Miércoles, 27 Abril 2022 13:46

Los actos del 1 de mayo, nuevo escenario de la interna en el Frente de Todos - Por Federico Mayol

Escrito por

Máximo Kirchner estará el sábado en un plenario de la rama sindical del PJ bonaerense mientras que los movimientos sociales cercanos a Alberto Fernández marcharán el domingo

La conmemoración del Día de los Trabajadores del próximo fin de semana volverá a desnudar la fractura expuesta en el seno del Frente de Todos entre kirchneristas y albertistas, justo después de una semana de una frágil tregua interna y de que aparecieran algunas señales de acercamiento que en las últimas horas quedaron eclipsadas por los nuevos ataques de La Cámpora al ministro Martín Guzmán. 

El domingo, las organizaciones sociales afines a Alberto Fernández, con el Movimiento Evita a la cabeza, movilizarán a decenas de miles de personas en las inmediaciones de la Plaza de Mayo para celebrar ese día e insistir con la agenda de proyectos vinculados a la economía popular, una manifestación con la que Emilio Pérsico y Fernando "Chino" Navarro volverán a exhibir su poder de convocatoria callejera. Hasta este miércoles, la CGT aún no había definido su hoja de ruta.

Un día antes, Máximo Kirchner, el jefe de La Cámpora, enemistado públicamente y desde hace tiempo con el Evita, tendrá su propio 1 de mayo: desde la organización confirmaron que el diputado cerrará un plenario de la rama sindical del PJ bonaerense en Baradero, en el predio de Luz y Fuerza, un encuentro que congregará a dirigentes sindicales de toda la Provincia y que se descuenta que estará atravesado por un rechazo unánime al acuerdo con el Fondo Monetario sellado por Guzmán y el jefe de Estado.

No es la primera vez que el kirchnerismo y los movimientos sociales cercanos a la Casa Rosada se disputan una fecha afín al peronismo.

En octubre del año pasado, en el aniversario del Día de la Lealtad, el kirchnerismo en pleno copó la Plaza de Mayo en un acto en el que el propio Presidente fue fuertemente criticado por dirigentes como Amado Boudou, Mario Secco o Hebe de Bonafini por el acuerdo con el FMI que Guzmán aún no había terminado de sellar con el staff del organismo en Washington.

De hecho, Fernández había previsto cerrar esa convocatoria con un discurso final: su presencia fue anunciada ese 17 de octubre por la locutora oficial en dos oportunidades. Al final, definió quedarse en Olivos.

Al otro día, los principales gremios de la CGT, ausentes ese domingo en Plaza de Mayo, marcharon por las calles del centro porteño. Una caravana que fue saludada por el Presidente a través de las redes sociales.

Un mes después, en noviembre, en la semana posterior a la derrota electoral que Fernández festejó como si hubiera vencido, los movimientos sociales y los gremios cercanos le armaron al Presidente una multitudinaria convocatoria frente a la Casa Rosada. El jefe de Estado aprovechó el acto para pedir internas de cara a las elecciones del próximo año. Esa tarde, La Cámpora entró tarde -adrede- a la plaza.

La última exhibición de la tensión interna reflejada en la calle fue el pasado 24 de marzo, con el Presidente y Cristina Kirchner ya con varias semanas de diálogo cortado tras el ataque a piedrazos al despacho de la vice en el Senado.

La agrupación liderada por Kirchner armó una impresionante caravana desde la ex ESMA hasta la Plaza de Mayo con sus principales dirigentes al frente de la manifestación. Abundaron las críticas a la gestión económica del Gobierno y al rumbo elegido por Fernández. El Movimiento Evita participó de la conmemoración del golpe de Estado del '76 a un costado de la plaza.

La decisión del ex jefe del bloque del Frente de Todos en la Cámara baja de participar este sábado del plenario sindical en Baradero obedece además a la lógica que el presidente del PJ provincial empezó a instrumentar en los últimos meses, de refugiarse en territorio bonaerense y tratar de acumular en ese distrito su capital político.

Y machacar con las deficiencias del programa económico. Lo planteó Andrés Larroque en el acto del lunes de Florencio Varela, y este martes en declaraciones radiales: La Cámpora no quiere ni un día más a Guzmán al frente del Ministerio de Economía.

Ayer, el kirchnerismo difundió la foto de la "institucionalización del Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires".

En los jardines de la Casa de Gobierno provincial, en 6 y 53, en La Plata, Axel Kicillof, Verónica Magario, Carlos Castagneto, Malena Galmarini, Mario Secco, Martín Insaurralde, Cristina Álvarez Rodríguez, Mónica Macha y Kirchner acordaron "coordinar acciones" para consolidar "el trabajo que se viene realizando en territorio bonaerense".

No hubo ni un solo funcionario o dirigente que responda a Alberto Fernández.

Federico Mayol

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…