Miércoles, 05 Octubre 2022 10:00

Ascendieron a la hija de Carlos Zannini y a su marido en la Cancillería y relegaron a otros diplomáticos - Por Natasha Niebieskikwiat

Escrito por

Se trata de Paula Zannini y su esposo Juan Gutiérrez Tellería. Ambos son diplomáticos, pero sostienen que no tenían experiencia para el ascenso que recibieron. 

El canciller Santiago Cafiero firmó el domingo una resolución que generó molestias en los diplomáticos. Con su firma habilitó el ascenso de la hija de Carlos Zannini y su marido quienes, según fuentes del ministerio de Relaciones Exteriores, no contaban con los avales necesarios para recibir el beneficio. 

Los involucrados son Paula Zannini y su marido Juan Gutiérrez Tellería. Ambos, según fuentes de Cancillería, estuvieron muy por debajo de la llamada órden de mérito.

Zannini es el Procurador del Tesoro, fue secretario de Legal y Técnica durante las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner y es íntimo amigo de la vicepresidenta.​

Entre los relegados había diplomáticos de carrera que trabajaron en la gestión de Cambiemos bajo las órdenes de la ex canciller Susana Malcorra y de Jorge Faurie. Estos tienen más experiencia que Zannini y su esposo Gutiérrez Tellería. Esos diplomáticos ahora relegados de su ascenso vienen incluso trabajando junto a la gestión de Cafiero a diferencia de lo que ocurrió con su antecesor Felipe Solá, que aplicó la política de castigo político para la gestión anterior.

En conversaciones con este diario, las autoridades de Cancillería defendieron los ascensos. Señalaron que la lista de este año es la que debió aprobarse entre 2020-2021 y que por lo tanto estaban atrasados y que eso no lo armó la gestión Cafiero sino la de Solá, más la Junta Calificadora de entonces. Consideraron además a Zannini y a su marido como "buenos funcionarios de carrera".

Sin embargo, más allá de la eficiencia enunciada de Zannini-Gutiérrez Tellería, fuentes del Palacio San Martín afirman que la lista actual atenta contra la tradicional orden de mérito de los funcionarios de carrera.

​Esta pone en la lista de ascensos a quienes están para mejorar su rango con tres idiomas, experiencia en el exterior y buenas calificaciones de sus jefes. Requiere experiencia: un mínimo de tres años en el rango. Había treinta vacantes esta vez y Zannini estaba en el puesto 55 y su esposo en el puesto 36. No les correspondía ahora el ascenso sino más adelante.

Con el ascenso pasarán de ser primeros secretarios de Embajada a consejeros dejando atrás en posibilidades a numerosos diplomáticos que tenían mérito o experiencia antes que ambos, denunciaron ante Clarín decenas de diplomáticos con temor a quedar relegados igualmente para la próxima lista.

Zannini fue enviada entonces al puesto 15 y su marido del puesto al puesto 31, denuncian fuentes anónimas. Además, siempre tuvieron buenos destinos. Ambos viajarán a Austria tras haber estado en Washington y Los Ángeles.

"Los tan esperados ascensos correspondientes a los rangos de consejeros y secretarios que debían efectivizarse el 1 de enero de 2021, fueron firmados por el canciller Santiago Cafiero un domingo, día inusual para estos trámites", se quejó un diplomático que no está perjudicado por las medidas pero que defiende a sus colegas.

Sin la complejidad del tratamiento de los rangos superiores de la carrera diplomática, como lo son embajadores y ministros, que requieren acuerdo del Senado, los ascensos de consejeros y secretarios dependen del escalafón de rangos realizados por la Junta Calificadora, un organismo interno previsto en la Ley 20.957.

En el camino quedaron funcionarios del escalafón con mayor antigüedad y méritos, con apellidos radicales como Ariel Campero, o los ex secretarios Guillermo Spika y Tomas Giudici. que trabajaron en las gestiones de Malcorra y Faurie.

​También sorprendió la falta de reconocimiento a Yusef Saber, el diplomático argentino que junto a la embajadora Elena Mikusinski prestan servicio en el escenario de guerra de Ucrania.

La interna oficialista también se expresó puesto que dejaron afuera a funcionarios de militancia del kirchnerismo más duro, apadrinados por la embajadora Marilita Squeff y que también merecían ascensos. La difusión la semana pasada de los habituales sueldos de los embajadores crispó más los ánimos. Llegan hasta US$ 23.000 mensuales.

La Junta que elaboró los últimos ascensos estaba dominada por el oficialismo. La integraron el vicecanciller, Pablo Tettamanti; el ex secretario de Felipe Solá, Martín Yáñez; el embajador en Colombia Gustavo Dzugala; y la cónsul en Barcelona, Rossana Surballe.

Natasha Niebieskikwiat

Visto 691 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…