Miércoles, 10 Agosto 2022 09:46

A Sergio Massa se le abre un nuevo frente: sindicatos y piqueteros exigen más aumentos y toman la calle - Por Nicolás Poggi

Escrito por Nicolás Poggi

La UIA pidió cambiar la fecha del Consejo del Salario y hay incertidumbre en los gremios. Los piqueteros marchan para pedirle audiencia a Massa. 

Mientras Sergio Massa busca encarrilar la economía como ministro plenipotenciario, el Gobierno trata de ajustar los remaches de su vínculo fluctuante con la CGT. Todo en medio del reclamo por las paritarias, y los idas y vueltas de la convocatoria al Consejo del Salario para actualizar el ingreso mínimo. 

La modificación de la fecha del encuentro del Consejo del Salario enrareció el clima. Inicialmente, esa reunión, donde empresarios y representantes de los gremios acuerdan el salario mínimo, vital y móvil -con el arbitraje del Ministerio de Trabajo-, estaba prevista para el 18 de agosto. Pero a pedido de las cámaras empresarias se corrió una semana más, hasta el 22 del mismo mes.

Al mismo tiempo, el presidente Alberto Fernández lanzó -otra vez- una convocatoria a empresarios y sindicalistas para congelar los precios y salarios por 60 días. Involucró a Massa en ese llamado, aunque no hay precisiones sobre una fecha ni términos del acuerdo. Podría ser un anuncio vacío -o improvisado- de un presidente con una cuota de poder reducida.

Quedará por verse. Hoy, en lo formal, lo único que tienen las cámaras empresarias y la CGT es el Consejo del Salario convocado por el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, que sobrevivió al vendaval del cambio de funcionarios.

Ante la consulta de A24.com, desde la CGT dijeron desconocer el motivo del cambio de fecha, justo en un momento en que desde los sectores del trabajo consideran “urgente” la adopción de medidas tales como el aumento del salario mínimo y un bono o salario de emergencia por decreto.

Cómo viene la mano

Trascendió desde voces oficiales que la razón fue que, durante la fecha prevista inicialmente para esa reunión del Consejo del Salario, que era el 18 de agosto, el presidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja, iba a estar de viaje. Por eso se pidió posponerlo una semana más.

Con la última actualización del 16 de marzo, el salario mínimo había quedado en 47.850 pesos en diciembre, a través de un aumento del 45% que se instrumentaría en cuatro tramos. Pero en mayo, ante la intervención de un grupo de diputados del Frente de Todos (FdT) con Máximo Kirchner a la cabeza, se adelantaron las cuotas y ya este mes se alcanzó ese monto. Por eso es necesaria una actualización.

A los sindicalistas no les preocupa mucho el peso de las figuras empresarias que asistan. “Calculo que se suspendió con motivos bien fundamentados”, dijo Mario Manrique, secretario adjunto de Smata (mecánicos) y secretario gremial de la CGT.

"Yo, como trabajador, si no está el presidente de la UIA, me reúno con el que está. A veces no podemos coincidir en todo, y ayudar a la gobernabilidad no significa decir todo que sí", aclaró el dirigente en diálogo con El Destape Radio.

Como sea, la incertidumbre sindical ante el cambio de fecha refleja cierta desconexión del Gobierno con la CGT, que ratificó su marcha del 17 de agosto contra la inflación a pesar de las gestiones de Massa para desactivarla.

Massa fue quien, al asumir, también había anticipado la convocatoria a empresarios y sindicalistas para explorar un “mecanismo que permita recuperar ingresos en trabajadores del sector privado, que incluye la mejora de las asignaciones familiares". Lo del Consejo del Salario está en esa línea.

Los gremios le ponen pinzas a la convocatoria de Alberto

Lanzada este martes la convocatoria del Presidente a un nuevo acuerdo entre empresas y gremios para congelar precios y salarios por “60 días”, desde los sindicatos eligen ponerle paños fríos a la propuesta. No hay vueltas: los gremios prefieren las paritarias y los bonos para las bases, antes que tener que aceptar que los salarios se pongan en pausa.

El jefe de la Unión Docentes Argentinos (UDA), Sergio Romero, dijo que prefiere que se "jerarquicen y potencien" los salarios antes que avanzar en congelamientos, y señaló que cualquier suma que se otorgue a los trabajadores debe ser "remunerativa y bonificable" para que se hagan los aportes correspondientes.

El mismo escepticismo al plan oficial mostró Héctor Amichetti, secretario general de la Federación Gráfica Bonaerense (FGB) y dirigente de la Corriente Federal de Trabajadores (CFT), que dijo que es una “vieja e infructuosa historia esto de los acuerdos de precios y salarios".

“Lo que corresponde es que el Gobierno intime a las compañías formadoras a retrotraer los precios que aumentaron de forma especulativa para cubrirse de una posible devaluación", dijo el dirigente en declaraciones a Télam.

En la misma línea habló Hugo Yasky, jefe de la CTA, que además confirmó que todavía no recibieron “ninguna notificación ni temario” del Gobierno y dijo que el anuncio de Alberto “por ahora es un título y una declaración".

Yasky se metió en la discusión del momento y planteó, en declaraciones a El Destape Radio, que "hay una falsa contradicción entre suma fija o paritaria", porque la primera es para una emergencia y con la segunda se actualizan los salarios.

En ese último punto, el referente de la CTA coincide con Pablo Moyano y otros sectores duros del sindicalismo que piden una suma fija excepcional para paliar los aumentos de precios.

¿Y la izquierda?

Mientras tanto, menos dubitativos, desde Unidad Piquetera marcharán este miércoles a Plaza de Mayo en reclamo de una audiencia con Massa. Ni más ni menos.

El piquetero opositor, que comandan el Polo Obrero y Barrios de Pie-Libres del Sur, quiere pedirle al ministro de Economía un "bono o refuerzo de ingreso de 20.000 pesos para jubilados, monotributistas, precarizados y beneficiarios del programa Potenciar Trabajo" y la “universalización de los programas sociales", entre otras demandas, según le dijo a A24.com el dirigente Eduardo Belliboni.

Sobre la discusión por el salario mínimo, los piqueteros también tienen su aporte: quieren un piso de 105 mil pesos para ganarle a la línea de pobreza.

La movilización partirá a las 11 desde Avenida de Mayo y 9 de Julio, el Obelisco y la intersección de Belgrano y 9 de Julio. La consigna es clara: dicen que se quedarán hasta que “los atienda Massa”.

Nicolás Poggi

Visto 534 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…