Viernes, 11 Febrero 2022 08:45

El kirchnerismo comienza a rendir cuentas sobre sus alabanzas al comunismo - Por Marcelo Duclos

Escrito por Marcelo Duclos

La vocera presidencial pasó un momento incómodo, cuando un grupo de periodistas le consultó sobre las palabras de Alberto Fernández en China y Rusia. 

Habla nerviosa y pausada. Se le ve inquieta cada vez que tiene que responder a los medios. Mucho más tensa que cuando se manifestaba como legisladora del oficialismo. El rol de vocera oficial del Poder Ejecutivo no le queda nada bien a Gabriela Cerruti. Alberto Fernández, de labia porteña y chamuyo argentino clásico, sería mucho mejor portavoz. Pero la interna del Frente de Todos la dejó a ella para poner la cara por una gestión indefendible. Y el resultado es paupérrimo. Más allá de las limitaciones de ella, los desatinos del mandatario no la ayudan, definitivamente.

“Con respecto a los elogios desmedidos sobre Putin y Xi Jinping no recuerdo, a pesar de haber compartido con el presidente la gira, no recuerdo los elogios. ¿Usted me los puede recordar?”.

En la tarde de hoy, Cerruti se vio arrinconada por las preguntas de los periodistas, que no le dejaron pasar la actitud bochornosa del mandatario argentino ante sus pares de Rusia y China. Aunque Cerruti apostó a que la periodista Silvia Mercado podría no tener “frescas” las declaraciones de Fernández, la comunicadora, ya sin micrófono y a viva voz, le recordó varios momentos del mandatario que dijo sentirse identificado con todo el accionar del Partido Comunista de China.

“Diplomacia”, “Macri también lo hizo”, “multilateralidad”, “Estados Unidos lo comprende también así” y un largo etcétera. Cerruti salió como pudo del momento incómodo y les pidió a los periodistas en general que los medios dejen de “agitar fantasmas”. Pero lejos de terminar el mal trago, la vocera recién comenzaba a probar el primer sorbo.

A la periodista de Infobae le siguió una colega de La Nación, que le preguntó a la portavoz oficial cuál era la postura del gobierno, ante la desconformidad planteada off the record por parte de la Secretaría de Estado norteamericana, sobre el accionar de Fernández en su gira. Cerruti, ya notablemente nerviosa, la menospreció como periodista, sacando la “chapa” de sus años de experiencia y dijo que solamente en Argentina un trascendido podía convertirse en la tapa de un diario.

Pero la frutilla del postre llegó de la mano de un cronista que le preguntó si la vista gorda del presidente con respecto a la violación de derechos humanos en China y en Rusia tiene que ver con las necesidades económicas del gobierno, o si “se está poniendo en la mesa” la posibilidad de un cambio del “Sistema Político en Argentina”.

“No sé qué contestarle. Me desconcierta. Sinceramente, ¿usted me está preguntando si la Argentina se va a volver comunista porque el presidente viajó a China?”. Con una leve sonrisa, como para descontracturar una situación tensa (al menos para ella), Cerruti se quejó y dijo que la habían llevado a un debate “de los sesenta”. «Mao es un líder histórico», aseguró la vocera de Fernández.

Papelón de Alberto en redes

Luego de la conferencia de prensa, un usuario defendió el desempeño de la vocera y aseguró que el periodismo era una “vergüenza nacional”. Alberto Fernández replicó el comentario en su cuenta personal. Luego de una catarata de críticas, el mandatario eliminó el retwiteó pero las capturas estaban en todos lados.

La presidente del PRO, Patricia Bullrich, cuestionó al mandatario y le preguntó si se trajo alguna otra constitución para aplicar en el país, luego de su viaje a los países autoritarios.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…