Lunes, 13 Junio 2022 10:45

Empate técnico entre Macron y Mélenchon con ventaja para el presidente de la República - Por Juan Pedro Quiñonero

Escrito por Juan Pedro Quiñonero

El resultado en la primera vuelta de las legislativas plantea un escenario sin precedentes en una Francia dividida en tres grandes bloques. 

Los resultados oficiales de la primera vuelta de las elecciones legislativas, anunciados por el Ministerio del Interior, la madrugada del lunes, confirman un empate técnico entre la coalición de centro y derechas de Emmanuel Macron y la coalición de izquierdas liderada por Jean-Luc Mélenchon.

Un aldabonazo y escenario sin precedentes en la historia política de Francia, dividida en tres grandes bloques sociales, culturales y políticos. Una transformación radical de los equilibrios políticos tradicionales.

Renacimiento, el partido de Macron, y su coalición de partidos de la mayoría presidencial, Juntos, consiguieron el 25,75 de los votos de la primera vuelta. Un retroceso importante y amenazante de las fuerzas políticas que apoyan al presidente. La mayoría presidencial consiguió el 32,32 % de los votos en la primera vuelta de las legislativas del 2017.

Un retroceso de 6,57 puntos grave y significativo

La Unión Popular, Ecológica y Social (NUPES), una coalición dominada por La Francia Insumisa (LFI, extrema izquierda populista), liderada por Jean-Luc Mélenchon, pudo conseguir entre un 25,66 % de los votos de la primera vuelta. El PS queda «eclipsado» y parcialmente «invisible» en NUPES, que no existía hace cinco años, creada hace apenas un trimestre corto. La nueva izquierda mayoritaria es anti europea y anti alianza atlántica. Desaparece el socialismo europeísta. La nueva izquierda mayoritaria, es una izquierda anti UE, anti Alianza Atlántica.

Agrupación Nacional (extrema derecha), el partido de Marine Le Pen, consiguió el 18,66 % de los votos. Un resultado importante. Pero menos espectacular de lo esperado.

Por primera vez la Asamblea Nacional de Le Pen obtiene representación

Ese empate técnico entre una coalición de centro, derecha y reformistas, y una coalición de izquierdas, lideradas por un líder de extrema izquierda populista, con una presencia significativa de la extrema derecha en la Asamblea Nacional, a partir de la semana que viene, es una novedad sin precedentes en la historia política francesa.

Los Republicanos (LR, derecha tradicional), consiguieron el 11,29 %. La derecha histórica evita el desastre, pero se queda reducida a un grupo parlamentario de eventual apoyo a Macron.

Reconquista, grupúsculo de ultra derecha, liderado por Éric Zemmour obtuvo el 4,24. Un fracaso relativo, sin implantación parlamentaria digna de ese nombre.

Configuración de la Cámara inédita

A partir de esos resultados, en la primera vuelta, la segunda ronda, el domingo que viene, debe confirmar la nueva Asamblea Nacional, primera cámara del parlamento, que tendrá una configuración inédita y sin precedentes en la historia de la V República.

Según las primeras estimaciones, tras los resultados oficiales, el partido y la coalición presidencial, podrán tener una mayoría absoluta o relativa de 275 a 310 diputados. La coalición de izquierdas podrá tener entre 180 y 210 diputados. La derecha tradicional tendrá entre 40 y 60 escaños. La extrema derecha puede entrar en la AN con un grupo de 5 a 25 escaños.

La abstención histórica del 52,5%, en la primera vuelta, deja en suspenso millones de votos 'ocultos' e imprevisibles. A la espera de una semana de campaña final, los resultados del domingo anuncian la apertura de una nueva e imprevisible página en la historia política de Francia, con muchos flecos inflamable y turbulentos para Europa.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…