Jueves, 25 Marzo 2021 12:08

Schiaretti muy cerca de rechazar un acuerdo con el Frente de Todos pese al riesgo electoral

Escrito por LaPoliticaonline.com

El peronismo que acompaña al gobernador cree que compartir boleta en octubre con el kirchnerismo los dejaría fuera de carrera por la gobernación en 2023. 

El debate interno en el peronismo de Córdoba que lidera el gobernador Schiaretti sobre qué estrategia electoral aplicar en las legislativas de este año, empieza a decantarse. No se lo comentan ni a la almohada, pero los dirigentes más importantes del oficialismo cordobés creen que no hay que compartir boleta con el Frente de Todos, aún a riesgo de salir terceros, como auguran algunas encuestas.

Córdoba tiene un particular sistema unicameral en el que todos los legisladores se renuevan en la elección de gobernador. Eso garantiza gobernabilidad al mandatario electo, pero desengancha a la provincia de las legislativas de medio término para el Congreso nacional, donde prevalece la polarización de las fuerzas nacionales.

Desde que Alberto Fernández asumió la Presidencia, la Casa Rosada ensayó con Schiaretti un juego político de palo y zanahoria, con la idea de lograr que se fusione con el Frente de Todos. Córdoba desequilibró en 2015 y le permitió a Macri ser Presidente. Así de importante es la apuesta y por eso Alberto mantuvo la asistencia financiera a la Caja de Jubilaciones provincial y ordenó una provisión importante de obras públicas, pero también dejó correr a su amigo el senador Carlos Caserio para que arme un peronismo no kirchnerista, pero cercano a la Casa Rosada.

Córdoba es el distrito más anti kirchnerista del país, si acordamos ahora para evitar el riesgo de salir terceros por la polarización, podemos perder el poder en el 2023. Tenemos que defender la coherencia de nuestro modelo político.

Hasta ahora Schiaretti agradeció sobre todo la asistencia a la caja de jubilaciones -problema eterno de la provincia-, pero la enmarcó en una correcta relación "institucional" de Córdoba con el poder central. La relación es mejor que la guerra abierta que tuvo con Cristina, pero su espacio cree que las razones para que ese entendimiento no se traduzca en un entendimiento electoral, siguen vigentes.

"Córdoba es el distrito más anti kirchnerista del país", explicó a LPO un importante dirigente del espacio de Schiaretti. "Si acordamos ahora para evitar el riesgo de salir terceros por la polarización, podemos perder el poder en el 2023", agregó. Si se da el peor pronóstico para el oficialismo cordobés y salen terceros -detrás de Cambiemos y el Frente de Todos-, la consecuencia no es menor: perderían una banca estratégica en el Senado, para la que todo indica, competirá Alejandra Vigo, diputada y esposa del gobernador.

"Tenemos que defender la coherencia de nuestro modelo político", destacó. Una muestra de esa lectura la ofrecieron la semana que pasó cuando junto a Cambiemos y lavagnistas, los diputados de Schiaretti acordaron impulsar el tratamiento de la ley de biocombustibles, una industria vital para Córdoba. La jugada causó un daño importante al Frente de Todos que tuvo que reprogramar para el próximo sábado la ley de ganancias, que será una de las banderas electorales de este año del oficialismo.

"Defendemos la agroindustria, la independencia judicial, tenemos una relación correcta con los medios", enumeró la fuente, que no le escapa a la etiqueta "peronismo republicano" para identificar en términos ideológicos, al espacio que integra.

Otro de los dirigentes importantes del espacio de Schiaretti agregó "en los hechos somos un partido provincial y no nos ponemos colorados de decirlo".

Por eso, las fuentes recordaron que no sería la primera vez que pierdan la elección nacional de medio término y ganen la gobernación. De hecho, el espacio que fundaron De la Sota y Schiaretti viene gobernando Córdoba de manera ininterrumpida hace 25 años, constituyendo uno de los modelos políticos más exitosos del país. Un modelo que siempre buscó proyectar una visión de desarrollo desde el interior del país y que integra en la gestión real de la provincia, a una de las pocas burguesías nacionales que quedan, con empresarios agrícolas, industriales y de las finanzas.

Un espacio que ahora enfrenta un desafío vital. Tras la muerte de De la Sota y la conclusión del último mandato de Schiaretti, por primera vez disputará el poder sin uno de sus dos líderes fundacionales. Y como la fórmula binaria parece ser el ADN de este peculiar peronismo cordobés, otra vez asoman dos dirigentes para el recambio: el intendente de Córdoba Capital, Martín Llaryora y el vicegobernador Manuel Calvo.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…