Sábado, 01 Febrero 2020 21:00

A cuatro días de un posible default bonaerense, el Gobierno insiste con que no auxiliará a Kicillof y asegura que cerrará la reestructuración nacional con bonistas antes del 31 de marzo - Por Sergio Serrichio

Escrito por

La negociación con el FMI es importante, pero el equipo de Martín Guzmán confía en la relación constructiva con el organismo y en que hay más tiempo: el calendario de pagos con la institución se intensifica a partir de septiembre de 2021

 

El gobierno nacional no auxiliará a Buenos Aires si la provincia no logra el acuerdo de los tenedores de al menos el 75% de la emisión del BP21, el bono cuya segunda cuota de capital venció el 26 de enero pasado y que, pasados diez días, podría entrar en cesación de pagos el próximo miércoles.

“Es un tema de la Provincia, ellos decidirán qué hacer, no va a haber rescate si no pagan, aunque obviamente tenemos una visión común y coordinación con eje en el concepto de sustentabilidad”, dicen en el entorno del ministro de Economía, Martín Guzmán.

Guzmán volvió de su viaje a Nueva York, donde se vio con inversores privados y funcionarios del Fondo Monetario Internacional, convencido de que cumplir con la promesa de cerrar la negociación de la deuda con los acreedores privados el 31 de marzo es la mejor forma de ganar credibilidad mientras simultáneamente mantiene la disciplina fiscal hasta un punto en que no ahogue el objetivo de hallar una salida a la larga recesión que aqueja a la economía argentina.

Lema

Además, el ministro volvió con un lema: “ni agresivos ni amigables, sustentables”, que repiten casi como un rezo los miembros de su equipo, especialmente los más cercanos al tema deuda.

El pedido central al FMI es el aplazamiento de los vencimientos por 44.000 millones de dólares que, según el acuerdo firmado por el gobierno de Macri, el Tesoro argentino debe devolver de aquí al año 2023, un plazo y una suma que Guzmán define sencillamente como “impagable”

En Nueva York, en su contacto con el economista venezolano Luis Cubeddu y la norteamericana Julie Kozak, respectivamente jefe de la misión argentina y número dos del Departamento Hemisferio Occidental del Fondo, Guzmán quedó complacido por el buen clima de la relación, el mismo que el representante argentino en el directorio del Fondo, Sergio Chodos, percibe en el staff técnico del organismo y en buena parte del management, particularmente en la directora gerente, la búlgara Kristalina Georgieva.

En términos de secuencia, lo primero a definir es la restructuración de la deuda con los acreedores privados, que en monto más que duplica la deuda con el FMI y, empieza a apretar mucho antes. De ahí la fecha autoimpuesta del 31 de marzo para definir la cuestión. Los vencimientos con el Fondo, en cambio, se empinan recién a partir de septiembre de 2021.

La misión del Fondo estará de 3 a 4 días a partir del 12 de febrero, la misma semana en que Guzmán presentará en el Congreso sus proyecciones de “sustentabilidad de la deuda”.

“Tenemos un diálogo muy activo en curso con Argentina. Compartimos el objetivo de poner en marcha políticas que puedan estabilizar la economía, proteger a los más vulnerables de la sociedad y allanar el camino para un crecimiento sostenible e inclusivo”, dijo el vocero del organismo, Gerry Rice, luego del encuentro entre Cubeddu y Guzmán en el Consulado local en Nueva York.

Según se confirmó la semana pasada, una nueva misión del FMI llegará al país el 12 de febrero. También se confirmó que Guzmán y Kristalina Georgieva se verán el miércoles que viene en un seminario en el Vaticano. El ministro viaja antes y se encontrará con el presidente Alberto Fernández en sus visitas oficiales a Alemania y España. Parte de los objetivos de raid europeo es conseguir apoyo de los países miembros de board de FMI.

“Kristalina Georgieva se reunirá con el ministro Guzmán cuando asista a ese seminario en Roma”, confirmó Rice. "Se espera una misión del FMI en Buenos Aires en febrero para seguir intercambiando opiniones sobre los planes macroeconómicos y el análisis de sostenibilidad de la deuda en lo que respecta a la Argentina. La misión buscará escuchar a las autoridades argentinas sobre sus ideas y sus planes para el futuro”, agregó Rice.

“Hay un plan”

Lo que el equipo económico quiere dejar en claro es que “hay un plan y se viene cumpliendo": medidas coordinadas entre el ministerio de Economía y el Banco Central, reperfilamiento de los vencimientos en pesos, baja de las tasas de interés y establecimiento de un “piso” a la caída de la actividad económica, inicialmente mediante la recuperación de la demanda de los sectores menos pudientes y manteniendo siempre la prudencia fiscal.

“Lo que no vamos a hacer -dicen- es un Power Point con proyecciones azarosas, porque la economía está en emergencia y en desequilibrio". Recién cuando se recupere el equilibrio y cierta tranquilidad se podrán hacer proyecciones realistas a dos, tres o más años.

Economía confía en “encapsular” los efectos de un posible default bonaerense, aunque enfatiza que de ningún modo les tienta la posibilidad de una cesación de pagos ni de la provincia de la Nación.

“A lo que no renunciamos es a la sustentabilidad como principio rector; no somos agresivos ni complacientes; no hubo default el 11 de diciembre, como muchos decían que iba a haber, pero no significa que no pueda haberlo. Queremos sustentabilidad con reactivación económica”, dicen, casi como un eco.

Sustentabilidad que el equipo económico quiere lograr con una suerte de “paso a paso”, poner primero fin a la caída de la actividad, y recién entonces ir vislumbrando un sendero de salida y de crecimiento. En cualquier caso, insisten, Guzmán presentará sus proyecciones de “sustentabilidad” en el Congreso a mediados de febrero.

Sergio Serrichio

Visto 435 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…