Luis Novaresio

 

El fenómeno no es nuevo y parece pétreo. La narcotización de la realidad argentina traerá un peor hecho en el futuro que hará olvidar el de hoy

 

El episodio Formosa corona un ya no vidrioso sino bochornoso cuadro de situación. Para el Presidente pesa más la estrategia de alianza con un gobernador que los principios de la ley 

Fernández sabe la cantidad de dosis, los horarios de los aviones que llegan y van, los médicos que trabajan, ¿y no se enteró de que su ministro da citas privadas para los pinchazos? ¿Ginés pudo atreverse a tanto sola su alma?

¿Creen de verdad que declamar un derecho sin exigir que el Estado lo garantice es de progreso? ¿Qué pasaría si Carlos Rosenkrantz o Ricardo Lorenzetti dijeran mañana que Alberto Fernández es un Presidente muy poco calificado socialmente?

El estado de cosas. El presidente Macri se queja en privado de que no se ha tomado dimensión de la situación del país, al que ve como un avión que cae en picada y está a punto de estrellarse.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…