Lunes, 20 Diciembre 2021 12:48

Tras las absoluciones, César Milani recuperó influencia en el kirchnerismo y el Gobierno - Por Daniel Santoro

Escrito por

Logró nombrar a un oficial de extrema confianza en Defensa y tiene influencia en el Instituto Patria. Las causas que aún tiene abiertas. 

El ex jefe del Ejército general César Milani, tras las absoluciones en dos causas por la represión ilegal que aún no están firmes y a pesar de que le queda abierta una por supuesto enriquecimiento ilícito, recuperó influencia en el entorno de Cristina Kirchner y en el armado de las fuerzas militares. 

Por un lado, empezó a dar cursos en el Instituto Patria -el búnker cristinista- y, por otro, hizo nombrar a un oficial de su extrema confianza en la secretaria de Estrategia y Asuntos Militares del ministerio de Defensa.

Además, el ex ministro de Defensa, Agustín Rossi, reincorporó este año -antes de dejar su cargo- al servicio al coronel retirado Oscar Granitto, un militar de íntima confianza de Milani. El sucesor de Rossi, Jorge Taiana, lo mantuvo en su cargo.

Milani fue absuelto en 2019 por la desaparición del soldado Agapito Ledo en 1977 en el Operativo Independencia en Tucumán y luego por la represión ilegal en la dictadura en La Rioja. Ambas sentencias están apeladas por las querellas ante la Cámara Federal de Casación Penal.

A través de terceros Milani quedó a cargo de los cursos sobre “Introducción a la Defensa” del Instituto Patria bajo la tutela de Cristina y su operador, el senador y ex titular de la AFI Oscar Parrilli.

El 1° de noviembre pasado fue el primer curso cuya invitación anunciaba que se discutirán “algunas cuestiones conceptuales como el desarrollo de políticas públicas del Proyecto Nacional y Popular en el área”. La inscripción costó 2 mil pesos.

La invitación no dice, a diferencia de otros cursos del bunker de Cristina, quienes son los profesores y está dirigido a “militantes políticxs del proyecto nacional y popular, preferentemente jóvenes, interesados en la temática, con inserción institucional, política (agrupaciones, asociaciones civiles, partidos), barrial, sindical y/o universitaria”. Pero fuentes militares afirmaron que “Milani está detrás del curso”.

Además, la definición “nacional y popular” es clave porque se trata de la misma polémica frase que usó Milani para apoyar al gobierno de Cristina Kirchner.

Las relaciones del polémico general retirado con Cristina Kirchner vienen desde su segunda presidencia.

Milani llegó a la dirección de Inteligencia del Ejército y a la jefatura del Ejército con el apoyo de la ex ministra de Defensa Nilda Garré, pese a las denuncias que había en su contra por la represión ilegal de la dictadura. El presidente del CELS Horacio Verbitsky no objetó ante el Senado, como lo hizo en otras situaciones, sus pliegos de general, pero sí cuando en el 2015 intentó pasar a ser teniente general.

En cambio, la titular de las Madres de Plaza de Mayo, Hebe Bonafini, lo apoyó abiertamente luego de que enviará soldados a hacer tareas sociales a las villas.

En 2016 la ex presidenta dijo que recurrió al apoyo de Milani –en la famosa llamada en que dijo “Soy Cristina, pelotudo” a Parrilli- para enfrenar al ex jefe de Contrainteligencia de la SIDE, Antonio Stiuso, y lograr que lo procesaran en las 8 causas que le había abierto. Dirigentes de Juntos por el Cambio denunciaron que Milani habría hecho inteligencia a favor del kirchnerismo.

La otra manifestación de recuperación de influencia es el nombramiento de Granitto.

La resolución, a la que accedió Clarín con un pedido de acceso a la información pública, dice que “la Secretaría de Estrategia y Asuntos Militares ha solicitado la incorporación de un Oficial Superior para prestar servicios en situación de retiro según los términos del artículo N° 62 de la Ley N° 19.101 para el Personal Militar, en dicha dependencia ministerial”.

La resolución supone que el primo del entonces ministro, Sergio Aníbal Rossi, había pedido el nombramiento de Granitto en su área. En realidad, fuentes militares afirman que Rossi lo hizo “a pedido de Parrilli” y el primo del entonces ministro “cumplió con la formalidad” de hacer la solicitud.

El documento agrega que “dispónese el alta, por el término de DOS (2) años conforme lo dispuesto por el inciso g. del artículo 5° de la Resolución RESOL- 2017-1267-APN-MD, del coronel (R) Marcelo Oscar Granitto”.

No se trata de una simple decisión administrativa, sino que como reveló Clarín a mediados del 2015, Milani siendo aún jefe del Ejército la dio a Granitto el grado honorífico de coronel mayor porque no lo pudo nombrar general.

La negativa de Rossi en el 2015 a promover a Granitto a general se debería a que habría tenido “simpatías por los carapintadas”.

Se tratad de una situación semejante a la del mismo Milani quien durante la rebelión de Semana Santa de 1987 se lo fotografió en Campo de Mayo en una reunión con el ex teniente coronel Aldo Rico y Herminio Iglesias. Según la ex ministra de Defensa Nilda Garré se presentó con los carapintadas por “órdenes de sus superiores”.

Además, según fuentes judiciales, Granitto está nombrado -no como represor- en la causa por los excesos de los militares en la sangrienta recuperación del cuartel de La Tablada cuando fue tomado en 1989 por los guerrilleros del Movimiento Todos por la Patria (MPT) liderados por Enrique Gorriarán Merlo.

La Corte ordenó reabrir la causa en el 2015 sobre las ejecuciones extrajudiciales de los miembros del MTP Iván Ruiz y José Ruiz que se rindieron a los militares y luego aparecieron muertos.

Pero el Día de la Bandera del 2015, en el palco por el acto, Milani protagonizó una fuerte discusión con el entonces secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zannini. Luego el jefe del Ejército presentó su pase a retiro. Algunas fuentes dijeron que renunció por haberle dado ese cargo honorífico a Granitto que otros sectores del kirchnerismo no querían.

A la espera de que se resuelve con sus absoluciones por la violación de derechos humanos la Cámara Federal de Casación Penal, Milani mantiene un bajo perfil pero en las redes sociales y algunas entrevistas reivindica al ejército “nacional y popular” frente al Ejército profesional que, a su criterio, maneja el neoliberalismo.

También retuitea mensajes y del sitio “La Tribuna de Rosas” que lo tiene como referente bajo la consiga del Ejército “nacional y popular”.

Daniel Santoro

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…