptura o alguna inminente catástrofe decisiva, pese a atravesar una fase dramática de la pandemia (con alta detección diaria de contagios, gran número de bajas y recursos sanitarios próximos al agotamiento) la Argentina coquetea con una crisis política, pero en el borde termina eludiéndola.

 

Es posible que la batalla de las clases presenciales a la que se han empujado los gobiernos de Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta constituya para ambos un juego de masacre, en el que uno y otro se desgastan en beneficio de terceros. También es posible que las partes interesadas estén tomando nota de esa situación.

 

A Alberto Fernández se le venía reclamando que ejerciera sin timidez la autoridad presidencial. Esta semana decidió satisfacer ese pedido. Tarde piaste, dirán algunos.

 

No sólo el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, considera que la segunda ola de la pandemia adopta en el país los rasgos de un tsunami. Con imágenes menos hiperbólicas que se corresponden con su estilo más mesurado, el doctor Fernán Quirós, ministro de Salud porteño, coincide en la notable envergadura de esta etapa de continuidad y reencarnación de la peste, sobre la que él venía alertando hace semanas.

Una semana atrás, el presidente Alberto Fernández apeló a una cadena nacional para sincerar lo obvio: el país no recibe las vacunas que él mismo anunció con pronunciado optimismo el 10 de diciembre (aseguró entonces que a fines de febrero habría 10 millones de argentinos inoculados: a fines de marzo sólo se ha vacunado a la quinta parte de esa cifra).

 

El inquietante episodio de la desaparición de una niña consiguió varios milagros simultáneos. Uno, que la niña y su madre, y su contexto se volvieran repentinamente visible para una sociedad que, en buena medida, fuera de situaciones excepcionales, suele mirar para otro lado cuando se tropieza con el cuadro de la pobreza extrema y sus consecuencias potenciales o reales. “La paradoja es que esta chiquita apareció el día que desapareció”, reflexionó amargamente un cuadro político.

Las tensiones y torpezas de la política conspiran frecuentemente contra las oportunidades que pueden abrirse al país para afrontar mejor las situaciones críticas. La circunstancia de que 2021 sea un año electoral incrementa esa proclividad.

 

Promediando el primer trimestre de 2021, la Argentina empieza a divisar una situación económica más prometedora que la que experimentó el año anterior. Para decirlo con palabras de Domingo Cavallo, una opinión autorizada en la materia, "la aparición del viento de cola para las exportaciones argentinas en los mercados del exterior, algún ajuste fiscal y una mayor dosis de profesionalismo en el manejo monetario y cambiario, han hecho que el escenario de fuerte devaluación y descontrol hiperinflacionario se aleje en el horizonte".

 

Para dimensionar mejor el repicado escándalo de las vacunas ventilado a partir de las declaraciones de Horacio Verbitsky, que determinó el pedido de renuncia al ministro Ginés González García y una situación de turbulencia en el Gobierno, conviene evocar un hecho parecido ocurrido dos décadas atrás.

Los sectores más intensos del kirchnerismo exteriorizaron en los últimos días su creciente irritación con la Casa Rosada. Lo hicieron, por un lado, con la excusa de la respetuosa y cálida actitud que Alberto Fernández adoptó ante la muerte de Carlos Menem -probablemente el político al que ellos más han aborrecido-, pero sobre todo en virtud de que no sienten que el Poder Ejecutivo acompañe con energía y eficacia la batalla que ellos libran para disciplinar a la Justicia.

 

El Gobierno que preside Alberto Fernández dedicó buena parte de esta semana a sentar las bases de un diálogo intersectorial que permita "coordinar expectativas" de los distintos sectores, contener la inflación y las presiones sobre el dólar y dar las primeras puntadas de un acuerdo que se remataría con la hasta ahora postergada instalación de un Consejo Económico Social.

 

El martes último la eminente revista científica The Lancet dio a conocer los resultados de los exámenes de la fase 3 de la vacuna Sputnik V. El arbitraje de la afamada publicación fue rotundo.

