Imprimir esta página

Alberto redobló la apuesta y planteó un ultimátum: "Intervención o expropiación" - Por Daniela Mozetic

20 Junio 2020 Author :   Daniela Mozetic

Después de que el gobernador de Santa Fe presentara un plan alternativo, el Presidente salió a aclarar que “no hubo marcha atrás”. “Están confundidos”, dijo sobre las protestas.

 

El presidente Alberto Fernández redobló la apuesta y confirmó que “de ninguna manera hubo marcha atrás en Vicentin”, en relación con el proyecto del Gobierno de avanzar en una expropiación, mientras aguarda la respuesta de la Justicia sobre la propuesta que elaboró el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, para tomar el control de la compañía con una fórmula “mixta” sin necesidad de expropiar.

“No podemos dejar que los accionistas de Vicentin sigan al frente de la empresa porque son los causantes del problema”, sostuvo el Presidente, como parte de su plan de quitar el manejo de la compañía a los accionistas de la cerealera.

En ese contexto, el mandatario planteó ahora una dicotomía que se resolverá en los próximos días: “Si el juez dice que no a la propuesta de Perotti, solo queda expropiar”. La iniciativa del gobernador propuso que la Inspección General de Justicia de Santa Fe pidiera la intervención de Vicentin en los mismos términos del decreto para que en el marco del concurso se haga cargo de la administración, con el compromiso de no avanzar con la expropiación. Perotti se apuró a señalar que el plan contaba con el respaldo presidencial, aunque horas más tarde el Presidente volvió a amenazar con la expropiación en el caso de que no funcionara el plan alternativo.

“Me dijeron que existía una posibilidad de solucionar el tema sin la expropiación. No veía esa solución, pero si alguien la tenía, que la trajera”, dijo el Presidente, que a su vez marcó que no siente que sea “ético que ante semejantes sospechas yo como presidente vaya a negociar con esos accionistas”.

El lunes 8 de junio el Presidente anunció la intervención de la empresa y el envío al Congreso de un proyecto de ley para declararla de utilidad pública y avanzar con la expropiación. Unos días más tarde, recibió al CEO de la compañía, Sergio Nardelli, para intentar abrir una instancia de “diálogo” ante la grave situación financiera. Más allá de las conversaciones, el Gobierno ratificó la voluntad de seguir con el plan original y expropiar la empresa con sede en la localidad de Avellaneda, Santa Fe.

Mientras tanto, el Ejecutivo designó a Gabriel Delgado a cargo de la intervención del grupo empresarial que se hizo efectiva el jueves 11 de junio bajo firma de escribano. Sin embargo, el viernes la Justicia santafesina puso un obstáculo al Gobierno y determinó que el directorio original podrá seguir haciéndose cargo del manejo de la compañía, en tanto los interventores podrán quedar como veedores del proceso por sesenta días.

“Discrepo absolutamente con el fallo del juez, es disparatado”, consideró Alberto Fernández sobre la decisión del juez de Reconquista Fabián Lorenzini, quien entiende en la causa del concurso de acreedores.

Para el Presidente, “lo que hizo el juez es decir que no se puede opinar sobre el DNU pero que no se cumpla”, en referencia al pedido de inconstitucionalidad del decreto que el juez rechazó por no tener competencia sobre el mismo, según indicó en el fallo.

Congreso. Además de los vaivenes judiciales, la disputa política parlamentaria también impone otro posible freno a la aprobación de la expropiación en el Congreso. El texto en el que están trabajando funcionarios del Poder Ejecutivo y que es motorizado en el Senado por el ala más dura que lidera Cristina Kirchner por ahora no se dio a conocer, pese a que se había anunciado que llegaría la semana pasada al Congreso. Es que el oficialismo aún no cuenta con los acuerdos necesarios para tratar un tema tan polémico, al menos mientras se mantenga la modalidad de sesiones remotas que tanto incomoda a la oposición.

El tema es aún más complejo en Diputados, donde el Frente de Todos necesita de algunos votos de aliados para alcanzar la mayoría y aún no los tiene garantizados. Como ejemplo, los cuatro diputados que responden al gobernador de Córdoba Juan Schiaretti anticiparon que no respaldarán “ninguna maniobra que provoque un daño a los cordobeses”, con lo que dejaron claro su rechazo a la maniobra. Además, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, todavía no está convencido sobre la conveniencia de activar el tema en medio de la pandemia y es por eso que mantiene un incómodo silencio a la espera de que el asunto decante y se resuelva puertas afuera.

Protestas. Hace poco más de seis meses, el día de su asunción, Alberto Fernández dio algunos de los lineamientos sobre lo que resultaba fundamental para su gestión. “Quisiera que seamos recordados por haber sido capaces de superar la herida del hambre en la Argentina. Quisiera que dejemos como huella haber reconstruido la casa común con un gran proyecto nacional del cual todos nos sintamos orgullosos. Quiero ser el presidente que escucha, del diálogo, del acuerdo. Y quiero convocarlos a que, si sienten que me desvío, salgan a la calle a recordarme lo que estoy haciendo”, planteó.

Precisamente esta última frase fue uno de los disparadores de las protestas que se realizaron ayer en distintos puntos del país, con epicentro en las provincias agrícolas, que emparentaron esta cruzada al inicio de las protestas contra la resolución 125 de 2008.

El Presidente, que en aquel entonces era el jefe de Gabinete de Cristina Kirchner, buscó restarles trascendencia a los reclamos del presente y dijo que “no le preocupa el banderazo” convocado en medio de la cuarentena. “Creo que es gente que está confundida”, ironizó el mandatario unas horas antes de la protesta, con lo que solo logró resaltar el enojo de los manifestantes que salieron a replicar su chicana.

“Yo me doy cuenta de que la palabra expropiación no gusta, pero está en la Constitución desde siempre. Estamos rescatando una empresa en quiebra. No fuimos a expropiar Cargill, que funciona y nadie tiene cuestionamientos jurídicos o de otro tipo”, recordó.

Daniela Mozetic
Redactora de Política de Diario Perfil

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…