Silvio Santamarina

 

 

Balance de la performance de gestión que tuvo el experimento electoral de Cristina Kirchner y su presidente designado.


La muerte de Maradona, otro test del destino para un Presidente que quería ser un hombre común.

 

El avance legislativo del impuesto extraordinario a las grandes fortunas abre un abanico de respuestas políticas del establishment.

 

El clima de alivio que el Gobierno lee en las novedades políticas y financieras le devuelve al kirchnerismo las ganas de refundar la institucionalidad.

La ambigüedad del Gobierno respecto del derecho a la propiedad privada alienta el vacío de autoridad y la defensa física de las posiciones en conflicto.

Por presiones oficialistas y opositoras, el máximo tribunal de Justicia se enfrenta al protagonismo que tuvo en la crisis de 2001.

El anuncio presidencial contra la Ciudad recalienta la relación entre el alcalde porteño y el expresidente, y acelera el ritmo electoral.

El escándalo que tocó las puertas del Congreso marca un punto de difícil retorno para una crisis que demanda acuerdos mínimos.

 

Entre la ambición y la impotencia, resurge el síntoma melancólico K, de delegar -por anticipado- la responsabilidad de su fracaso.

 

La divisa estadounidense vuelve al tope de la agenda nacional, mientras el Gobierno invierte su fuerza política en la cruzada judicial cristinista.

 

El Presidente gasta energía en moderar a Cristina Kirchner y a los hogares argentinos atacados por la angustia del aislamiento extendido.

 

Con el anuncio oficial de reforma de la Justicia, el Gobierno deja clara sus prioridades y su apuesta fuerte en plena crisis.

 

No solo en Mendoza soplan vientos de autonomía. Los inquietantes códigos de la Argentina atomizada.

 

La aceleración descontrolada de la Argentina cíclica impacta en las chances del Presidente para consolidar un proceso de cambio histórico.

 

Hace un año, el albertismo miraba la crisis presidencial de brazos cruzados, deslindando responsabilidades. Ahora se invierte el escenario.

 

Vicentín y el espionaje macrista, conjugados en una sola jornada de gloria protagonizada por la Vicepresidenta.

 

El cristinismo se suma a la impaciencia generalizada por la cuarentena que le pone presión al Presidente.

 

Cada vez más experimentado en la táctica de estirar plazos, el Gobierno busca acumular poder aprovechando el limbo generalizado.

 

 

La enfermiza manía nacional de repetir la historia contradice a los optimistas que elogian las propiedades renovadoras del Covid-19.

 

La transparencia en los gastos extraordinarios del Estado para luchar contra la pandemia puede ser la próxima víctima del Coronavirus.

 

El bloqueo de accesos a municipios y provincias pone en riesgo el plan de unidad contra el virus que lleva adelante el Presidente.

 

La urgente demanda de liderazgo antigrietas que los argentinos asustados por el COVID-19 necesitan del Presidente.

 

La Vicepresidenta y su tropa en el Senado atacaron por varios frentes el flagelo que los preocupa: la agenda judicial.

 

El Presidente señaló las similitudes de su desafío actual con el de sus años a las órdenes de Néstor y Cristina. Pero conviene considerar las diferencias.

 

La fase de precalentamiento del Gobierno llegó a su fin esta semana, con los primeros choques concretos con factores de poder.

 

El Presidente tuvo que salir a descalificar a militantes y hasta funcionarios oficialistas, para frenar la escalada de una interna inoportuna.

 

La primera acción educativa del gobernador Axel Kicillof es convocar a la paritaria docente, para discutir la cláusula gatillo que dejó Vidal.

 

Qué se gana y qué se pierde con el intento presidencial de exportar a Gustavo Béliz a Washington.

 

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…