Lunes, 28 Febrero 2022 09:53

Señal al FMI: contienen el gasto en planes tras el récord que alcanzó en las elecciones 2021 - Por Bernardo Vázquez

Escrito por

En noviembre, tras las generales, se destinaban $ 1.207 millones por día. Tres meses después, en plena negociación por la deuda, esa cifra se redujo a los $ 1.073 millones diarios. 

En su todavía incierta negociación con el Fondo Monetario Internacional, el Gobierno nacional va dejando algunas señales contradictorias respecto a la exigencia de recortar subsidios que bajó el organismo a cambio de la firma del acuerdo por el pago de la deuda. 

Así, mientras en los primeros dos meses del año la asistencia al sector eléctrico y el pago de deuda pública se intensificaron por encima de las previsiones, el gasto en planes sociales ha vuelto a un ritmo estable, tras haber tocado un récord en noviembre del año pasado, una semana después de las elecciones que el Gobierno perdió en más de la mitad del país.

En enero y febrero, desde el Ministerio de Desarrollo Social se transfirieron a los dos programas centrales que manejan los movimientos sociales a razón de $ 1.073 millones por día. En la previa a las elecciones de noviembre pasado, el gasto había alcanzado un ritmo que superaba los $ 1.200 millones cada 24 horas. Pasaron tres meses, la inflación de ese período pasó el 10%, pero el gasto, en comparación, se redujo.

Políticas Alimentarias y Potenciar Trabajo son los programas que concentran el 90% de los recursos de todo Desarrollo Social. A la fecha, tras 58 días de 2022, se les destinaron a ellos $ 62.270 millones, unos $ 1.073 millones por día.

La asistencia a unas cuatro millones de familias a través de la Tarjeta Alimentar ya se llevó $ 39.904 millones. El Potenciar Trabajo, en tanto, demandó exactamente $ 22.365 millones, a la espera de recibir una segunda inyección de fondos en los primeros días de marzo. Se trata del programa por el que vienen reclamando mayor asistencia los piqueteros de izquierda y que el Gobierno se niega a aumentar el cupo actual de 1,2 millones de beneficiarios.

Dentro del borrador del acuerdo que se busca con firmar con el Fondo Monetario Internacional, se plantea la necesidad de fortalecer los esquemas de "asistencia social para servir mejor a los más necesitados", aunque también se promueve una reducción en el uso de subsidios y la consiguiente promoción de buena parte de los beneficiarios dentro del mercado laboral.

En una entrevista reciente con Clarín, el ministro de Desarrollo Social Juan Zabaleta fue contundente al afirmar que no habrá más altas en planes de empleo este año. "No es la misma Argentina que la de la pandemia. Está dando señales de recuperación. Más del 80% de los trabajos que se perdieron durante la pandemia se han recuperado", dijo.

El gasto destinado a planes sociales había aumentado precisamente tras la asunción de "Juanchi", intendente en uso de licencia en Hurlingham, en Desarrollo Social. Fue en agosto del año pasado que el Gobierno inyectó poco más de $ 100.000 millones al presupuesto anual del área que entonces conducía Daniel Arroyo, que originalmente tenía una partida de $ 255.000 millones.

La reasignación de partidas destinadas al Potenciar Trabajo y a Políticas Alimentarias fue una constante durante el segundo semestre del año, coincidentes con las dos elecciones legislativas de 2021. Ese presupuesto inicial, se duplicó y terminó en $ 531.000 millones, en lo que representó el mayor crecimiento del gasto de todas las jurisdicciones nacionales.

El alza récord se dio en noviembre, etapa en la que se empezaron a pagar bonos para el Potenciar Trabajo y luego de que se actualizarán los montos de la Tarjeta Alimentar. Entonces, entre ambos programas, se habían gastado $ 390.000 millones en 323 días del año, es decir, a razón de $ 1.207 millones por día.

Cabe recordar que los dos programas reportan a dirigentes de agrupaciones sociales como Emilio Pérsico, secretario de Economía Social y referente del Movimiento Evita, y a Laura Alonso, secretaria de Inclusión Social y que milita dentro de La Cámpora.

En ese contexto, a pesar del menor ritmo de envío de recursos, el gasto en subsidios a planes sociales sigue siendo elevado, sobre todo teniendo en cuenta que, en enero de 2021, hace exactamente un año, era de en torno a $ 600 millones por día.

Siguiendo la línea actual, con alrededor del 13% en promedio de los fondos anuales girados a las partidas centrales del ministerio, se mantiene un nivel razonable de desembolsos realizados y los recursos previstos tras la prórroga del presupuesto que decidió Alberto Fernández deberían alcanzar. Los últimos dos años, pandemia y elecciones mediante, se agotaron en julio.

Bernardo Vázquez

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…