Domingo, 13 Junio 2021 06:31

Alberto, víctima más de los socios que de la oposición - Por Ignacio Zuleta

Escrito por

Decires. El Presidente se queja, en diálogos muy íntimos, por la situación con sus socios políticos en el gobierno. Los votos de Misiones bajo la lupa. Cristina rompió el equilibrio del Presupuesto. ¿Salarios o votos? la pregunta para conocer mejor el sentido de los votos. Reunión con Ginés, ministro en la sombra, sin dar ni pedir perdón.

El testimonio más claro del ánimo presidencial que filtra la tupida ligustrina de Olivos es un aviso antes que un diagnóstico: "Estoy cansado de hacer de equilibrista y que, encima, me anden moviendo la cuerda". La queja, escuchada en diálogos personalísimos, expresan cansancio. Generan también la expectativa de algún viraje del presidente, titular de un tercio accionario en la fórmula del poder peronista, pensando más en sus socios que en la oposición.

Si hay algún giro en esa relación ocurrirá después de las elecciones, cuando decanten los hechos de este primer bienio de gobierno. Los explicadores al uso remiten los actos del presidente a su psicología. Pero hay que atender más a la racionalidad, y al interés de las partes dañado por rencores prevalentes entre Alberto, Cristina y Sergio.

El taller de prueba de la semana incluyó novedades:

1) el test electoral de Misiones, el domingo pasado. En esas elecciones provinciales el oficialismo de Carlos Rovira, socio del gobierno nacional, perdió 23% de los votos respecto de 2019 (de 69% bajó a 46%). La trifecta opositora de radicales, Pro y Peronismo Republicano, pasó en ese lapso de 16 a 28 puntos. Duplicaron a los candidatos del cristinismo ortodoxo, que sacó 14%. Este test lo festeja la oposición, pero lo revisa con dudas Olivos. Los datos señalan que la cercanía con el cristinismo – que asienta su poder en la provincia de Buenos Aires - no es prenda de triunfo.

2) El aumento a los legislativos - empleados y representantes -, que levanta al 40% el piso de reclamos salariales. Temen por ahí que los trabajadores de la salud hagan punta con reclamos, que expresan además la demanda de los prestadores privados por un reacomodamiento de las tarifas de los prepagos.

3) Massa y Máximo no lograron la aprobación de la ley de superpoderes para tomar medidas sanitarias por encima de los gobernadores. Una derrota ante la oposición, porque es una ley anti-Larreta que lo descoloca en la batalla principal del oficialismo: la demolición del fortín CABA, santuario político de la oposición.

Cristina ordenó el aumento que evoca el Rodrigazo

Arrinconado, Alberto vivió una semana de padecimientos. Cuando se enteró del aumento a los salarios del Congreso le pidió cuentas a Sergio. Le respondió que lo llamaron del Senado, le dijeron que era una decisión de Cristina, que ya estaba resuelto y que debía pasar a firmarlo y que habría foto con ella - una rareza verlos a los dos. No fue una casualidad.

La explicación disparó argumentos que ha escuchado ya el presidente: es el Rodrigazo, tenés de usar el poder, te van a llevar puesto, qué estás esperando, etc. El último había sido Armando Cavalieri, quien se ocupó de que se supiera que lo amonestó a Alberto por no ejercer su autoridad.

Los espejos de Olivos, que retienen todo lo que pasa por allí y lo reflejan bien, hablan de un desánimo, como el que le produjo el rebote de la frase de antropología en la que confundió a Octavio Paz con Litto Nebbia, que tampoco fue, sino Carlos Fuentes citando a Martín Caparrós. Ese 40% de aumento levanta los topes que tiene el gobierno en su programa presupuestario, y puede arrastrar las demandas de los sindicatos.

Es el mismo valor del programa de ajuste de Celestino Rodrigo en 1974, que terminó en un 180% homologado por Isabelita. Es inevitable la evocación, aunque con algún consuelo. Las situaciones son más que diferentes. El sindicalismo de hoy no tiene el poder de los años 70. El contexto de desempleo, además, impide hoy que haya paros como aquel al que convocó la CGT en 1974, de 48 horas, que en pocos días terminó con la renuncia de Rodrigo y la fuga de López Rega del gabinete y del país.

