Domingo, 20 Septiembre 2020 08:22

El plan secreto del kirchnerismo para copar la Cámara Federal porteña, el tribunal que decide sobre la corrupción - Por Daniel Santoro

Escrito por

Los representantes de Cristina Kirchner buscan tratar de reemplazar a los jueces Bruglia y Bertuzzi por candidatos que le respondan y juren lo más pronto posible.

En un tiempo récord de doce horas, el presidente Alberto Fernández firmó e hizo publicar en el Boletín Oficial el jueves tres decretos avalando la polémica decisión de la mayoría K del Senado de anular los traslados de los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y German Castelli. En épocas normales hubiera tardado por lo menos un par de días.

El apuro se explica por la necesidad de mejorar la crítica situación judicial de la vicepresidenta Cristina Kirchner. Y la remoción de esos dos primeros jueces va de la mano de la estrategia secreta para pasar a controlar la Cámara Federal porteña y luego el Tribunal Oral Federal 7 que debe juzgarla como supuesta jefa de una asociación ilícita en la causa de los Cuadernos de las Coimas. Jugada que ni el ex presidente Carlos Menem pudo concretar.

Si la Corte no anula rápido la revisión de los traslados, Bruglia, Bertuzzi y Castelli deberían volver a los tribunales orales de la Capital, La Plata y San Martín, respectivamente, que ocupaban hacen dos años atrás, en un hecho inédito en democracia.

Hasta ahora, el máximo tribunal se mantuvo hermético, incluso con un pedido administrativo de los jueces para que se le conceda una licencia extraordinaria hasta que se decida la cuestión de fondo: si la remoción fue constitucional. Luego de la publicación de los decretos, la Corte ya tiene "un agravio concreto" para resolver, a menos de que predominen las opiniones de sus miembros que no quieren aparecer como "obstruccionistas" frente al Gobierno.

Mientras la atención se centró la semana pasada n el Senado –la oposición se retiró del recinto–, el kirchnerismo apuesta al resultado de un concurso para ocupar dos vacantes en la sala II de la cámara federal donde compiten dos candidatos vinculados al kirchnerismo Alejo Ramos Padilla y José Boico, entre otros.

El primero, como juez federal de Dolores, aceptó la maniobra de fórum shopping del “chacarero” Pedro Etchebest contra Marcelo D’Alessio en Dolores, en sintonía con el Operativo Puf. Y Boico es un ex abogado de Cristina había sido nombrado conjuez de la sala I de la Cámara Federal de Casación Penal en el 2013 cuando la entonces presidenta quería evitar que el pacto con Irán por el atentado contra la AMIA se declarara inconstitucional.

En cambio, el juez federal y profesor de Derecho de la UBA desde hace años Julián Ercolini se bajó en silencio de su postulación, tras las infundadas acusaciones de los K en su contra. Paralelamente, el kirchnerismo también hizo tomar las entrevistas para ocupar dos vacantes en la Cámara en lo Penal Económico.

Si se aprueba la reforma judicial que está en debate ahora en la Cámara de Diputados, ésta se fusionaría con la Cámara Federal constituyendo un solo tribunal de alzada para todas las causas por corrupción ocurridas en la Capital.

La estrategia K se complementa con una denuncia que el ex director de Contrainteligencia de la AFI y diputado del Frente de Todos, Rodolfo Tailhade, presentó contra el histórico miembro de esta cámara, Martín Irurzun. El otro juez de este tribunal es Mariano Llorens que aún no fue atacado por los K.

Y ahora Juntos por el Cambio espera que el oficialismo pida en los próximos días en el Consejo de la Magistratura abrir "otro concurso para reemplazar ya a Bertuzzi y Bruglia y continuar con su política de hechos consumados", mientras las Corte no se define sobre el per saltum presentado por los tres jueces.

La pelea que viene en la Magistratura es que los K dirán que hay “cuatro vacantes” en la Cámara Federal y la oposición, “sólo dos” porque no aceptan la polémica remoción de Bruglia y Bertuzzi, es decir "acumular concursos".

El miembro de la Magistratura y diputado de JxC, Pablo Tonelli, dijo que hasta ahora solo hay convocada a la comisión de Disciplina para el jueves. Si quieren apurar más los concursos, deberían enviar a principios de semana los informes de las entrevistas a los candidatos. "No vamos a permitir que arrasen con la Justicia", dijo Tonelli.