 

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, explicó el último domingo que la ciudad se está quedando sin dosis de vacunas contra el coronavirus. "No podemos continuar con la vacunación porque no tenemos suficientes vacunas", argumentó el funcionario, tras anunciar que por ese motivo suspendía la apertura de nuevos puntos de vacunación, como los grandes estadios neoyorquinos.

 

Una mirada rápida a los diarios permite comprender sin esfuerzo que la grieta que afecta la política argentina y obstruye la construcción de soluciones comunes a los problemas que afligen al país es, en rigor, apenas la versión local de una pandemia que golpea a muchas sociedades del planeta.

 

La diputada Fernanda Vallejos (una pupila dilecta de Cristina Kirchner), consideró que Argentina sufre "la maldición de exportar alimentos".

 

 

El miércoles 9, en vísperas del primer aniversario del gobierno del que forma parte destacada, la señora de Kirchner emitió un nuevo manifiesto a través de las redes sociales.

 

 

El gobierno de Alberto Fernández está en vísperas de cumplir su primer año. En diciembre de 2019, después de un capítulo final del período de Mauricio Macri durante el cual el país bordeó el precipicio de la ingobernabilidad, la perspectiva que abría un nuevo gobierno asentado sobre el peronismo, más allá de otros sentimientos, hacía conjeturar un período de autoridad firme.

 

 

¿Hizo mal el gobierno de Alberto Fernández al organizar el último adiós a Diego Maradona en la Casa de Gobierno? ¿Fue un intento de manipular el sentimiento colectivo?

 

 

Si la carta que los senadores peronistas dirigieron el último domingo a la conducción del Fondo Monetario Internacional (reclamando a la entidad que "se abstenga de exigir o condicionar las políticas económicas para los próximos años" y enrostrándole "irresponsabilidad" por el préstamo que en su momento le concedió al gobierno de Mauricio Macri) tuvo el objetivo, como postulan algunos comentaristas, de poner un palo en la rueda de las negociaciones que encabeza el ministro Martín Guzmán, habría que concluir que el frente oficialista se encuentra en la antesala de una ruptura catastrófica.

 

 

Con el cambio de titular de un ministerio Habitat, Vivienda, Alberto Fernández ha iniciado quizás una segunda etapa de su gobierno.

 

 

Guste o no, se desconfíe o no, la carta que la señora de Kirchner publicó diez días atrás sigue ejerciendo su influencia en la atmósfera política.

 

 

"La Argentina es ese extraño lugar en donde mueren todas las teorías", postuló Cristina Kirchner unas horas antes del décimo aniversario de la muerte de su esposo, en una extensa carta que publicó en su blog personal y con la que, en más de un sentido, confirmó esa hipótesis.

 

 

Aunque se haya frustrado en gran medida la dimensión virtual que se le quiso dar, la última conmemoración del 17 de octubre tuvo un significado político que permite entrever un horizonte de cambios en el oficialismo. Habrá que ver si los cambios se materializan.

 

 

La entrevista que el presidente Alberto Fernández concedió al portal El Cohete a la Luna, que conduce Horacio Verbitsky, puede ser leída como una señal contradictoria con otras que el Gobierno emitió en la última semana o, por el contrario, como una confirmación paradójica de estas.


Con el cepo “para aguantar” (Martín Guzmán dixit) la escasez de dólares como símbolo de la etapa, el gobierno nacional se ha transformado en una estructura a la defensiva. Eduardo Duhalde ve groggy a Alberto Fernández (lo compara con Fernando De la Rúa y con él mismo cuando preparaba su retirada) y el Presidente procura desmentirlo exhibiendo algunos gestos de combatividad que -al revés-, confirman su endeblez.

 

Después de atravesar angustiosamente una crisis en el terreno de la seguridad que incluyó el hostigamiento a la residencia presidencial y a la del gobernador bonaerense -una revuelta de la policía de esa provincia, fuerza que integran 90.000 efectivos-, el gobierno de Alberto Fernández tuvo que afrontar otro asedio: el de la demanda de dólares, que ha ido consumiendo las magras reservas del Banco Central.

