Lunes, 11 Abril 2022 10:50

La inflación adelanta la lucha del 2023: ¿Cristina será candidata a senadora, gobernadora o presidenta? - Por Carlos Arbia

Escrito por

En la mayoría de las encuestas se observa la fuerte caída de la imagen del Gobierno y de Alberto Fernández. Cómo lo capitalizará la vicepresidenta 

Los números de distintas encuestas muestran que la inflación es el principal problema para los argentinos, por encima incluso de la inseguridad o la falta de empleo. En la mayoría de ellas también se observa la fuerte caída de la imagen del Gobierno y de Alberto Fernández.  Por otro lado, la intensa lucha interna en el Frente de Todos genera que varias provincias, en manos del oficialismo, comiencen a pensar en la idea de desdoblar las próximas elecciones en 2023. La principal intención es despegarse de la boleta nacional en caso de que el Presidente se presente para intentar ser reelecto. 

Hay varios gobernadores de origen peronistas que no tienen reelección, como Sergio Uñac de San Juan, que ya ha comenzado a armar el equipo para presentarse de candidato a presidente en 2023. También el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, ha dejado trascender dentro de su entorno sus aspiraciones presidenciales y quien también muestra interés es Axel Kicillof.

Las aspiraciones de estos tres candidatos del oficialismo podrían tropezar con una gran sorpresa. En los ambientes políticos y empresariales se comienza a hablar sobre lo que algunos llaman "La doble Nelson de CFK".

Esta jugada consistiría primero en lograr el adelantamiento de las elecciones en la provincia de Buenos Aires donde se presentaría como candidata a Gobernadora con un candidato a vicegobernador importante y luego en caso de ganar esas elecciones se presentaría como candidata en las elecciones presidenciales del 2023.

No se puede descartar una tercera Presidencia de CFK

De esta forma, ganando la provincia de Buenos Aires, el Frente de Todos estaría más cerca de ganar las elecciones presidenciales y en caso de perder CFK quedaría como la Gobernadora del estado provincial más importante de la Argentina.  La vicepresidenta comenta a sus colaboradores más cercanos que ya está grande para acceder a un tercer mandato presidencial pero sus interlocutores le mencionan el caso de su amigo Luis "Lula" Da Silva quien con 76 años lidera las encuestas para las elecciones presdenciales de Brasil que se realizarán en octubre próximo. En caso de llegar nuevamente a la presidencia CFK tendría 70 años en el 2023.

"Se aceleraron los tiempos porque hay un escenario de crisis extrema en el segundo semestre, agravado por la incertidumbre política y la inflación". Estas fueron las palabras del cordobés Juan Schiaretti en una reunión con el gobernador jujeño Gerardo Morales y otros referentes de la oposición en la casa de Juan Manuel Urtubey. En esa reunión la conclusión fue que se acerca un final de ciclo por el vacío de poder que precipita el deterioro del Gobierno nacional. En el horizonte aparecen otros futuros candidatos presidenciales por el Frente de Todos como el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa y el ex vicepresidente Daniel Scioli.

La ebullición dentro del Frente de Todos generó que el sábado pasado durante más de seis horas diez dirigentes peronistas, algunos de ellos afines al kirchnerismo, pero en su mayoría cercanos a Alberto Fernández, se reunieron en Rosario para reflexionar ante la militancia sobre el futuro de la gestión presidencial.

Al final de la reunión hablaron el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta; la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra; el ministro Vivienda, Jorge Ferraresi, que se posiciona en un lugar intermedio entre el ala dura y la moderada; y, para el cierre, el organizador del cónclave, Agustín Rossi, un referente de kirchnerismo, pero cada vez más cercano al Presidente que estaba invitado pero no asistió. Al parecer un pedido de demostración de fuerzas del Presidente frente a las recientes embestidas del kirchnerismo.

 

El Plan B de Axel Kicillof

En ese aspecto algunos dirigentes cercanos a Axel Kicillof sostienen que este es una pieza clave porque gobierna la provincia más importante en términos electorales y porque además es una especie de segundo mejor del votante duro de CFK. Esos mismos dirigentes creen que Kicillof no está de acuerdo en desdoblar las elecciones en su distrito porque él cree que la vicepresidenta será candidata a senadora nacional para renovar la banca que obtuvo en 2017 con el sabor amargo de perder frente al candidato de Cambiemos, Esteban Bulrrich.