Por su parte, el miembro del Consejo de la Magistratura Juan Pablo Más Velez dijo a Clarín que "es muy importante que el sistema de designación de jueces por concurso funcione normalmente para evitar que las anomalías que resultarían de su inacción se constituyan en excusas o, peor aún, causas para justificar vías irregulares cobertura de vacantes o funcionamiento de los Tribunales".

"Para que eso sea posible, en este contexto, es indispensable que cada uno de los poderes que interviene en el proceso cumpla un rol legitimador al asegurarle a la ciudadanía una judicatura idónea y plural", agregó el representate de los abogados porteños.

Para asegurar la selección de los mejores, Mas Vélez dijo que se necesita "un Gobierno autolimitado que garantice el pluralismo, un Senado que privilegie la elección de los mejores por sobre los afines y un Consejo que remita ternas que por su composición y oportunidad permitan que las intervenciones subsiguientes sean virtuosas".

Si los K logran ocupar los cargos de estos dos en la sala I del tribunal de alzada y que los nuevos camaristas juren se repetirá el caso del ex jefe de los fiscales de Santa Cruz, Eduardo Sosa. Kirchner lo echó y cuando la Corte Suprema lo repuso, muchos años después, en el cargo, el mismo ya estaba ocupado y su orden cayó en saco roto.

La Cámara Federal porteña tiene un rol estratégico en las causas por corrupción contra los funcionarios nacionales de turno. Primero, el fuero federal –cuyos jueces se desempeñan en los tribunales de Comodoro Py- tiene competencia de toda denuncia por corrupción contra funcionarios nacionales con asiento en la CABA. Entonces, ese tribunal de alzada es que el que confirma o rechaza los procesamientos o sobreseimientos ordenados por los jueces de primera instancia.

Hasta 2015, las causas por corrupción tardaban un promedio de 16 años en ser resueltas por las presiones políticas y obstáculos procesales. Y desde el cambio de Gobierno, la mayoría de los jueces “hacen la plancha” contra esos casos.

En realidad, la completa integración de esa cámara no se alcanza desde el 2007 y en el 2018 quedaron más sillas vacías de las seis de ese tribunal. Horacio Cattani, quien junto a Irurzun sacaron el famoso fallo sobre el derecho a la verdad de los desaparecidos frente a los indultos de Menem, se jubiló en febrero de 2018.

Luego Eduardo Farah renunció a la cámara, tras la polémica excarcelación del empresario K Cristóbal López y pidió ir a un tribunal oral de San Martín en el 2018. El plan K incluye que Farah retorne a la Cámara Federal.

Por su parte, Jorge “Pati” Ballesteros también se jubiló en junio de 2018 por el caso del fraude al Estado de Oil Combustibles por más de 8 mil millones de pesos. Los intentos para cubrir esos cargos clave convocaron a 95 postulantes en los últimos años.

El viernes pasado, se hicieron las entrevistas personales a los postulantes a dos cargos en la sala II de la cámara federal. Estuvieron bajo la supervisión de los miembros de la comisión de Selección de Magistrados y Escuela Judicial de la Magistratura, integrada por la diputada lavagnista Graciela Camaño y el rector de la universidad de Lomas de Zamora Diego Molea, generalmente alineado con los K.

Los postulantes convocados para la cámara federal fueron Diego Amarante, Roberto Boico, Alejo Ramos Padilla, Pablo Yadarola, Federico Feldtmann, Ivana Quinteros, Francisco Posse, Marcelo Martinez de Giorgi, Luis Arnaudo, Ignacio Labadens, Javier López Biscayart, Elena Dilario, Leonel Gómez Barbella, Julio César Di Giorgio; Maria Eugenia Di Laudo; Flugo Decaria; y Susana Marina Echevarria.

Por su parte, los candidatos a la Cámara en lo Penal Económico, que, si se aprueba la reforma judicial, pasarían a integrar una cámara federal única en la CABA son: Alejandro Catania, Juan Galván Greenway, Pablo Turano, Esteban Turano, Rafael Caputo, Patricia Mieres, Ramón Bogado Tula, Marcela Basso Craig, Santiago Roldán, Julio Di Giorgio, María Straccia, María Pérez Cárrega, Federico Luspa, Diego Amarante y Matías Latino.

Para cada vacante, la Magistratura debe elevar una terna al Presidente para que este elija uno y mande su pliego al Senado. Pero cada candidato necesita los dos tercios de los 13 miembros del organismo que, por ahora, los K no los tienen, y en esta instancia los representantes de Cambiemos proyectan dar la pelea final por la integración de este tribunal.

Daniel Santoro

Visto 3046 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…