Miércoles, 30 Marzo 2022 10:22

Los antecedentes confusos y poco transparentes del funcionario que busca regular las redes sociales - Por Beto Valdez

Escrito por

Con su polémica iniciativa para intentar "regular" las redes sociales, Gustavo Béliz generó preocupación porque se lo consideraba un integrante del ala moderada del oficialismo. Los memoriosos recuerdan episodios algo confusos y poco claros en sus pasos por la función pública. 

Dejando en esta oportunidad su bajísimo perfil, Gustavo Béliz generó en las últimas horas una gran polémica en torno a su iniciativa de regular las redes sociales. Causó sorpresa porque el actual secretario de Asuntos Estratégicos logró instalar desde hace décadas una imagen de transparencia que se vio potenciada al mostrar en la televisión la foto del entonces poderoso Antonio Stiusso, extitular de contrainteligencia de la SIDE. Pero ayer muchos memoriosos comenzaron a enumerar situaciones poco claras de sus diversos pasos por la función pública. 

“Gustavo logró quedar como `zapatitos blancos´ por su salida del menemismo, pero, como diría Javier Milei, es un hombre de la casta política con virtudes y defectos”, comenta a MDZ un viejo compañero de ruta desde la creación de Nueva Dirigencia, el partido que fundó para luego aliarse con Domingo Cavallo en la Ciudad de Buenos Aires.

La primera factura que le recuerdan en el peronismo es su paso por el Ministerio del Interior con Carlos Menem como jefe de Estado. “Lo llevaron al mayor Alejandro Bruzzone, un hombre de la inteligencia castrense que luego desembarcó en la SIDE, para operar”, recuerda un vocero. “No era precisamente un hombre de la nueva política y le generó muchos dolores de cabeza”, agrega en relación al espía que luego supo ser jefe de Stiusso.

Según los dirigentes consultados por MDZ, una de las movidas más insólitas del escritor de los discursos de Menem fue su desembarco en la administración de Néstor Kirchner como titular de la cartera de Justicia. “Llegó a ese ministerio junto al grupo duro de fiscales denominados 'los centauros' que lideraba Norberto Quantin y José María Campagnoli”, agrega otro vocero. Una mezcla extraña de un hombre vinculado a la Iglesia dentro de un gobierno que jugaba al frepasismo.

El episodio más polémico se generó en 2004 a partir de la toma violenta de la comisaría 24 de La Boca por parte de Luís D´Elía y una patota que causaron destrozos y hasta se robaron un cuadro de Benito Quinquela Martín. “Desde el momento de los incidentes Gustavo y sus funcionarios se negaron a que la Justicia avanzara y el piquetero terminara preso, como correspondía”, comentan en Tribunales. “No querían quedar mal con Néstor y miraron para otro lado”, agrega un fiscal en actividad.

La jueza de instrucción María Angélica Crotto que intervino en la causa denunció haber sido desobedecida por los funcionarios de Justicia. Apuntó contra Quantin y Campagnoli. La magistrada aseguró que funcionarios policiales y judiciales desoyeron la orden que había dado esa madrugada para desalojar la comisaría. “Actúen y cuando tengan a los detenidos cárguenlos a un celular, trasládenlos a Tribunales y avísenme, que yo me constituyo en el juzgado, y si me tengo que quedar toda la noche trabajando, no hay problema”, había expresado.

Hasta el mismo fiscal de la causa, Luis Comparatore, admitió en su momento que la actuación en torno a la causa por la toma de la comisaría da una “imagen muy pobre de la Justicia argentina y tuvo que tomar distancia de la decisión de la Cámara Federal de archivar la parte del expediente que involucra a los dos exfuncionarios del gobierno nacional, que respondían a Béliz. Finalmente, el actual secretario de Asuntos Estratégicos entró en una interna con Stiusso donde finalmente el propio Kirchner le pidió la renuncia por haber difundido su imagen en la tele.

Alberto “Beto” Valdez

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…