Lunes, 11 Mayo 2020 21:00

Argentina y Portugal cuentan con el "Bono del tiempo" - Por Damián Di Pace

Escrito por

Argentina y Portugal también tienen condiciones diferentes donde nuestro país tiene una inflación de 50 %, tasas de interés del 38 % y una economía bimonetaria.

 

En términos de cuarentena “sanitaria” Ciudad y Provincia de Buenos Aires se mantienen en FASE 3. En términos de cuarentena “económica” avanzan hacia la FASE 2 en términos operativos pero una FASE más evolucionada a nivel conceptual.

Comienza una nueva etapa en la vida económica. Ya no se habla en términos de “flexibilización” de actividades sino en nueva “organización” y bienvenido sea. Ya no es “blanco” o “negro” sino que se comienzan a buscar los nuevos “grises sociales” para convivir y no esperar el final del coronavirus que no llegará hasta el llamado del timbre de una vacuna.

Estamos comenzando a construir un nuevo puente “económico”. No lo podemos construir desde los polos. No nos sirve comparar Noruega, Suecia y Argentina. Son cuadros macroeconómicos totalmente diferentes en materia de deuda, desempleo, inflación, tasa de interés, inflación y pobreza.


Sería conveniente que Alberto Fernández, así como en Septiembre 2019 se reunió con Antonio Costa premier de Portugal para entender por donde pasaba el “milagro” portugués desde el punto de vista económico que venía desde la gestión pasada de Paulo Coelho con una reducción de gasto público y disminución del déficit fiscal ahora tome como ejemplo el “milagro” portugués con el coronavirus.

En este cuadro de abajo vemos los países en Europa donde el “coronavirus” tiene alto impacto en vidas y alto impacto “económico”. En el caso de Portugal más similar a Argentina por sus crisis de deuda, sus niveles de pobreza, sus problemas de presión tributaria para financiar el gasto público y déficit fiscal tienen además una mirada socialista de la economía. Argentina está en la misma línea de Antonio Costa en materia de “control sanitario” pero aún no paso por la etapa de Paulo Coelho en materia “económica”.


¿Qué fue lo que le permitió a Portugal estando al lado de España tener otros números en materia de vidas y economía? Al igual que Argentina en el caso de Portugal jugo con la ventaja del tiempo. Su primer caso fue el 2 de Marzo y en España había para esa fecha 150 casos y en Italia más de 2000 contagiados y 52 muertos.

Sin aún ningún muerto el 13 de Marzo Portugal determina la “cuarentena parcial” con el cierre de escuelas, bares y discotecas, y limitando el encuentro en restaurantes. A los 5 días declara estado de emergencia y cierre de los comercios no esenciales y cuarentena general de su población.

El profesor Alexandre Abrantes, subdirector de la Escuela Nacional de Salud Pública de Portugal define muy bien lo que les permitió mostrar mejores números en vidas y menor impacto en la economía. "Portugal tuvo tiempo de ver lo que sucedía en España y en Italia para actuar".

Es decir, Argentina y Portugal tienen el “BONO” más preciado por las economías de todos los países del mundo. Cuentan con el “BONO DEL TIEMPO”. Quién tiene este título en su poder puede tomar decisiones más arriesgadas luego de haber sido muy “conservadores” durante más de 50 días aplanando las curvas de contagio.

Sin embargo, Argentina y Portugal también tienen condiciones diferentes donde nuestro país tiene una inflación de 50 %, tasas de interés del 38 %, una economía bimonetaria, déficit fiscal crónico, devaluaciones permanentes de su moneda y una clase política en permanente grieta. Antes de evaluar como solucionaron sus problemas afuera debemos reconocer los propios y tomar decisiones a la altura de la complejidad “Argentina”.

Por su parte, Argentina tuvo una caída cercana al 16 % de su PBI de acuerdo a GRA Consultores, ventas minoristas a la baja en un 57,6 % de acuerdo a CAME y una proyección de cierre para el año de caída del PBI que podría llegar al 10 %. De hecho, la situación presente es más delicada que la atravesada en 2002 desde el punto de vista económico, financiero y no menor y el condicionante “sanitario”.

Argentina comienza esta semana a ejecutar el “Bono del Tiempo”. Sin embargo, el bono tiene diferentes tasas de interés y rendimientos sobre el capital acumulado de contagios para cada una de las zonas de nuestro país. Donde las tasas de duplicación de contagios son de 114,8 días como el interior profundo de la Provincia de Buenos Aires (es decir el tercer cordón) están más cerca de la nueva normalidad como otras provincias del interior de nuestro país. Sin embargo, en el AMBA ese “Bono del Tiempo” tiene sus particularidades por qué si los porteños y bonaerenses no responden con responsabilidad respecto del nuevo comportamiento social y cultural para recuperar el tiempo perdido en la economía se consumirán el capital e interés obtenido del bono y volverán a FASE 2 para nuevamente comenzar a recuperar el capital perdido. Lo necesario es recortar intereses con suba de tasas de contagio esperado, pero no perder el capital respecto de su “tasa de duplicación”.


La mala noticia es que no hay una salida de la cuarentena, sino que hay nuevas fases de cuarentena para todos los casos. De hecho, la FASE 4 hasta ahora donde el 75 % de la población puede circular implica hasta ahora el premio mayor. Una FASE 5 con libertad absoluta y 100 % de circulación aún está lejos y se acercaría a la presencia de una vacuna contra el “coronavirus” aún también lejana.

Es decir, quien cuenta con el “Bono del tiempo” puede ser más agresivo a nivel de actividad “económico”. Ese bono forma capital y cobra interés en una nueva curva de aprendizaje social y cultural que la población pone en juego y en riesgo cada día con su proceder. Seamos responsables. Argentina no está en condiciones de volver a una fase anterior. Lo expresó oportunamente la Directora Gerente del FMI Kristalina Georgieva cuando expresó que “El virus golpea a personas con condiciones previas, con morbilidades, y de igual forma esta crisis afecta más duramente a los que ya tenían problemas” asociando a Argentina con un paciente del alto riesgo por su situación de crisis de deuda, déficit fiscal, recesión y alta inflación.

El filósofo griego Theophrastus decía que “el tiempo es la cosa más valiosa que una persona puede gastar”. En materia de prevención sanitaria el “tiempo de la tasa de contagio” es la cosa más valiosa que nuestra sociedad debe cuidar y no depende del Presidente de la Nación sino de todos nosotros. Nuestra libertad y economía está en juego. Vale la pena…

Damián Di Pace
Analista Económico y Director de Focus Market

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…