Lunes, 20 Septiembre 2021 08:38

Días de furia, una relación dañada y una dudosa estrategia electoral - Por Walter Schmidt

Escrito por

El regreso de Aníbal Fernández le aporta al Presidente en la interna pero le resta posibilidad de sumar votos del centro. La renuncia que sí acepto Alberto F.

“Ustedes tienen que saber la diferencia entre cansarse y hartarse. Yo me harté”, les dijo Alberto Fernández a sus colaboradores el miércoles. La noche anterior se había reunido varias horas con Cristina Kirchner en Olivos y ella le había reclamado un cambio en el gabinete, la cabeza de Santiago Cafiero. La frase enojosa la había lanzado cuando ya estaba en marcha el "Operativo Renuncia" de los funcionarios que responden directamente a Cristina. De acuerdo con el relato, el mandatario lucía desencajado. “No podemos dejar el país en manos de una psicótica”, dicen que llegó a vociferar el Presidente en su momento de mayor irritación. De ese clima salió la decisión de aceptarle la renuncia a De Pedro, que se difundió pero que jamás se concretó.

Durante el año y medio de gestión, Alberto llegó a confiar plenamente en "Wado" de Pedro, pero en los últimos meses empezó a observar algunos movimientos que le hicieron sospechar de la lealtad del ministro del Interior. Cuando se enteró que encabezaba la ola de renuncias, ya no tuvo más dudas.

Un funcionario jura que, si Alberto hubiera contado en ese momento con el apoyo de los gobernadores peronistas, y lo hubieran bancado para aceptar que se fueran todos los renunciantes (De Pedro, Fernanda Raverta, Luana Volnovich, Roberto Salvarezza, Martín Soria, Juan Cabandié, Tristán Bauer, Victoria Donda, Paula Español, Pablo Cerini y Martín Sabbattella), lo hubiera hecho. Pero varios albertistas están convencidos que eso "hubiera sido el final". Vilma Ibarra, Gustavo Béliz, Julio Vitobello, Gabriel Katopodis, entre otros, fueron clave para reconstruir el Frente de Todos. Al final, los gobernadores no quisieron enfrentar a Cristina. Incluso Juan Manzur pidió como condición para ser Jefe de Gabinete, que siga Wado de Pedro en Interior.

Uno de los interrogantes de la crisis en el gabinete fue la aceptación de la renuncia de Roberto Salvarezza a Ciencia y Tecnología y su reemplazo por Daniel Filmus. "Fue el único castigo que Alberto pudo infligir a los traidores que salieron a presentar su renuncia", indicó un ministro. Nadie pidió por Salvarezza.

En modo electoral, lo que más debería inquietar al oficialismo es el impacto que empezó a provocar el regreso de Aníbal Fernández al gabinete, como ministro de Seguridad.

Nunca estuvo en los planes de Alberto que Aníbal formara parte de su equipo. En privado lo rechazaba. “Había que armar un equipo con lo que había y con nombres que pudieran ser aceptados por el resto de los socios" del FdT, argumenta un funcionario.

Pero Aníbal mostró su viveza política para ser tenido en cuenta como candidato. Primero, al concurrir a la Casa Rosada para manifestarle su apoyo incondicional a Alberto, en el peor momento. Así, entró enseguida en el radar de las opciones ministeriales, cuando por esas horas se negaban a un ministerio gobernadores como Manzur y el sanjuanino Sergio Uñac.

Hubo un dato previo que hizo que luego Alberto cambiara su opinión sobre Aníbal. El lunes, en la reunión del mandatario con intendentes de la Primera y de la Tercera Sección electoral de la provincia de Buenos Aires, de la que participaron Máximo Kirchner y Sergio Massa, hubo un contundente planteo de los jefes comunales: los bonaerenses votaron por la oposición debido a la crisis económica pero también a raíz de la inseguridad.

“Alberto tenía a Sabina (Frederic) que venía haciendo una mala gestión y a (Sergio) Berni que la venía castigando. Eso fue fundamental para que se incline por Aníbal”, explica una fuente oficial.

