Viernes, 30 Septiembre 2016 06:59

Ordenaron la detención de seis jefes policiales por la causa de los sobres

Escrito por

Parte de los sobres que fueron incautados en la Jefatura Departamental La Plata por la Dirección de Asuntos Internos

 

 

La jueza de Garantías Marcela Garmendia ordenó ayer la detención de seis jefes policiales de la bonaerense, sospechados de integrar una banda dedicada a recaudar dinero de manera ilegal, en dependencias de la órbita de la Jefatura Departamental La Plata.

 

En la misma resolución, la magistrada aclaró que las capturas por ahora no se harán efectivas, porque están pendientes, seguramente se tratarán la semana próxima, en la Cámara de Apelaciones y Garantías de La Plata, las eximiciones de prisión, que ya fueron denegadas en primera instancia.

 

De esta forma, la doctora Garmendia hizo lugar a seis de los diez pedidos de detención que había solicitado el fiscal penal de La Plata que investiga el caso, Marcelo Martini.

 

En la resolución, la jueza ordenó la detención del ex jefe de la Departamental, Darío Camerini; su ex segundo jefe, Roberto Carballo; el ex Secretario de la repartición, Walter Skramowskyj; y el ex jefe de Operaciones, Ariel Huck.

 

También concluyó que deben ser detenidos los subcomisarios Raúl Frare y Federico Máximo Jurado, actualmente a cargo de las comisarías decimosegunda y decimosexta de La Plata.

 

En tanto, no hizo lugar a las detenciones solicitadas por la fiscalía para los comisarios Sebastián Velázquez, Julio Sáenz, Sebastián Cuenca y Juan Miguel Retamozo.

 

Este es el segundo pedido de captura sobre Camerini, Carballo, Huck, Skramowskyj, quienes fueron separados de sus cargos al inicio de la investigación, pero que siguen en libertad al resolverse favorablemente en la Cámara un hábeas corpus presentado por sus defensores.

 

La causa se inició el 1º de abril último, a partir de una denuncia anónima al 911, que advirtió a Asuntos Internos que “el jefe de la departamental de Seguridad de La Plata recaudaba alrededor de 200.000 pesos por mes de coimas”.

 

Esto desencadenó en un procedimiento en la Departamental de calle 12 entre 60 y 61, donde se secuestraron 36 sobres con 153.700 pesos, cada uno de ellos escrito de qué repartición provenían.

 

La jueza les imputó a los jefes policiales los delitos de “asociación ilícita en concurso real con concusión e ideal con recepción de dádivas”.

 

En la orden de detención se dio por acreditado que entre diciembre de 2015 y marzo de 2016 cuatro funcionarios policiales de la jefatura departamental La Plata y dos comisarios de Villa Elisa y Villa Ponzati, “integraron en forma organizada una asociación con el propósito colectivo de cometer delitos, en perjuicio de personas de esas zonas”.

 

“El dinero recaudado de forma ilegítima, en virtud de la comisión de diversos ilícitos, por intermedio y con la participación de policías de diferentes dependencias de la jurisdicción, era entregado finalmente a la Jefatura Departamental, en distintos montos, y teniendo en cuenta para la distribución la jerarquía que ocupaban, de acuerdo a la estructura piramidal que caracteriza a la Policía bonaerense, lo que sucedió de manera regular, al menos, durante el lapso ya señalado”, aseguró la jueza.

 

También destacó que en estas maniobras participaban 13 comisarías de La Plata y la división Patrulla Motorizada, “quienes solicitaban y exigían la entrega de distintas sumas de dinero a comerciantes, por ejemplo, a cambio de seguridad o funcionar sin habilitación o a personas para vender estupefacientes”.

 

Entre ellos, cita el caso de una remisería que pagaba 300 pesos por semana o de un supermercado que entregaba mil pesos, ambos para garantizar la seguridad en sus comercios.

 

Los seis jefes -se agrega en la resolución- policiales integraban una “organización con permanencia y estructura jerarquizada con férreas normas de funcionamiento interno donde el poder decisorio recae en la cúpula”.

 

El dinero que se les exigía a los comerciantes se obtenía “valiéndose del temor funcional que reviste el cargo policial” y detalló que los ingresos de los jefes de las comisarías que iban a entregar los sobres con dinero “no se registraban en el libro de guardias de la Departamental”, se indicó.

 

También se explicó en la orden de detención que “la falta de registro de ingresos pone en evidencia la clara intención de evitar registro alguno del personal policial que concurría al lugar a entregar el dinero mal habido y asegurar su impunidad”, graficó.

 

Como prueba, tuvo también en cuenta el peritaje caligráfico realizado en los sobres, con el que se confirmó que dos corresponden a Frare y Jurado, dos de los jefes policiales con orden de detención.

 

La jueza también consignó testimonios de diferentes policías que declararon que el 1 de abril llevaron a los jefes de comisarías a la Departamental para entregar documentación, que serían los sobres con dinero.

 

Además, un informe de Nextel confirmó que ese día Camerini, Carballo, Huck y Skramowsky, se comunicaron con 10 jefes de comisarías. La jueza le ordenó al fiscal que profundice la pesquisa en torno la relación que guardan los patrimonios respecto de sus ingresos de los policías investigados.

 

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…