Jueves, 26 Noviembre 2020 02:46

Janet Yellen deberá reactivar la economía de EE.UU. en plena pandemia - Por Francesc Peirón

Escrito por Francesc Peirón

Keynesiana de formación, Yellen ya fue, con Obama, la primera mujer al frente de la Reserva Federal. 

Janet Yellen es la nominada por Joe Biden para lidiar con la economía estadounidense del virus y el post virus. Un papelón: más de 13 millones de parados y los pequeños negocios temblando.

En 231 años, Estados Unidos ha tenido 77 secretarios del Tesoro. Todos hombres.

La número 78, Janet Yellen, de 74 años, será la primera mujer al frente de ese departamento clave si el Senado le da el visto bueno.

Ya pasó por ese trámite cuando Barack Obama la eligió para presidir la Reserva Federal, la Fed o banco central de EE.UU., donde también fue la primera mujer (2014-2018). Entonces recibió el voto de once republicanos, de los que tres continúan. El control de esta Cámara no se resolverá hasta el próximo 5 de enero. Ese día se votan los dos escaños por Georgia. Si los ganan los demócratas, empatarán a 50 asientos y serán los que tengan la llave gracias a que preside la vicepresidenta del gobierno, Kamala Harris.

Partidaria de los estímulos públicos, los republicanos duros ya la azotan por su “generoso gasto social”

Keynesiana de formación –los mercados son imperfectos y hay que hacer correcciones–, Yellen es una economista laboral que afrontará precisamente el reto en un momento de alto desempleo y una economía bajo el impacto de la Covid-19, que en estos últimos días campa a sus anchas por el país, forzando de nuevo a establecer restricciones.

Frente a esta situación, ella no ha escondido su preferencia para que el gobierno continúe con los estímulos en apoyo de los trabajadores, de los hogares y los negocios. Sostiene que la falta de estas ayudas a los estados y los gobiernos locales provocará una recuperación más lenta todavía que la de la gran recesión del 2008.

“Mientras la pandemia afecta todavía gravemente la economía, necesitamos continuar con este extraordinario apoyo fiscal”, afirmó en una entrevista el pasado octubre en Bloomberg TV.

“Necesitamos un esfuerzo mucho más efectivo del realizado hasta ahora –añadió– y, si tenemos esto, será bueno no solo para la sanidad sino también para reabrir la economía”.

Este esfuerzo está varado en las desavenencias políticas entre los dos partidos y un presidente Trump dispuesto a hacer una política de tierra quemada en sus últimas semanas en la Casa Blanca.

A Yellen se la considera una nominada moderada, que tiene todo de cara para superar la prueba del Senado, sea cual sea su composición. Dentro del partido, su elección ha sido bien recibida hasta por aspirantes más radicales, como la senadora Elizabeth Warren, que sonaba para el Tesoro. “Es una elección excelente”, escribió Warren en su Twitter.

“Janet Yellen ha mostrado una disposición absoluta para desafiar al poder corporativo y no dejarse intimidar por los grandes bancos”, dijo Adam Green, cofundador de Progressive Change Campaign Committee. “Este es un ingrediente clave en la reconstrucción de nuestra economía”, insistió en la NPR (radio pública).

Pero Yellen, que lideró el consejo de asesores económicos durante la administración de Bil Clinton, deberá sortear la escasa o ninguna colaboración del sector duro republicano.

Uno de sus órganos de expresión, la editorial del The Wall Street Journal , felicitó este martes al secretario Steve Mnuchin por “su coraje” de poner fin a los programas de ayudas de emergencia. El Journal describió a Yellen como una seguidora del precepto del dinero fácil, “con un generoso gasto social financiado por el aumento de impuestos”.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…