Viernes, 21 Enero 2022 09:59

El escándalo por los viajes al exterior reavivó la interna con La Cámpora y ahora en el Gobierno no saben cómo frenarla - Por Ignacio Ortelli

Escrito por

La portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, instó a cambiar de “género periodístico”, en lo que fue un mensaje interno. Fuego amigo, filtraciones y pases de factura. 

Fuego amigo, filtraciones, pases de factura y enojos públicos. Cuando parecía que la oposición le sacaba varios cuerpos de ventaja al Gobierno en materia de internas, el escándalo por los viajes de los funcionarios al exterior volvió a exponer las diferencias insalvables de origen que hay en el Frente de Todos y que en el último tiempo sólo habían quedado solapadas por la impostura trazada por los estrategas comunicacionales que en el cierre de 2021 se alinearon con el mensaje propuesto durante la campaña por el consultor catalán Antoni Gutiérrez-Rubí. 

La polémica por el viaje de la titular del PAMI, Luana Volnovich; junto a su pareja y al mismo tiempo número 2 en el organismo, Martín Rodríguez; dejó a Alberto Fernández en un lugar por demás incómodo. A diferencia de otros escándalos protagonizados durante su gestión, cuando el responsable del desliz era integrante de su tropa ó incluso él mismo, las imágenes que llegaron desde la Isla de Holbox, en el Caribe mexicano, mostraron infraganti a una referente de La Cámpora junto a un hombre de confianza de Máximo Kirchner.

Una situación inusual para una agrupación que suele jactarse de no dar margen para esos descuidos, y cuyo fundador, el jefe del bloque de Diputados, Máximo Kirchner, es renuente a salir del país.

Con este marco, cuando las imágenes todavía eran una novedad, el Presidente se aseguró de ser cuidadoso en los pronósticos que les hizo a los funcionarios con los que habló del tema y dejó en claro que cualquier determinación sobre la continuidad -o no- de Volnovich y Rodríguez estaba sujeta también a la opinión de Kirchner. De ahí el “sin comentarios” con el que la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, esquivó responder la semana pasada. “Depende del Presidente, pero también de Maxi”, repetían en Balcarce 50.

Pero no todos escucharon al Presidente ó quisieron escucharlo. Hay heridas que todavía no cicatrizaron y hubo quienes vieron en este episodio la posibilidad de devolver uno de tantos golpes recibidos durante los dos años de gestión.

La bronca acumulada trasciende aquella movida de las “renuncias a disposición” orquestada por Cristina y ejecutada por La Cámpora sino por lo que consideran fue un bombardeo político y personal constante del kirchnerismo duro contra el Presidente y su entorno más cercano.

Por eso no alcanzó el intento que durante el fin de semana hizo la Casa Rosada para delimitar todo el escándalo Volnovich a un enojo del Presidente por no haber sido informado del nuevo vínculo sentimental que la unía con su segundo en el PAMI, por una eventual situación de nepotismo.

Mientras el Presidente y Cerruti se esforzaban por relativizar el hecho del viaje al exterior, otras voces inobjetables al tanto del clima interno del Gobierno se encargaban de desparramar que finalmente tendría consecuencias.

En el medio, en la tropa albertista tomaron como “un vuelto de los pibes” la revelación hecha por Clarín el martes de que el ministro de Trabajo, Claudio Moroni; amigo del jefe de Estado desde los tiempos de la facultad, se tomó 15 días de vacaciones en Uruguay y que no volvió ni siquiera después de lo de Volnovich. “Quieren equiparar que alguien se vaya a pasarla en auto a una casa que su esposa tiene hace 20 años con un viaje al Caribe, es demencial”, se quejaban. Acusaban sin dar muchas vueltas a La Cámpora por la filtración.

Incluso, insólitamente, desde una dependencia conducida por un funcionario albertista se orquestó una campaña reactiva en redes sociales para salir en defensa de Moroni y vincular al ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro; en la movida. Duró apenas un rato, hasta que alguien llamó y pidió cordura.

De Pedro, que nunca volvió a ser “Wadito” para el Presidente, se aseguró que ninguno de sus funcionarios se fuera al exterior.

Fernández reaccionó con mayor templanza que varios de los suyos y, aunque siempre estuvo al tanto de las vacaciones de Moroni, intentó una vez más dar por cerrado el tema y delegó en el ministro la explicación de sus vacaciones. “No hay nada que ocultar. Vacacioné en el exterior. Después de dos años muy difíciles es atendible que uno tome sus vacaciones donde está su grupo familiar”, desdramatizó el funcionario.

Casualidad ó no, a pesar de que Moroni también esbozó una defensa extensible a Volnovich (“Creo que los funcionarios no tenemos que tener más derechos que la gente, pero tampoco menos”, dijo), horas más tarde una nota de La Nación que sostuvo que Alberto había pedido el desplazamiento de Rodríguez en el PAMI sacudió nuevamente la calma que intentaba encontrar la Casa Rosada.

Nadie dudó de que ante lo de Moroni “alguien se lo dijo” a los periodistas que publicaron la novedad, luego desmentida enérgicamente por Cerruti, ante la certeza de que la versión no había salido de La Cámpora y la posibilidad de que eso desatara un nuevo cruce. La caza de brujas para encontrar a esa fuente se lanzó de inmediato: “El que lo hizo debe pensar que no tiene mucho para perder”, repite una voz que cree saber quién “armó la opereta”. La Cámpora se había encargado de decir que ninguno de los dos funcionarios renunciaría.

Igual, muchos coinciden en que quien se propuso empujar cambios en el PAMI no hizo más que demorarlos. Distintas fuentes consultadas afirman que ahora Fernández no tiene previsto meterse.

La reacción de Cerruti este jueves, ante una nueva consulta sobre la situación de Volnovich y su segundo, así lo ratifica. “El tema está terminado. No sé por qué el Presidente tiene que darle instrucciones a alguien”, fue la respuesta que incluyó un pedido (con destino interno) para “cambiar el género periodístico”. Esperan que sea la bandera blanca que ponga fin a los cruces.

Ignacio Ortelli

Visto 1067 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…