Viernes, 07 Octubre 2022 10:30

La Comunidad Política Europea empieza a andar hoy en Praga - Por Enrique Serbeto

Escrito por Enrique Serbeto

Asisten 17 países que no son miembros de la UE como Reino Unido, Turquía, Ucrania o Serbia. Abordarán el tema de la invasión rusa y de la crisis energética.

La Comunidad Política Europea (EPC, por sus siglas en inglés) que propuso esta primavera el presidente francés, Emmanuel Macron, celebró el jueves su primera reunión en Praga, donde también tiene lugar una cumbre europea informal convocada por la Presidencia checa. A la reunión han sido invitados 17 países que no son miembros de la UE, entre ellos el Reino Unido, que asiste por primera vez a un acontecimiento de este tipo desde el Brexit, junto a otros que, como Ucrania, sueñan con ser algún día miembros, o Turquía, que es un país candidato casi perpetuo. La reunión constituye además un símbolo del aislamiento diplomático al que están sometidas Rusia y Bielorrusia, que no fueron invitadas expresamente.

Los países no miembros del la UE participantes en esta primera reunión son Azerbaiyán, Albania, Armenia, Serbia, Bosnia y Herzegovina, Montenegro, Kosovo, Macedonia del Norte, Noruega, Suiza, Islandia, Liechtenstein, Moldavia y Georgia. Por parte comunitaria, solo se señaló la ausencia de la primera ministra danesa, la socialdemócrata Mette Frederiksen, debido a la crisis política que se ha desatado en su país.

Una alternativa

Cuando Macron propuso esta idea después de una deslucida conferencia sobre el futuro de Europa, dijo que «teniendo en cuenta su altísimo nivel de integración, la UE no puede ser a corto plazo el único modo de estructurar el continente europeo», que es una forma de decir que no es posible ampliar indefinidamente su número de miembros. Pero puesto que tampoco es posible abandonar a su suerte a todos los países del mismo entorno geográfico que intentan estructurar su futuro en dirección a Europa, lo que además deja abierta la posibilidad de que otras potencias como China o Rusia se conviertan en el elemento dominante en zonas como los Balcanes, la CPE se constituye como el foro donde los países comunitarios y los no comunitarios pueden encontrar un espacio de cooperación.

Según la información oficial, por ahora esta Comunidad es «una plataforma de coordinación política que no reemplaza ninguna organización, estructura o proceso existente y tampoco pretende crear otros nuevos en esta etapa». Es decir, se trata de un foro que idealmente puede reunirse dos veces al año y en el que se discuten aspectos de coordinación genérica sobre asuntos de actualidad. Por ejemplo, en esta primera reunión se hablará de la guerra de Ucrania y de la crisis energética en el continente.

La cuestión de si se trata de la antesala o la sala de espera de la UE no parece la más exacta, porque el proceso de ingreso es único para cada país y, por otro lado, parece claro para todos que no puede haber una nueva ampliación de la Unión si no se cambian antes los Tratados para impedir que las instituciones se bloqueasen.

El debate sobre la incorporación de nuevos países divide profundamente a los Veintisiete, mientras que la idea de esta Comunidad Política Europea se ha abierto paso en cuestión de meses. Seguramente porque más bien se trata de una versión imaginativa del sempiterno concepto de la Europa a dos velocidades, una que camina hacia una integración cada vez más intensa y otra en la que orbitan aquellos países que solo se interesan por la cooperación genérica en áreas de interés mutuo.

El hecho de que Liz Truss haya aceptado volver a una reunión europea bajo esta fórmula es bastante ilustrativo, porque podría considerarse también como una Europa a medida para el Reino Unido.

Plataforma para Ankara

Para otros países como Turquía, que tiene ambiciones hegemónicas en la zona del Mediterráneo Oriental y el Cáucaso, esta también es una plataforma que le puede permitir expandir su influencia. De hecho, se propone aprovechar la ocasión para celebrar una reunión con el presidente armenio, país con el que mantiene cerrada la frontera, de la mano de su principal aliado en la zona, Azerbaiyán.

El debate sobre la incorporación de nuevos países divide a los Veintisiete, mientras que la idea de esta Comunidad Política Europea se ha abierto paso en cuestión de meses.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, dijo que la reunión era muy importante para todos los países que «compartimos el mismo continente y enfrentamos los mismos desafíos». El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, saludó por su parte la posibilidad de «construir una nueva estructura de seguridad en Europa», teniendo en cuenta que muchos de los países que participan de esta iniciativa y que no son miembros de la UE lo son de la OTAN. Borrell también dejó claro que por ahora «esto tiene que hacerse sin Rusia. No porque no queramos que Rusia sea parte de Europa, sino porque Putin se ha excluido a sí mismo de la comunidad europea».

La parte menos vistosa de la reunión es que no se había previsto que hubiera una declaración final ni que se creasen estructuras legales o siquiera administrativas para este proyecto de organización. Los líderes europeos se quedan el viernes en Praga para celebrar el consejo europeo informal.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…