Ricardo Lafferriere (35)


La “escena” política parece haberse sorprendido con la sanción del fallo de la Corte Suprema que ordena la aplicación del cómputo doble a la detención sufrida en carácter de prisión preventiva, luego de haber transcurrido dos años en tal condición y sin haber recaído sentencia en una causa penal, a personas encausadas por delitos conocidos como de “lesa humanidad”.

No haría bien el gobierno en desatender el despertar de la vieja corporación de la decadencia argentina, que parasitó durante más de ocho décadas la riqueza del país lastrando su desarrollo.

 

Se están produciendo cambios radicales en las bases económicas y políticas del país, sostenidos por los actores históricos –políticos, económicos y gremiales-  protagonistas de acuerdos plurales, expresos y tácitos, logrados por el gobierno, los gobernadores, los bloques legislativos y los sindicatos.

 

Yo no fui

Yo tampoco…

¿Quién fue? ¡El gran bonete!

El viejo juego infantil se reproduce como un giro macabro del genocidio en Siria.

 

Esto decíamos hace a fines de setiembre de 2008, hace justo ocho años. Hoy no le cambiaría ni una coma:

 

El método de las contradicciones es ya escasamente utilizado en los análisis sociopolíticos. La llegada de la posmodernidad, licuando las fronteras entre clases y fragmentándolas casi hasta el infinito, derrumbó epistemológicamente lo que aún podría brindar para orientar la interpretación de los problemas sociales.

 

Es Macri, pero es la Argentina.

Es la Argentina, pero es Macri.

 

La Sra. ex presidenta Cristina Fernández ha reclamado la libertad de Milagros Sala, con el motivo de que “le duele” su detención.

 

La política tiene dos etapas: la de lucha –agonal- y la de construcción –arquitectónica-.

 

El escaso –o nulo- compromiso con las propias palabras es una de las notas características del populismo.

 

Página 1 de 3

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…