Lunes, 20 Junio 2022 11:09

El FBI confirmó al juez que el piloto iraní es “socio” de empresas aéreas acusadas de terrorismo - Por Daniel Santoro

Escrito por

En un informe, el organismo policial de EE.UU. dijo que las firmas a las que está vinculado Gholamreza Ghasemi le dieron apoyo logístico al Hezbolláh del Líbano y la fuerza Al Quds de Irán, acusadas por la AMIA. 

El FBI informó al juez federal Federico Villena que el piloto del avión venezolano-iraní retenido en Ezeiza Gholamreza Ghasemi está “asociado” a la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Iraní y al Hezbollah del Líbano, ambos acusados por el atentado contra la AMIA. 

De esta forma, el organismo policial norteamericano respaldó la investigación que comenzó Villena por una denuncia de la DAIA. El informe había sido pedido por el magistrado antes las dudas sobre los antecedentes del piloto.

En un informe entregado en el juzgado de Lomas de Zamora y al que accedió Clarín en exclusiva, el FBI afirmó que la empresa aérea de Ghasemi tuvo “participación directa” en distintas actividades terroristas, lo que complica su situación judicial en la Argentina. Hasta ahora Villena solo le retuvo el pasaporte, pero ahora eventualmente podría imputarlo por intento de espionaje u otro delito.

Ghasemi es uno de los cinco iraníes que llegaron el lunes en un Boeing 747 retando por la venezolana Tramsur, al cual Uruguay le negó permiso para aterrizar y luego el diputado de Juntos por el Cambio, Gerardo Milman, hizo un pedido de informes que Clarín reveló el viernes pasado en exclusiva y estalló el escándalo.

El informe se conoció el mismo día en que el presidente Alberto Fernández y su jefe de inteligencia, Agustín Rossi, minimizaron el escándalo y ratificaron que Ghasemi vino para “entrenar” a los pilotos venezolanos a pilotear el 747 de carga.

Incluso, el Gobierno admitió que recibió un alerta de Paraguay y esta semana, EE.UU. e Israel manifestaron su preocupación por la presencia del avión en la Argentina con una tripulación sobredimensionada que, además, apagó el transponder (una especie de GPS de los aviones) dentro de espacio aéreo argentino. El informe coincide totalmente con las declaraciones de ayer del ministro de Inteligencia del Paraguay, Esteban Aquino.

Según fuentes judiciales consultadas por Clarín, el informe del FBI dice que “Ghasemi es CEO y miembro del consejo de administración Qeshm Fars Air” y advierte sobre sanciones financieras y económicas contra las empresas o personas que colaboren con las firmas acusados de dar apoyo logístico al terrorismo por EE.UU.

Esa empresa Qeshm Fars Air fue embargada por el Tesoro de los Estados Unidos en diciembre de 2019 “debido a su participación directa en la actividad terrorista y la asistencia que proporciona a Al Quds”. Tanto esa firma como la aerolínea iraní Mahan Air –la propietaria del Boeing retenido en Ezeiza- fueron designadas como “entidades terroristas” por los EE.UU.

“Qeshm Fars Air opera vuelos de carga bajo cobertura civil para la Fuerza Quds y la Guardia Revolucionaria Iraní” y “los utiliza para contrabandear armas y equipos sensibles de Irán a Siria, entre otras cosas”, diría el informe del FBI siempre según las fuentes.

Qeshm Fars Air opera vuelos entre Irán y Siria de forma regular como parte “de los esfuerzos realizados por Irán y la Fuerza Quds para equipar a Hezbollah con armas, componentes militares avanzados y las armas están siendo contrabandeadas desde Irán a Hezbollah en el Líbano utilizando vuelos civiles de Teherán a Damasco”.

La justicia argentina acusó a la Jihad Islámica del Hezbollah de ser el autor material del atentado a la AMIA de 1994 que dejó un saldo de 85 muertos. Y cinco iraníes, entre ellos los ex comandantes de Al Quds, Vahidi y Rezai, tienen alertas rojas de Interpol como autores intelectuales del ataque.

En el informe se afirma que “un avión que pertenece a Qeshm Fars Air ha transferido equipos de Irán a Hezbollah en el Líbano utilizando la ruta entre Teherán y Beirut”.

Luego el FBI precisó que el 25 de octubre de 2007, el Departamento de Estado embargó bajo la Orden Ejecutiva 13382 al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Iraní por apoyar el terrorismo. Luego el Departamento del Tesoro lo acusó de “proporcionar apoyo material a los talibanes y Hezbollah”.

La Fuerza Quds “ha tenido una larga historia de apoyo a las actividades militares, paramilitares y terroristas de Hezbollah, proporcionándole orientación, financiación, armas, inteligencia y apoyo logístico”.

Ese grupo paramilitar “opera campos de entrenamiento para Hezbollah en el valle de Bekaa, en el Líbano, y al parecer ha entrenado a más de 3.000 combatientes de Hezbollah” en las instalaciones de entrenamiento que tiene en Irán.

Además, Al Quds “proporciona aproximadamente entre 100 y 200 millones de dólares en fondos al año a Hezbollah y ha ayudado a Hezbollah a rearmarse en violación de la Resolución 1701 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”.

El 13 de octubre de 2017, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos señaló a la fuerza Al Quds “para prestar apoyo a varios grupos terroristas, entre ellos Hezbollah”.

El 15 de mayo de 2018, la OFAC “impuso sanciones al gobernador y a un alto funcionario del Banco Central de Irán, un banco con sede en Iraq y su presidente, y a un funcionario clave de Hezbollah, todos los cuales han trasladado millones de dólares en nombre de la guardia revolucionaria al Hezbollah”. Este párrafo es un precedente que justifica la negativa de Axion, YPF y Shell a darle combustible al avión retenido en Ezeiza.

La OFAC acusó “a Muhammad Qasir (Qasir) parar actuar para Hezbollah o en su nombre. Qasir actuó como un conducto crítico para los desembolsos financieros de la guardia revolucionaria a Hezbollah”.

“Qasir está sujeto a sanciones secundarias de conformidad con el Reglamento de Sanciones Financieras de Hezbollah, que aplica la Ley de Prevención de Financiamiento Internacional de Hezbollah de 2015”, agregaría el informe.

La OFAC puede “prohibir o imponer condiciones estrictas a la apertura o mantenimiento en los Estados Unidos de una cuenta corresponsal o una cuenta a pagar por una institución financiera extranjera que facilite a sabiendas una transacción significativa para Hezbollah, o una persona que actúe en nombre o bajo la dirección de, o propiedad o controlada por Hezbollah”.

Daniel Santoro

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…