El Gobierno espera de Aníbal Fernández que se muestre activo para que la sociedad perciba un cambio sobre la lucha contra el delito, montando alguna puesta en escena con fuerzas federales en el Conurbano o en Rosario, donde al peronismo también le fue muy mal. Aunque en la Casa Rosada admiten que su figura despierta rechazo. Las redes sociales explotaron cuando se confirmó su regreso. Apuntaron a las acusaciones sobre una supuesta vinculación con el triple crimen y sus polémicas definiciones sobre la inseguridad como una “sensación” cuando era ministro de Seguridad de Néstor Kirchner, en julio de 2006.

“La sensación está y no se cambia con discursos; se cambia con hechos. Mi preocupación no está en cambiar la cabeza del hombre que siente la sensación o la mujer que siente la sensación, en la calle, con una palabra; yo no soy quién para curar de palabra. Yo sé que la sensación está porque no vivo dentro de un Tupperware”, había declarado en julio de 2006. Al día siguiente, debió pedir disculpas.

Un dirigente opositor describió con ironía el reemplazo en el Ministerio de Seguridad. “Mejor que Sabina Frederic puede ser el Pato Donald, nunca vi una gestión tan mala”.

Cuando se llevó a cabo el traspaso de la policía a la Ciudad, en base a lo que estipula la Constitución, lo que pactó el gobierno porteño con la por entonces ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, fue que las fuerzas federales se quedaban en las villas 21-24 y 1-11-14 por el narcotráfico, un delito federal. Pero cuando asumió Frederic, su principal interés era retirar de inmediato a Gendarmería y Prefectura de ambas villas y de Puerto Madero. “No queremos proteger a los ricos”, argumentaba la ex ministra, sin razonar que el propio Alberto Fernández es vecino de Puerto Madero. Al final, Frederic retiró igual la Prefectura del selecto barrio porteño y aceptó posponer la retirada de los gendarmes de las villas porteñas para fines de 2022. Lo que provocó que hasta el cura Lorenzo “Toto” de Vedia de la Parroquia los Milagros de Caacupé de la 21-24 de Barracas cuestionara a la ministra.

Nadie sabe a ciencia cierta cómo será la relación de Aníbal con Horacio Rodríguez Larreta. Por lo pronto, ha intercambiado algunos mensajes cordiales con el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro, con quien se conoce de antes. Quedaron en tomar un café esta semana.

"Creo que estos cambios los kirchnerizan más y es difícil que puedan ir hacia el centro. No creo que tengan ninguna lógica, más allá del equilibrio interno de ellos", razonan cerca del Jefe de gobierno porteño. Se ufanan de haber sido "los únicos que hicimos algo en la historia de la Argentina por la inseguridad".

En la oposición, admiten que la idea de volcar más dinero al consumo más alguna puesta en escena en materia de inseguridad puede sumarle al oficialismo en las elecciones del 14 de noviembre. "Los va a ayudar, pero la gente a estos tipos no les cree y no creo que reviertan el resultado", asegura uno de los candidatos a diputado por la provincia. Un operador de JxC calcula que puede llegar a haber un 5% de electores que suelen votar por el kirchnerismo que no concurrieron. Y otros 5 puntos que suelen ser anti K. "Pero el problema lo tienen ellos, para retener a los que antes los elegían", señala.

Una de las certezas que parece haber dejado las PASO es que el peronismo/kirchnerismo está consolidado en un tercio, al igual que Juntos por el Cambio. Y un tercer tercio compuesto por un electorado volátil. Pero claramente la unidad peronista -Cristina, Alberto y Massa- es más una construcción que una realidad. Ha dejado de ser un aparato invencible y mayoritario.

Para el consultor político Carlos Fara, "hay una consolidación" del segmento de JxC que se manifestó tanto en el 34% de Mauricio Macri en la primera vuelta de 2015, como en su peor momento con el 31,8% en las PASO de 2019. "Hay un tercio firme ahí donde han encontrado una identidad y ya es difícil bajarlo de eso", agrega el responsable de Fara & Asociados.

Lo más preocupante es el panorama del kirchnerismo. “Me parece que la unidad ya no es lo que te resuelve y con el aparato o la chequera automática de ANSeS al peronismo no le alcanza”, razona el analista político. En un aggiornado lunfardo, billetera ya no mata opositor. También hace falta gestión.

Walter Schmidt

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…