Claudio Jacquelin

Nadie quiere asumir el riesgo de pagar mayores costos políticos de los que ya afronta o de perder alguna posición de poder (o privilegio) 

La pretensión de cambiar los principios de la arquitectura mundial mientras no se logran arreglar las goteras que vienen arruinando la casa propia no se negocia 

Milei no es el motor de ningún big bang (por ahora), sino un acelerador de partículas en colisión de los socios de Juntos por el Cambio 

Los propios hombres y mujeres del Presidente admiten que la tensión y la indefinición de las luchas internas son insostenibles en el mediano plazo 

El cristicamporismo busca que el Presidente entregue el control de la economía para llegar en pie a 2023 con su Plan Aguantar; mientras, Fernández cree en su recuperación 

La realidad de esta ciudad se ajusta a muchas de las características que definen a los estados fallidos, pero recientes hechos criminales parecen mostrar que la problemática ya trascendió ampliamente sus fronteras

Los extremos (internos y externos) tensionan al centro y lo mueven de su eje, desequilibrándolo; la desilusión, la frustración, la resignación y el enojo no son de derecha ni de izquierda 

La Argentina real conspira una vez más contra la Argentina posible; y la política aparece como la enorme barrera capaz de frenar lo que podría ser un poderoso viento de cola por varios años 

Tanto ruido y esfuerzo no atiende (ya hasta empeora) los problemas que padecen la mayoría de los argentinos 

Todos comparten la certeza de que, así como están las cosas no pueden seguir y dicen que el Presidente es consciente de ello 

Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta se mueven a tientas, amenazados desde ambos frentes, ante un orden político que se reconfigura luego de dos décadas 

El Presidente y su antecesor aprovechan la recreación del círculo vicioso de los miedos y la confrontación para ocupar el centro de la política argentina 

Lo que nadie augura es que se alcance por ánimo de concordia, sino por espíritu de supervivencia 

El Presidente lanzó y se apresta a iniciar la “guerra contra la inflación” con el mismo optimismo con el que Vladimir Putin decidió atacar a Ucrania 

Con el apoyo crucial de la oposición, el Presidente logró zafar del default, pero todo es incertidumbre en el Gobierno 

El camino hacia la aprobación del acuerdo con el FMI exhibe tanta impericia como la falibilidad de las premisas que guían al Gobierno 

En el debate sobre el pacto con el FMI importan más las palabras y el relato que las consecuencias que tendrá el entendimiento 

La confirmación del acuerdo entre el Gobierno y el FMI abre un nuevo escenario; aunque el Gobierno se enredó con el proyecto; y la oposición cambiemita no quiere dar un cheque en blanco

El paso de Alberto Fernández por el Congreso expuso las debilidades de su gestión, la fragmentación del oficialismo y el síndrome del pato rengo, indeseable para cualquier presidente 

 

Alberto Fernández acaba de comprobar, una vez más, que el paso del tiempo no soluciona los problemas, sino que suele devolverlos agravados. El acuerdo aún inacabado con el FMI y la situación internacional presentan día tras día novedades que sorprenden y complican al Gobierno en casi todos los planos.

El Gobierno suele quedar atrapado y sin resolver los problemas, pero lo que lo sostiene es la ilusión intacta de que el Presidente podría llegar sin romperse a las elecciones de 2023, e incluso más allá 

Nadie rompe ni tiene incentivos para romper; tampoco para arriesgar demasiado con algún cambio; todo se vive en clave electoral o instinto de supervivencia 

La anunciada quita de los subsidios al transporte de colectivos de la ciudad expone una vez más las prerrogativas de las que goza el gobernador bonaerense, tanto como las muchas limitaciones del Presidente y el control vigilante y permanente de Cristina Fernández 

El Presidente parece no necesitar realidades para ilusionarse con promesas y obrar como si fueran hechos consumados 

La realidad que espera al Presidente a su regreso no es mejor, sino peor, que la que dejó a su partida 

Alberto Fernández suele mostrar una extraña habilidad para abrir nuevos frentes de problemas antes de cerrar ninguno 

La carta de Máximo Kirchner es una acusación explícita al Presidente de claudicación y un pronóstico de graves perjuicios para la población: una bomba sobre la arquitectura argumental construida por Fernández y Guzmán 

