Domingo, 02 Octubre 2022 03:55

Por las diferencias internas, se complica el plan del Gobierno para eliminar las PASO - Por Ignacio Ortelli

Escrito por

Hay seis nuevos legisladores oficialistas que se desmarcan del proyecto. Pertenecen al Movimiento Evita, la Corriente Clasista y Combativa, Barrios de pie. También se distancia un aliado provincial.

“No tenemos los votos. Es en vano meterse en una discusión que ya está perdida antes de arrancar”. Con esta definición, en Casa Rosada se apuran a dar por cerrada la discusión en torno a la derogación por las PASO que impulsan los gobernadores y un sector del Frente de Todos -más ligado a los K-, pero que no cuenta con aval de Alberto Fernández, la CGT y los movimientos sociales; y que ni siquiera Cristina Kirchner, la creadora de las primarias, se mostró demasiado interesada en debatir. 

Del mismo modo que hubo dirigentes que le reclamaron personalmente al jefe de Estado su eliminación, en contrapartida hubo varios referentes oficialistas que le advirtieron que no van a apoyar un cambio electoral a menos de un año de la elección.

Es el caso del Movimiento Evita, cuya influencia es todavía mayor ya que, además de dirigentes con cargo en el Ejecutivo como los secretarios Fernando “Chino” Navarro (Relaciones con la Sociedad Civil) y Emilio Pérsico (Economía Social), cuenta con dos diputados nacionales, Leonardo Grosso y Eduardo Toniolli, que no se despegan de la estrategia de la fuerza.

“No estamos de acuerdo con derogarlas. Creemos en la competencia interna. Somos hijos de las PASO”, dijo a Clarín uno de los líderes del Evita. Y mencionó a la intendenta de Moreno, Mariel Fernández, y al diputado Toniolli, como dos casos testigo de que las primarias les sirvieron para dirimir diferencias internas en el peronismo. En Provincia, el Evita planea disputar cargos legislativos y en varios municipios.

El escenario para el sector del Frente de Todos que impulsa la derogación se complica, sobre todo porque también lo rechazan los dos diputados referenciados en la Corriente Clasista y Combativa: Juan Carlos Alderete y Verónica Caliva. “No estamos de acuerdo en derogar las PASO. No vamos a apoyar ese proyecto porque no se pueden cambiar las reglas de juego electorales tan cerca. Se puede empezar a discutir para 2025”, confirmó Alderete a este diario.

El FDT tampoco contaría con el voto de la dirigente de Barrios de Pie, Natalia Souto. “No vamos a votar la derogación de las PASO. Creemos que para fortalecer el frente hay que ampliar el debate interno, construir una pluralidad y una renovación de las opciones políticas. Y creemos que para mejorar la performance electoral hay que resolver los problemas de la gente y no desviarnos en una ingeniería electoral”, indicó Daniel “Chuky” Menéndez, coordinador nacional de Barrios de Pie.

Casos aparte son los de dos amigos del Presidente, Leandro Santoro y Eduardo Valdés. El dirigente de origen radical fue el primero en oponerse y mandó un mensaje interno. “Si hablamos de paz social y de diálogo político, lo peor que podemos hacer es violentar un cambio de las reglas del juego para la próxima elección, porque eso solo va a generar más tensión”, alertó. Así, de mínima, se abstendría, aunque el bloque decida avanzar.

Distinto parece ser lo del ex embajador en El Vaticano, que llegó a decir que las PASO fueron “una de las mejores cosas que hizo el kirchnerismo”, pero luego recalculó y supeditó su postura a que haya “acuerdo político”: en ese caso, precisó, se plegaría a la voluntad del bloque.

En la Casa Rosada saben que tampoco tienen el aval de Marcelo Casaretto (Entre Ríos). “Hay que mantener el esquema de PASO. Las sancionó el peronismo y hay que mantenerlas a nivel nacional y también en Entre Ríos. Creo que no hay que hacer especulaciones en el sistema electoral en función de un resultado. Tenemos la responsabilidad de gobernar y de resolverle los problemas a los argentinos; y si lo hacemos tendremos el acompañamiento de la sociedad”, dijo el legislador ante la consulta de Clarín.

De esta manera, al FDT tendría, de máxima, 111 votos puros. A eso se sumarían los cinco del interbloque de Provincias Unidas (Juntos Somos Río Negro y Frente Renovador de la Concordia de Misiones), un voto del Movimiento Popular Neuquino (Rolando Figueroa) y los tres schiarettistas de Córdoba Federal, Carlos Gutiérrez, Natalia De la Sota e Ignacio García Aresca. Así, el oficialismo quedaría muy lejos de los 129 del quórum y la mayoría absoluta necesaria para retocar la ley, por lo que no le alcanzaría ni siquiera consiguiendo el apoyo de Javier Milei y los otros dos diputados liberales, Victoria Villarruel y Carolina Píparo.

A esto se suma que Cristina Kirchner no se pronunció al respecto. Y que también esquivan el tema en La Cámpora: su líder Máximo Kirchner no quiso hablar con intendentes que le trasladaron la inquietud y lo propio hizo el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, en la gira por Washington con los gobernadores, si bien el viernes un diputado oficialista hizo circular la versión de que les habría dado luz verde para avanzar. “Sin comentarios”, respondieron desde Interior.

Ante esto, el rotundo rechazo de Juntos por el Cambio torna imposible la derogación. “Si no hay PASO, olvídense del Presupuesto". El mensaje, desde el interbloque de Juntos en la Cámara de Diputados, tuvo como destinatario final al ministro de Economía, Sergio Massa. Fue luego de la exposición que hizo en la presentación del proyecto en el Congreso, y en medio de los sondeos que su tropa inició con sectores de la oposición para reunir consenso y garantizar su aprobación.

Aunque son varios los referentes que admiten haber tenido contacto con Massa, en JxC nadie se adueña del ultimátum y señalan que fue "una decisión en conjunto" de fijar un límite ante la insistencia, a menos de un año de la votación. “Nos aseguramos de que le quede claro”, confió a Clarín una de las principales espadas de JxC que tiene buen diálogo con Massa.

"No nos pueden plantear que votemos el Presupuesto ó varias leyes que nos dijo Sergio que necesita, mientras al mismo tiempo trabajan para destruir a la oposición", argumentó.

El aviso al tigrense no fue casual: más allá de que el reclamo a la Casa Rosada para eliminar las PASO lo encabezaron los gobernadores del peronismo, Massa no sólo está de acuerdo con la iniciativa; también la empuja desde las sombras. Incluso, en el Congreso aseguran que dirigentes del Frente Renovador ya recibieron su orden para apuntalarla. Que el diputado Luis Di Giacomo, de Juntos Somos Río Negro, el partido del senador -y ex gobernador- Alberto Weretilneck, un amigo de Massa, haya anunciado la presentación de un proyecto, alimenta esas especulaciones.

Pero Massa, quien dijo cargar “como una cruz” no haber podido reunir el consenso para aprobar el Presupuesto del año pasado, necesita otros proyectos importantes que requieren amplia mayoría, no tanto desde lo legal sino como señal a los inversores. Como, por ejemplo, en materia energética, el nuevo marco regulatorio para el sector hidrocarburÍfero, clave para el desarrollo de YPF y el desembarco de inversiones.

JxC piensa hacer valer su apoyo. “Pueden votarlos solos, si quieren, pero nadie va a poner un solo dólar si sabe que al año siguiente puede venir otro espacio y cambiarle la cancha”, razonan en Juntos. Así, todo parece indicar que en agosto los argentinos tendrán que votar en las primarias.

Ignacio Ortelli

Visto 2146 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…