 

Durante este fin de semana el oficialismo y Juntos por el Cambio empezaron a negociar los pasos que culminarían el lunes 7, con los que se pudo rebobinar la tensión institucional que se había creado en el Congreso.

El presidente Alberto Fernández está decepcionado: su gobierno acaba de renegociar una deuda monumental y ha sacado al país de la situación de default que arrastraba desde más de un año atrás, y siente que, sin embargo, tanto la prensa más extendida como un sector apreciable y activo de la sociedad lo maltratan.

 

Su pasión por el ajedrez suele inducir a Eduardo Duhalde, también en sus movimientos políticos, a conjeturar escenarios anticipados y a calcular estrategias destinadas a neutralizar las amenazas que sospecha dos o tres jugadas más adelante.

 

 

El último lunes, con otra fecha patriótica como sombrilla, volvió a movilizarse en la ciudad de Buenos Aires y en otras ciudades y pueblos del país la heterogénea confluencia de sectores intensos que se consideran amenazados por el gobierno de Alberto Fernández:

 

 

“Todo problema complejo tiene una solución simple...que habitualmente es falsa”. La frase es de Umberto Eco y castiga con ironía la tendencia al reduccionismo de muchos relatos que pretenden explicar asequiblemente un tema, pero en verdad lo tergiversan y confunden o, simplemente, relatan otra cosa.

 

Con el anuncio de que el país ha alcanzado el acuerdo con una decisiva proporción de los tenedores de deuda en dólares, el gobierno consigue, finalmente, un éxito en esta materia decisiva.

 

La reforma de la Justicia que ha puesto en marcha el presidente Alberto Fernández despierta respuestas paradójicas. Se trata de la iniciativa política más importante que ha encarado el gobierno desde que asumió, casi ocho meses atrás.

 

 

Mientras que, después de una extensa cuarentena, la Argentina (sobre todo la región metropolitana) parece toparse finalmente con el demorado pico de la pandemia, empiezan a observarse señales de lo que vendrá después. Algunas son prometedoras; otras, inquietantes.

 

 

En el poblado universo de los comentaristas de la actualidad argentina parece últimamente prevalecer una interpretación: la grieta política se ha ensanchado, el poder gira alrededor de dos extremos (encarnados por Cristina Kirchner y Mauricio Macri) y el centro del espectro naufraga entre la debilidad, la impotencia y la tensión que ejercen los bordes confrontativos.

 

La fuerza potencial de Fernández reside en que puede encabezar una coalición más allá del sector con el que llegó a la Casa Rosada.

 

Aunque signadas por la penosa quietud que provoca la pandemia, las últimas semanas no han estado desprovistas de hechos políticos significativos.

 

 

En las últimas semanas el gobierno que preside Alberto Fernández atraviesa un momento delicado: se combinan un agravamiento de la epidemia de Covid 19 en el ámbito metropolitano, la agudización de las tensiones con los bonistas en el capítulo decisivo de la negociación por la deuda y las derivaciones de un paso en falso propio (la iniciativa de intervención y expropiación de la empresa Vicentin, precipitada en el anuncio, turbulenta en su desarrollo y postergada en su concreción final).

 

Seguramente este viernes el ministro Martín Guzmán formalizará la nueva propuesta del país para concluir un arreglo con los tenedores de deuda argentina bajo ley extranjera.

 

A una semana de completar sus primeros seis meses, la presidencia de Alberto Fernández se ha visto obligada a dedicar casi la totalidad de ese tiempo a lidiar con dos problemas mayores: la deuda y la pandemia del coronavirus.

 

 

El ministro Guzmán y los grupos de bonistas decidieron extender las negociaciones más allá de la fecha del vencimiento.

 

La política argentina sigue girando, ante todo, alrededor de la pandemia y de las políticas adoptadas para enfrentarla. La realidad del coronavirus en la­ Argentina se muestra heterogénea: la zona metropolitana, con cifras de contagio crecientes cada día, es sin lugar a dudas el epicentro del problema.

 

Página 1 de 5

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…