Lunes, 08 Febrero 2021 13:06

El regreso de María Eugenia Vidal: se acerca a Rodríguez Larreta, toma distancia de Mauricio Macri y diseña su “dream team” femenino - Por Bernardo Vázquez

Escrito por

La ex gobernadora reaparecerá a partir de marzo públicamente. Activa en la vida política de Juntos por el Cambio, promueve una propuesta superadora de cara a los comicios de este año. La mira puesta en 2023.

"Mamá orgullosa de Camila, María José y Pedrito. Orgullosamente bonaerense". La bio de la cuenta de Twitter de María Eugenia Vidal resume dos aristas centrales en la vida de la ex gobernadora. Por un lado, su rol maternal; por el otro su sentido de pertenencia hacia la provincia que gobernó cuatro años. De 2015 a 2019, ambas facetas convivieron con naturalidad. En 2021, después de un 2020 casi sabático en términos políticos, y sobre todo en el camino hacia 2023, la incógnita es si Vidal está dispuesta a resignar el tiempo ganado en familia y con amigos o si la seduce una vuelta al ruedo como candidata en las próximas legislativas.

Luego de tomarse una quincena de vacaciones dividida en dos estadías breves en Pinamar y Bariloche, ambas con su pareja Enrique Sacco, y la primera con sus tres hijos, Vidal regresó definitivamente al ruedo y analiza reaparecer mediáticamente a partir de marzo . Eso no significa que en esa fecha pueda haber una confirmación sobre si jugará o no electoralmente en las elecciones de agosto y octubre, pero sí podrá conocer su análisis de la coyuntura política-económica actual, especialmente a partir de la pandemia de Covid-19.

La primera aclaración que hacen fuentes de diálogo continuo con la ex mandataria bonaerense es que Vidal participa activamente de la vida política de Juntos por el Cambio. Eso se refleja en los Zoom de los que forma parte junto a la mesa chica del espacio, pero también en el día a día, coordinando reuniones con intendentes y legisladores. Esta semana, por ejemplo, visitó a Jorge Macri, jefe comunal de Vicente López. También se ve con frecuencia con Néstor Grindetti, de Lanús, y con Diego Valenzuela, de Tres de Febrero, entre otros. Y mantiene charlas periódicas con Horacio Rodríguez Larreta.

Es con el jefe de Gobierno porteño, aseguran cerca de Vidal, con quien se siente más cómoda para trabajar de cara a lo que viene, con un proyecto que la entusiasme y que, cree, a su lado puede ser más fácil de construir. "Horacio es su amigo, confían y tienen una admiración y un respeto que es mutuo", comentan sobre su relación con quien, gestión mediante, aparece por estas horas en las encuestas como la referencia central de Juntos por el Cambio para las presidenciales de 2023.

Ese horizonte a dos años y medio es lejano, pero Vidal no lo esquiva. Quienes trabajan a su lado creen que aún es prematuro hablar de aspiraciones electorales, incluso para este 2021, pero también dejan entrever que hacia 2023 una figura del relieve de Vidal, con la elevada tasa de conocimiento a nivel nacional que tiene -superior al del propio Rodríguez Larreta, indican-, no puede proyectar un cargo menor o similar al que ya ostentó siendo gobernadora del distrito más populoso del país.

Por eso creen que naturalmente Vidal es presidenciable, como Rodríguez Larreta, y que por el grado de afinidad que tienen entre ellos sería un tema que "resuelven en una charla, con un café".

Un dirigente político de estrecha confianza le comentó a Vidal recientemente, en una charla que tuvieron, que "si yo salgo a la calle en mi ciudad, nadie me conoce; pero cada vez que vos lo hacés, vienen todos a saludarte". Ese capital político, en votos y por conocimiento público, que tiene la ex gobernadora es lo que la hace analizar en detalle sus próximos pasos, aunque teniendo bien en claro cómo va a proceder en un sentido.

"Todos quieren que María Eugenia sea 'esto o lo otro' o le dicen 'nos sirve que vayas acá o allá', pero nadie le hace una pregunta clave, que es la que ella espera: '¿qué es lo que querés ser?' ", aseguran en su entorno.

Vidal siente que ya jugó mucho por el equipo. Lo hizo en 2011, cuando fue compañera de fórmula de Mauricio Macri como vicejefa de gobierno porteño, y también poco antes de 2015, cuando comenzó a recorrer la provincia con unos pocos aliados. Desde allí, sostienen, fue parte clave de lo que entonces se veía como una utopía: Macri presidente, Vidal gobernadora ".

También en 2017, recuerdan, le puso el cuerpo a una exitosa campaña de Cambiemos por su liderazgo desde la provincia de Buenos Aires, y repitió en 2019, acompañando a un gobierno sumido en una fuerte crisis económica que derivó en una frustrante elección para el remozado Juntos por el Cambio, con los triunfos, en Nación, de Alberto Fernández y Axel Kicillof, en Provincia.

Esta vez Vidal quiere jugar a su manera, con vuelo propio y convencida de una propuesta seductora e integral. Allí es donde surgen las fisuras con el modelo anterior que lideró Macri. La relación de "afecto y respeto" entre ambos perdura y seguirá. Pero hoy, cerca de Vidal, ven como la etapa del Cambiemos original como un ciclo cumplido.

En sintonía con una tendencia mundial, de empoderamiento de la mujer y más participación en cargos públicos, Juntos por el Cambio reúne a tres figuras femeninas con perfiles muy altos y niveles de intención de voto elevados: Vidal, Elisa Carrió y Patricia Bullrich.

Si jugaran las tres en estas elecciones, dos, una o ninguna, es aún una incógnita no develada. Pero hay coincidencia general en que el espacio opositor las necesita para ser competitivo en la provincia y en la ciudad de Buenos Aires.

La relación de Vidal con Carrió, destacan en el vidalismo, es "excelente" , de afecto y respeto ganado durante estos años de trabajo juntas. Con Bullrich, aun con miradas diferentes de la política, coinciden en la fuerza de trabajo y en la importancia que le dan a la gestión, además de también tener un diálogo fluido. La foto entre Carrió y Bullrich de principios de año hace pensar en un escenario de unidad de las tres "damas fuertes" de la oposición. Pero hay un cuarto eslabón que entusiasma a quienes analizan el mapa político con Vidal.

Se trata de Margarita Stolbizer, del GEN, de alto grado de conocimiento en la sociedad y de muchos kilómetros electorales transitados en campañas en la provincia de Buenos Aires. La relación de Vidal y Stolbizer, ambas referentes surgidas de Castelar, es muy buena, más allá de no haber compartido el mismo signo político en estos años. Las diferencias históricas de Stolbizer con Carrió podrían ser un impedimento, pero es Vidal, precisamente, la que podría oficiar de conciliadora en pos de convocar a una figura que cree necesaria. La ex diputada hizo un guiño en una entrevista con Clarín, dispuesta a construir alianzas para competir en los próximos comicios.

Bernardo Vázquez

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…