Salarios vs. vacunas: ¿qué es lo más importante?

Si los cuadritos de Marcos Peña eran verosímiles, hay que rescatarlos como método de pronóstico electoral. Aquel jefe de gabinete basaba sus cálculos estratégicos - escuchado o resistido por sus socios -, sobre el subibaja del poder adquisitivo de los salarios. El metro electoral del oficialismo insistía en que no cayese el poder de compra de los salarios. Ese cálculo castiga no sólo los bolsillos del gaucho.

También las ilusiones del político y de los candidatos. La decisión del votante es un misterio que nadie puede adivinar, como sí ocurre en otras conductas más que meditadas del público. Y más en la Argentina, país donde las grandes tendencias del voto parecen inconmovibles con el paso de los años. Como sucede con las encuestas, no es que uno crea en ellas, o en la tablita del poder del salario. Al analista le basta con que, para los decisores, esos instrumentos son como la bola de cristal.

Esa tablita la actualiza para este round, con neutralidad académica, el economista Nadin Argañaraz, del IARAF. El dictamen es para que se ajusten los cinturones quienes creen que la economía decide los votos - otra hipótesis a demostrar frente a los que sostienen que es la política, y no la economía. El director del Instituto Argentino de Análisis Fiscal dictaminó en su último informe: “Si se toma como referencia a los salarios de marzo de 2018, se aprecia que tres años después su valor real se redujo un 15,6% para el sector privado registrado, 20,7% para el sector público y 25,9% para el sector privado no registrado.”

En ese lapso, un trabajador percibe hoy un salario que ha perdido entre un cuarto y un quinto de su valor real comparado con tres años atrás. Aunque el gobierno no cree en esas fantasías, Argañaraz enciende una luz que hoy por hoy alumbra poco: la clave de la mejora de los salarios reales está en la reactivación de la economía y en la disminución sostenida de la inflación. Cristina arriesga un 40% de aumento cuando el presupuesto de su gobierno calculó una inflación del 29%. ¿Quién pone la diferencia? ¿La vacuna? En Misiones el gobierno vacunó hasta las piedras, diría Ginés, y perdió 23 puntos en dos años. El costo de gobernar, el lado oscuro de la política es perder.

Superpoderes a la lista de espera

También odioso fue el resultado de la campaña de sus socios para lograr los votos para la ley de superpoderes. Massa alardeaba de tenerlos, y con eso los durmió a todos. La oposición agregó la condición, para cualquier sesión, que se hiciera la audiencia con los laboratorios. Se resistió a que fuera cerrada y Juntos por el Cambio reclamó que fuera abierta. La herramienta para lograrlo fue la amenaza de una sesión en minoría que sería, por el atractivo del vacuna-gate, un espectáculo al nivel de un masterchef celebrity, top of the rating.

Hubo flaqueza en el oficialismo de la cámara para lograr apoyos para que salga la ley. La negativa de diputados, que expresan las estrategias de los gobernadores peronistas, le restaron número y se cayó de las convocatorias. Puede convenirles una norma que arrincone a la CABA, pero la temen como un búmeran que les recorte atribuciones. Dejarlo en DNU, no por ley, que puede volverse en contra con éste u otro gobierno. Hoy por ti, mañana por mí. Nadie se suicida en política. Les alcanzó el combustible para la catarsis del plenario de comisiones del jueves, que le dio dictamen al proyecto. No dio para más y ahí queda el proyecto, en puerta para cuando mejore el clima: sin votos para hacerlo ley, como ocurre con biocombustibles o ministerio fiscal.

Olivos ni pide ni da perdón

Ginés está llamado a silencio porque es hombre de códigos: sacrificó un ministerio por honrarlos más allá de la oportunidad personal. Además, porque viajó este sábado a Madrid. Allí estará una semana dictando conferencias y, seguramente, dando explicaciones sobre su experiencia en el cargo. Está invitado por instituciones oficiales que lo dispensan de algunas trabas para los demás, como la marca de la vacuna que le dieron.