La cuestión pasa por esclarecer cómo será la distribución de las cargas que impondrá el ordenamiento imprescindible que requiere la economía, cuál será el costo que pagará el Gobierno y cuándo podrán llegar los eventuales beneficios 

Las perspectivas económicas del país tornan prácticamente inevitable la necesidad de un arreglo por la deuda: un default lo convertiría en catástrofe sin atenuantes, capaz de borrar del almanaque del Frente de Todos el 2023 

A pesar de las evidencias y advertencias, desde el Presidente para abajo casi todos se ilusionan con algunas señales económicas y políticas en su arbolito navideño 

“Las elecciones demostraron que Cristina es frágil. Y el presupuesto mostró que Máximo y Sergio también son frágiles. Nadie puede prescindir de nadie”, celebran cerca del Presidente 

El mapa político que dejaron las elecciones expone aún más las debilidades del esquema de gestión de Alberto Fernández; nuevos impuestos y batallas sin perspectiva de éxito 

A casi cuatro décadas de que el justicialismo estuviera a favor de la autoamnistía que se habían firmado los dictadores militares, desde la Plaza de Mayo se reclamó el cierre de procesos judiciales por corrupción 

Las peleas en público de los dirigentes tienden a profundizar la angustia y la irritación de la sociedad; las disputas abiertas en Pro y la UCR; y la reaparición del “dedo acusador” de Carrió 

Los nexos entre su insólito sobreseimiento y la carta que otorgó el dispositivo “manos libres” a Alberto Fernández para acordar con el FMI 

Cualquier intento de acuerdo con la oposición sufrió un duro golpe en pos de la necesidad del Presidente de unir a la base de sustentación del Gobierno 

Las elecciones no adelantaron ningún tiempo: no hay candidato presidencial inevitable y el presente sigue ofreciendo más fragilidades que certezas para cualquier proyecto 

En una época en la que han abundado los imprevistos como nunca, la más sorprendente sería que no hubiera alguna sorpresa; ya ocurrió en las PASO

Nadie sabe con certeza con quiénes Fernández contará para iniciar el nuevo derrotero, ni con qué decisión y fortaleza lo encarará; los antecedentes no alimentan el optimismo

Una conjunción de condiciones objetivas y subjetivas obliga a no desechar un escenario más negativo para el oficialismo y a pensar en sus posibles consecuencias

Ni el cambio de Gabinete, las medidas desesperadas o el “plan platita” han logrado detener el proceso de descomposición que afronta el Gobierno

Lo ocurrido en Dolores es un ladrillo más en la pared de la desconfianza y la distancia que media entre la sociedad, la dirigencia y las instituciones

Escasean los analistas y referentes económicos y políticos capaces de ver una “mejor mala idea” que libere al Gobierno del dilema de enfrentar un “fogonazo inflacionario” y una crisis cambiaria

Las realidades paralelas en las que viven (y no conviven) los principales referentes de la coalición gobernante y la propensión a autodañarse explican y complican cada día un poco más la frágil situación del Gobierno

El orden (o el desorden) nacido el 10 de diciembre de 2019, que fue degradando la cuarentena y sus secuelas, colapsó el 12S y se impone refundarlo

La gestión que parió el recambio de gabinete acaba de tener su semana de superacción. Una sucesión de actividades y gestos para confirmar que el objetivo es mostrarse en movimiento. Pero eficiencia y resultados son asuntos de otra naturaleza.

Aunque se acumulen desequilibrios económicos y se incremente la incertidumbre, nada que esté al margen de la campaña tiene lugar en la hoja de ruta oficialista

La resolución de ayer, que sobreseyó a la vicepresidenta y otros exfuncionarios de su gobierno por el memorándum con Irán por el atentado a la AMIA, es solo una gota más en un vaso a punto de rebalsar

En la Nación y en la provincia nadie duda de que el hijo bipresidencial obligó a presentar renuncias y armar gabinetes de emergencia, de cuya perdurabilidad y rumbo nadie tiene certezas

Después de un año de acatar como nunca antes todo lo que desde el poder instituido se ordenó, ganó terreno un sentimiento colectivo de frustración que agigantó la distancia entre dirigentes y dirigidos

Página 1 de 4

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…