Domingo, 02 Octubre 2022 09:52

Por qué Horacio Verbitsky va perdiendo influencia dentro del kirchnerismo - Por Beto Valdez

Escrito por

La tradicional influencia y predicamento de Horacio Verbitsky dentro de las filas kirchneristas ya no parece ser el mismo. Si bien sus notas en el portal “El Cohete a la Luna” son leídas con interés en el mundo político, no generan el impacto que supo lograr durante sus tiempos en Página 12. 

Desde su portal “El Cohete a la Luna” intenta todos los domingos marcar la agenda del Gobierno del Frente de Todos y operar contra los referentes o funcionarios que no son de su agrado. Pero en estos tiempos Horacio Verbitsky ya no tiene la capacidad de daño de los primeros tiempos del kirchnerismo. 

“El Perro ya no es el de antes, nunca logró tener con Cristina el mismo predicamento que con Néstor y encima quedó un poco incómodo con la pelea interna, se mostró más cerca de ella porque tiene más discrepancias y poca influencia en la Casa Rosada”, comenta un diputado que recorre el espinel entre el albertismo y el Instituto Patria. Otros voceros consideran que sigue teniendo buena “inside information” pero sin capacidad de lobby como antes.

En las administraciones anteriores del kirchnerismo tenía una gran influencia y sus notas generaban terror entre aquellos que eran criticados porque creían que podrían pedirle la renuncia. Quedó claro que ya no tenía el mismo poder cuando comenzó la actual administración y sólo pudo poner alguien propio en un ministerio con poco poder.

Se trata de Elizabeth Gómez Alcorta, titular de la cartera de las Mujeres, Géneros y Diversidad. Vinculada al Centro de Estudios, Legales y Sociales (CELS), fue abogada de Milagro Sala y también de su socio de estudio jurídico Juan Martín Mena por la causa por el Pacto con Irán. Si bien el nuevo ministerio generó ruido y polémica, no tiene el mismo poder que otras áreas donde siempre tuvo injerencia el exdirigente montonero, como Seguridad, Justicia y Defensa.

Conviene aclarar una confusión que se generó en el inicio de la gestión de Alberto Fernández. Cuando este designó a Sabina Frederic al frente de la cartera de Seguridad se instaló la versión que la antropóloga también pertenecía al CELS y fue impulsada por el columnista de “El Cohete a La Luna”. Bad information diría Cristina Fernández de Kirchner. Frederic venía trabajando con el albertismo en el Grupo Callao. Además, tuvo varios choques mediáticos con Verbitsky, quien la llegó a comparar con Patricia Bullrich.

Tal es así que en una entrevista aclaró que “no soy del CELS, como se dice en los medios. Nunca lo fui. Si leen mi trayectoria académica se van a dar cuenta que mi orientación está construida en la vereda opuesta, porque en mis investigaciones yo trabajo confiando en la palabra de las fuerzas de seguridad, mientras que el de ellos es desconfiando”. Encima el presidente, cuando decidió prescindir de los servicios de la antropóloga, optó por el regreso de Aníbal Fernández, la peor decisión para el “Perro”. Se llevan pésimo y éste considera que el quilmeño “estropeó” los logros de Garré, implementado igual que ahora una política de buena convivencia con las fuerzas de seguridad.

Indirectamente se le puede adjudicar alguna influencia en la designación de la fiscal de Justicia Legítima Cristina Caamaño al frente de la Agencia Federal de Inteligencia, un área que le importa y mucho al exoficial montonero. Pero eso no significa que tuviera injerencia directa en la gestión como fue con Nilda Garré tanto en Defensa como en Seguridad durante la anterior administración K. “Nilda respetaba a rajatabla los consejos del Perro y prácticamente le armó los dos gabinetes”, revela un exfuncionario de esos tiempos.

La otra designación que pudo lograr fue para uno de sus principales allegados, el abogado Gustavo Palmieri. Logró colocarlo como comisionado en el Comité Nacional para la Prevención de la Tortura (CNPT). Cargo con pocas expectativas para alguien que en las gestiones anteriores del kirchnerismo se desempeñó en el Ministerio de Seguridad de la Nación, primero como Subsecretario de Gestión y Bienestar del Personal de las Fuerzas Policiales y de Seguridad, y luego como Secretario de Coordinación, Planeamiento y Formación de Fuerzas Policiales y de Seguridad. Poca cosa para alguien con peso en el CELS que tiene varias especializaciones, entre las que se destacan la beca 2007 para el Curso de Derechos Humanos y operaciones en terreno de organismos internacionales realizado en Nottingham (2007) y el doctorado en DD HH de la Universidad de Lanús durante 2014.

Otros nombramientos de la tropa de Verbitsky fueron el de Ana Gabriela Castellani como secretaria de Gestión y Empleo Público. Esta licenciada en Ciencias Sociales intentó impulsar la polémica idea de pasar a todos los contratados a planta permanente de la administración pública. También Carolina Varsky como subsecretaria de Programas Especiales contra la Violencia por Razones de Género.  Varsky, quien se desempeñaba en la Procuraduría de Narcocriminalidad, fue también coordinadora de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad de la mano de Alejandra Gils Carbó. Y Natalia Federman al frente del Equipo Argentino de Antropología Forense. De ciudadanía británica, por eso hubo que autorizarla a través de un decreto especial.

El gran enigma pasa por el nombramiento de Gabriela Cerruti como vocera presidencial. En un principio se especuló con que detrás de esa designación estaba Verbitsky por la histórica relación profesional entre ambos. Pero la grieta entre Alberto y Cristina los terminó separando. Incluso la experiodista salió públicamente a desmentirlo por afirmar que el músico Gustavo Santaolalla estaba viviendo en la Quinta Presidencial de Olivos. Además, Cerruti abandonó su tradicional cristinismo y se transformó en una albertista furiosa.

Nadie puede negar que Verbitsky es un kirchnerista de la primera hora y que siempre fue un referente para la dirigencia y sobre todo la militancia, pero su capacidad de lobby se fue desgastando. Además, su figura se vio desprestigiada cuando se conoció que había formado parte de los privilegiados del vacunatorio VIP. También la crisis interna del FdT lo afectó como a tantos que querían quedar a mitad de camino sin enemistarse con Cristina.  “Ya no es infalible y hay muchas cosas que no le gustan del Gobierno, le resulta indigerible la llegada de Sergio Massa al Ministerio de Economía y está incómodo con sus decisiones más ortodoxas, en otro momento ya lo estaría bombardeando todos los domingos”, explica un funcionario que lo conoce muy bien.

Alberto “Beto” Valdez

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…