Imprimir esta página
Miércoles, 30 Marzo 2022 09:51

Los forcejeos dialécticos de Máximo (¿Un espejo de Cristina?) – Por Carlos Berro Madero

Escrito por

Muchos individuos hablan convencidos que conocen todo lo que concierne al análisis “académico” de las ciencias sociales, utilizando una retórica viciosa con silogismos ridículos del tipo: “ningún animal es insensible; los peces son animales, luego no son sensibles”, o “todo metal es mineral, el oro es metal, luego es mineral” (Balmes).

Nuestro país, tan decadente hoy en materia educativa, está inundado por la influencia de quienes ignoran cómo dilucidar la relación que existe entre la percepción y el conocimiento esencial de las cosas, y olvidan que un juicio de valor debe partir siempre de una afirmación o negación QUE SUPONGA UN ACTO PREVIO DE ENTENDIMIENTO. 

En ese sentido, Máximo Kirchner, distinguido párvulo de esta cofradía “brutalista”, no consigue disfrazar la baja calidad de sus conocimientos, utilizando comparaciones esotéricas respecto de la historia, las relaciones humanas y la adhesión a ciertos valores éticos “seleccionados” por él, en su afán por mejorar una imagen personal absolutamente desprestigiada, como señalan todas las encuestas serias de opinión pública.

Las recientes declaraciones de este adolescente tardío sobre la memoria de los porteños respecto de los desaparecidos, constituye, en el aspecto señalado, un error imperdonable y una afrenta absurda que ofende al sentido común.

Acosado con seguridad por sus demonios interiores (tarea para un psicólogo), ha terminado expresando argumentos que no tienen pies ni cabeza, equivalentes a la acusación por el mantenimiento de “helechos alumbrados con luz artificial” por parte de dichos porteños, señalado como un supuesto derroche (Cristina dixit).

Nos parece oportuno dedicarle a este tema unas reflexiones de Jaime Balmes sobre la inconstancia, que dice el filósofo “es un exceso de actividad, que nos lleva continuamente a ocuparnos en cosas diferentes y NO ES MÁS QUE LA PEREZA BAJO UN VELO HIPÓCRITA. El inconstante sustituye un trabajo por otro, porque así se evita la molestia que experimenta con la necesidad de sujetar su atención y acción a un objeto determinado. Así es que todos los perezosos suelen ser grandes proyectistas…y también suelen ser amigos de emprender muchas cosas, sucesiva o simultáneamente, siempre con el bien entendido DE NO LLEVAR A CABO NINGUNA”.

Deberíamos pues hacer cualquier esfuerzo posible para “seguir de largo” frente a personajes superfluos e insignificantes, contribuyendo de tal modo a poner entre paréntesis las ideas inconsistentes que pretenden difundir, “urbi et orbe”, con aire circunspecto.

Porque la realidad no brinda cabida alguna para las extravagancias de los que cumplen a la perfección con el aforismo metafórico de Friedrich Nietzsche: “quien se pone unos harapos muy limpios va vestido con limpieza, es cierto, PERO CUBIERTO DE HARAPOS”.

A buen entendedor, pocas palabras.

Carlos Berro Madero

Carlos Berro Madero

Latest from Carlos Berro Madero

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…