Sergio Berensztein

El Gobierno pretende generar un cambio de cultura política y democrática. Un objetivo tan ambicioso como complicado.

El gobierno divide opiniones en su camino entre herencias y mafias. La oposición, expectante.

 

Paralelismos de la política argentina con la carrera presidencial de EE.UU. Efecto mundial.

 

El Estado deberá crear mecanismos preventivos para no repetir la historia.

La desintegración K es un desafío para el PJ y también para Macri, con miras a 2017. El rol de los gobernadores.

El caso José López va a impactar y va a producir cambios en por lo menos tres dimensiones de la realidad nacional.

Política exterior, institucionalidad y matriz estatal son cambios por venir. Fortalezas y debilidades.

Un rechazo a la globalización y a la desigualdad, como consecuencia del aumento en el número de refugiados e inmigrantes y por la competencia de flujos financieros y comerciales globales lleva a que los nacionalismos, con ideas y políticas populistas, se presenten como una respuesta justa y protectora, todo en un combo peligroso que incluye un rechazo a las instituciones, la deliberación y el disenso.

 

Los plebiscitos son útiles y genuinos pero no reemplazan la buena política. Teoría y práctica.

 

¿Puede un presidente ser visto, al mismo tiempo, como un frío y calculador tecnócrata ajustador que apenas disimula su verdadero perfil ideológico (una suerte de neoliberal de closet) y como la expresión del neopopulismo de una curiosa derecha light aferrada a los manuales de autoayuda y superación individual para alcanzar la utopía de la felicidad?

 

Lo acordado en la mesa de diálogo revela que los problemas de fondo quedan para otro momento.

 

Hay indicios que hacen dudar si aprovechamos esta oportunidad.

 

Por qué puede ser uno de los vices más influyentes de la historia. Para que se tome nota en la Argentina.

 

El Presidente es indulgente y exigente con él y su equipo. Retiro espiritual, toma de decisiones y errores no forzados.

 

El conflicto por Ganancias revela otras raíces y riesgos para la institucionalidad.

 

Difícilmente el mundo pueda hacer un balance positivo del año que está a punto de extinguirse. Los riesgos globales se multiplicaron en cantidad y se incrementaron en intensidad.

 

El Gobierno se reorienta pero no elige encarar temas de fondo.

 

Expectativa por cómo la sociedad y su voto definirán el futuro oficial y el propio.

 

Página 6 de 6

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…