Jueves, 17 Junio 2021 13:49

Fuera del relato: la verdad sobre la presencialidad en Provincia de Buenos Aires - Por Alejandro Cancelare

Escrito por Alejandro Cancelare

Con el 80% del territorio bonaerense en fase 2, son 70 municipios que están imposibilitados de abrir las escuelas por decisión del gobierno provincial. En el resto, la carencia de una estructura adecuada agudizada por una protesta gremial hace que sólo un porcentaje muy limitado trabaje.

Producto de la falta de gas en los establecimientos, problemas con las instalaciones de las estufas y protesta gremiales, las supuestas clases presenciales no regresaron en las pocas localidades del AMBA y del interior provincial que tienen permitida esa modalidad.

En un relevamiento realizado por MDZ, se ha detectado que un 45% de establecimientos no han podido abrir sus puertas. En ninguno de los casos los consejos escolares se animaron a dar datos precisos o corroborar lo que en estricto off the record se animaron a comentar.

La corriente Multicolor de la interna de SUTEBA, que conduce Romina Del Plá, enfrentada en la interna sindical a Roberto Baradel, también inició una protesta e indicó que no aceptará la vuelta a la presencialidad hasta que "no se vacune el último docente de la Provincia".

En todos los distritos del Conurbano, donde las clases ya pueden dictarse de manera presencial, aparecieron inconvenientes y los directivos les solicitaron a los padres, vía chats y cadenas de Whatsapp, que si seguían las bajas temperaturas era conveniente que no enviaran a sus hijos al colegio.

En otros lugares, como Tigre, La Matanza, Moreno, Florencio Varela, y Lomas de Zamora hubo varias denuncias de consejeros escolares y dirigentes políticos que, cámara en mano, hicieron esta rápida recorrida y constataron las escuelas cerradas. Inclusive el colectivo de padres y madres que presentaron las acciones legales que fueron rechazadas por la Corte bonaerense por la vuelta a clases en la Provincia también están denunciando que sus hijos aún no pudieron volver a los establecimientos de manera presencial.

En el interior de Buenos Aires, más de 70 municipios permanecen en fase 2 y no pueden abrir las escuelas, pero los establecimientos comerciales se rebelaron y trabajan como si no hubiera pandemia.

El debate de la presencialidad es absolutamente político y nace de una decisión adoptada por el gobierno de Axel Kicillof que pretendía no volver a clases hasta después de las vacaciones de invierno. Sin embargo, la "crisis de las encuestas", que mostraban una clara baja en la intención de votos y un profundo rechazo al sistema de escolaridad virtual hizo que revisen rápidamente la decisión y dejar de acusar a Horacio Rodríguez Larreta de aplicar "una política educativa asesina" por impulsar la vuelta a clase presencial.

En este debate político ahora también se metió la interna gremial. La lista Multicolor, con fuerte predominio en varias localidades del Conurbano oeste y norte, se opone a la vuelta a clase con dos lógicas desbastadoras para el oficialismo sindical de Baradel, que acompaña siempre los cierres dispuestos por las administraciones nacional y provincial. Por ende, también para Kicillof.

Del Plá manifestó que "no hubo ninguna condición epidemiológica positiva para modificar lo que se venía haciendo. La cantidad de contagios por cada 100.000 habitantes sigue siendo más elevado que lo establecido por el decreto presidencial y más del 60% de los establecimientos no están en condiciones de trabajar por falta de gas".

En el AMBA, sólo los colegios de gestión privada han vuelto a un sistema de presencialidad muy parecido a lo que sucedía antes de su suspensión, con burbujas determinadas y días preestablecidos para cada grado.

Alejandro Cancelare

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…