Los dirigentes cercanos a Kicillof sostienen que si CFK es candidata a senadora no es importante quién sea el candidato a presidente porque en la provincia de Buenos Aires la figura de la titular del Senado es la que cotiza más alto. Por eso no se arriesgaría a que las votaciones sean en días distintos, aun sabiendo que en un cabeza a cabeza con cualquier opositor por el cargo de gobernador le sería beneficioso. Desde La Plata dirigentes cercanos a Kicillof comentan que el Gobernador construye también una especie de Plan B a la par de buscar su reelección. Este plan se pondría en marcha en caso de que CFK le solicite que ocupe otro lugar en las próximas elecciones, por ejemplo, candidato a vicepresidente de la Nación. 

Por el lado de la economía lo que se observa es que el kirchnerismo busca despegarse lo más rápido de la gestión económica del ministro de Economía Martín Guzmán en particular porque piensan que la inflación seguirá subiendo y con inflación alta no se ganan elecciones.

El índice de inflación que divulgará el INDEC el miércoles próximo que podría llegar al 6 % se transformaría en el más alto de la gestión de Alberto Fernández. A eso se suma la posibilidad de que en medio de los problemas de la energía hay aumentos de tarifas que dejarían a una sociedad muy enojada con este Gobierno en las próximas elecciones. El último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) de marzo que divulgó el BCRA el viernes pasado, estima que el índice de precios minorista subirá 59,2% en 2022, contra 55% que se proyectaba hace apenas un mes. Esto significa que la guerra en Ucrania estaría agregando más de 4  puntos a la inflación del año.

Desde la consultora LCG señalan que: "Las últimas elecciones de medio término estuvieron marcadas en materia económica, por la depresión y la inflación. Ese castigo, a la falta de dinamismo en la actividad, fue sólo una de las causas de la derrota del oficialismo, sólo una, pero importante". Los problemas políticos dentro del oficialismo, el acuerdo con el FMI y la alta inflación condicionan los pasos del Gobierno. En este sentido, consideran que el programa con el FMI ató de manos a la política oportunista para 2023, y que implicará una aceleración de la inflación. El último informe de FIEL advierte que el Gobierno se quedó sin anclas nominales para dominar la inflación. El dólar oficial que venía aumentando al 1% ahora lo hace al 4%, las tarifas tendrán que subir a un ritmo mucho más rápido para ponerle un techo a los subsidios y además está pegando de lleno la guerra.

El único dato positivo para el gobierno es que la brecha cambiaria cayó 70%, pero con la inflación tan alta podría terminar condicionando la cotización del dólar libre. Por eso el pronóstico de inflación del 60% para el 2022 luce incluso conservador.

La fuerte embestida del kirchnerismo contra Martín Guzmán

En los últimos días el kirchnerismo salió con los tapones de punta contra la gestión de Martín Guzmán para marcarle la cancha al ministro de Economía en relación al principal problema que afecta a los argentinos que es la inflación. Las advertencias del secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, apuntaron directamente al titular del Palacio de Hacienda.

Le echó la culpa de no hacer nada ante la suba de los precios que gatilló la guerra en Ucrania y no dudó en dejar casi una amenaza: "Esto se va a poner feo".

No hace falta demasiada imaginación para concluir que lo de Feletti no fue un exabrupto. Además, el viernes desde alguna oficina del kirchnerismo se lanzó el rumor de la renuncia de Guzmán que se encontraba en Brasil.

En la lista de las provincias que quieren adelantar elecciones ya están en la primera fila Buenos Aires, San Juan, Salta, Entre Ríos y Chubut. El que picó en punta es el sanjuanino, Sergio Uñac, con la aprobación exprés de una ley en diciembre pasado que modificó el Código Electoral local y eliminó las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) en ese distrito. Al parecer la carrera por el 2023 se adelantó y la gran duda de los principales analistas es cuál será el papel de la vicepresidenta dentro del Frente de Todos.

Carlos Arbia

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…