Estará en la Escuela Nacional de Sanidad y en el Hospital Clínico San Carlos, que es adonde lleva Ginés a sus alumnos en viajes de especialización de INSALUD, la universidad que creó hace 30 años. Seguirá en ese silencio algún tiempo más, porque prolongará su ausencia para recorrer la costa Cantábrica, adonde acechan cigalas, pulpos, paellas, chuletones, percebes, zamburiñas, chipirones, berberechos, y la variedad completa de crustáceos, bivalvos y los cefalópodos que atentan contra cualquier humanidad saludable. Para eso no hay vacuna.

El sigilo de los personajes obliga a ensayar un reenactment (recreación con herramientas de ficción) para imaginar qué pudieron hablar en Olivos durante más de 4 horas el sábado. En una primera media hora pudieron abundar en explicaciones y reproches obvios. Si "amar significa no tener que decir nunca perdón" (Love Story, filme), el de Ginés y Alberto fue un encuentro amoroso, porque no se escuchó en la charla la palabra “perdón”.

El tramo más duro lo cursaron – como dicen los epidemiólogos – al discutir el costado político de la renuncia. Si nadie explicó nada, por el barbijo que le pusieron a Ginés, se le dio credibilidad a quienes creen que fue una "cama" entre sectores del gobierno, que usaron a Horacio Verbitsky como herramienta para sacarlo del cargo. Es lo que cree Ginés, pero lo niega Alberto. Si no fue una trampa, ¿por qué le dio un reportaje al periodista después de la renuncia? - Era para taparle la boca a la prensa hegemónica. ¿Qué había que tapar – argumentaría Ginés, si con los periodistas habla él; siempre habló y seguirá hablando’?

Un ministro de salud en las sombras

El resto de la cita, que había pedido el viernes el presidente, fue un repaso del circuito de la administración del área salud. Ginés sigue siendo el referente principal del gobierno. Apareció en las últimas semanas dando explicaciones en los medios con el argumento de que no puede tolerar la denuncia de presuntas coimas de Patricia Bullrich. En esas explicaciones fue más eficiente que los funcionarios en dar alguna claridad sobre lo que sigue siendo oscuro.

Como si fuera un ministro sin cartera, que sigue hablando con gobernadores y funcionarios. Ayudó a su perfil la audiencia de los laboratorios para disipar leyendas. Con detalles describió la tarea que viene: van a sobrar vacunas en los próximos meses y la crisis va a ser del sistema de vacunadores. Hay que vacunar hasta las piedras, imaginó el exministro. Quedan cabos sueltos, como la pelea interna en el ministerio de Carla Vizzotti, que motivó el desplazamiento de la experta en genética del Instituto Malbrán, cabecera del sistema epidemiológico, Carla Perandones. La explican como una puja personal, pero esta médica viene de ser la interventora del Malbrán en el gobierno de Cambiemos. Las inquinas partidarias pueden más que la peste.

Claves: la trama de las vacunas se cruza con la del correo

Otro eslabón perdido en las explicaciones oficiales sobre el trajín vacunador enlaza la trama de las vacunas, con otra trama pestilente, que son los correos. Este servicio es materia de polémica desde hace décadas, con picos con el caso Yabrán, la privatización bajo Menem, la estatización con Kirchner y el subsiguiente el juicio con los Macri. Uno de los argumentos de Pfizer para no cerrar el contrato con el gobierno fue el pedido de inmunidad a la empresa, por los daños que podrían producirse en vacunas durante el transporte y conservación hasta el punto final de inoculación. La empresa pediría hacerse cargo, para no pedir inmunidades, de ese tramo final del proceso. En otros países el Courier DHL suele transportar la vacuna como parte de los compromisos del laboratorio. Es la manera de no exponerse, por parte de la Pfizer, ante acusaciones de negligencia.

Falta de coordinación y fuego amigo sobre el equipo económico

Ignacio Zuleta

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…