Viernes, 07 Mayo 2021 00:38

Ganadores y perdedores de la vacunación en el GBA: municipio por municipio, el ranking de los que más vecinos inmunizaron - Por Malena Revuelta

Escrito por Malena Revuelta

Hay distritos del Conurbano que aplicaron menos de la mitad de dosis que otros, en relación con su población. Cuáles son las explicaciones que da la Provincia. El retraso de La Matanza. 

La campaña de vacunación contra el Covid-19 en la Provincia de Buenos Aires sigue avanzando con los altibajos relacionados con las fechas de llegada de las tandas de vacunas a la Argentina. Hasta este miércoles, aproximadamente el 17% de la población bonaerense había recibido al menos una dosis y el Conurbano se mantenía en el mismo rango, algo por debajo del promedio general de la Provincia: en 26 municipios del GBA, un 15% de los habitantes fueron vacunados, y se llevaban aplicadas aproximadamente 16.000 dosis cada 100.000 habitantes.

Sin embargo, entre distritos hay diferencias importantes: algunos llegaron a vacunar -en proporción a la cantidad de habitantes- el doble o más que otros. Por caso, entre Morón, el municipio con más dosis aplicadas en relación con su población, y La Matanza, el que viene más rezagado, la relación es casi de 3 a 1. Uno lleva más de 29.000 aplicaciones cada 100.000 habitantes y el otro apenas sobrepasa las 10.000.

Según argumentan desde el Ministerio de Salud de la Provincia, las diferencias pronunciadas entre municipios tienen que ver con la cantidad de inscriptos y de los grupos prioritarios a vacunar: los denominados "estratégicos" (salud, educación, seguridad) y de riesgo. La distribución "no depende de la población objetivo, sino que se vacuna en relación con la cantidad de personas registradas", explican.

Remarcan la incidencia del número de habitantes efectivamente registrados para recibir la vacuna en relación con la población. "En Avellaneda hay más personas inscriptas y 200 mil habitantes menos que en Florencio Varela", ejemplifican. Se trata, precisamente, de dos distritos también con marcadas diferencias en la cantidad de dosis aplicadas cada 100.000 habitantes: Avellaneda duplica a Varela.

Otro condicionante a tener en cuenta es la superficie -a mayor extensión, más complejidad tanto para los operativos de vacunación como para eventuales campañas de inscripción y difusión- y las características de distritos con extensas áreas menos urbanizadas o semirrurales, que dificultan la logística.

Los más y los menos

En efecto, los municipios que más avanzaron hasta ahora están entre los más chicos: Morón, Avellaneda, Vicente López, San Isidro, Ituzaingó y Hurlingham son los seis que superan las 22.000 dosis cada 100 mil habitantes. Se trata de distritos que no llegan o están apenas por encima delos 50 kilómetros cuadrados de extensión.

En el otro extremo, con menos de 13.000 dosis aplicadas cada 100 mil personas, los que aparecen son La Matanza (323 km2), Merlo (170 km2), Florencio Varela (190 km2), Tigre (148 km2 que llegan a 360 contando las islas) y José C. Paz, una excepción ya que se trata de un municipio chico, pero con muy bajo desarrollo de tecnología y vías de comunicación.

En Avellaneda sacan pecho con los números. "Nuestros puestos de vacunación y el personal destinado a la logística forman parte de una red bastante amplia", argumentan.

La distribución de los puestos, como en el resto de la provincia, está en manos del gobierno bonaerense. "Pero además de los centros de vacunación armamos postas en espacios municipales para reforzar el programa provincial", explican. "A pesar de estar bastante bien, los números nunca alcanzan y tendríamos que vacunar aún más", completan desde la Municipalidad.

En Lanús, uno de los municipios del Sur que más vacunó (arriba de 20%), se da un caso particular que desmentiría que la logística aportada por las intendencias sea de primordial influencia en el ritmo de vacunación. El distrito conducido por Néstor Grindetti -el único del Sur opositor al gobierno de Axel Kicillof- se mantiene al margen de los operativos. "No tenemos ninguna incidencia pese a haber ofrecido ayuda", viene quejándose Grindetti desde hace varias semanas. Y asegura que su administración podría aportar 17 salas y 100 personas para vacunar. "Pero hay una decisión de la provincia de manejarlo de forma centralizada", asegura.

En Almirante Brown, un municipio donde superan por poco las 15.000 dosis cada 100 mil habitantes, debieron implementar un sistema para evitar que la gente -en especial las personas mayores- faltara a su turno de vacunación. Armaron una central telefónica para llamar a quienes ya tienen fecha asignada. "Se llegan a realizar hasta dos mil llamados por día, de acuerdo con la cantidad de aplicaciones previstas", indican desde la Comuna. Y confirman que se prioriza a adultos mayores a los que se les informa también cómo llegar al vacunatorio que les haya tocado.

Desde Provincia insisten en que la clave de las diferencias pasa por el impulso que se le haya dado a la inscripción en cada municipio. "Algunos hicieron una gran movida e inscribieron a muchos mayores de 60, entonces recibieron muchas más vacunas que otros", insisten desde el Ministerio de Salud bonaerense.

Otro dato que incide en el ritmo de vacunación es la cantidad de menores de 60 años residentes en cada municipio que integran grupos prioritarios, es decir, personal de salud, estratégicos (educación, seguridad) y con factores de riesgo.

De acuerdo con un estudio realizado por la facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, hasta fin de abril, Morón había vacunado a 19.596 trabajadores de salud, San Isidro a 16.448 y José C. Paz a 11.873, tratándose de tres distritos con población similar.

En La Matanza, solo el 10%

Hasta este miércoles, La Matanza era el único partido del Gran Buenos Aires que tenía a menos del 10% de su población vacunada: 232.110 personas habían recibido al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus, lo que representa el 9,97% de la población matancera teniendo en cuenta el número de habitantes estimado por el Indec. Y el total de dosis aplicadas era de 244.209, en una proporción de 10.491 cada 100.000 habitantes.

En el distrito gobernado por Fernando Espinoza confluyen los motivos y los argumentos de Provincia para explicar los diferentes ritmos de vacunación entre municipios. La enorme superficie y vastas zonas con malas condiciones de conectividad -tanto en señal de Internet como de telefonía- se volvieron obstáculos para las campañas de difusión e inscripción que el Gobierno bonaerense basó casi totalmente en formatos digitales.

En términos absolutos, La Matanza, con 17 puntos de vacunación Covid, está entre los distritos que más tiene. Sin embargo, ese número no se diferencia demasiado de los de otros partidos con extensiones y poblaciones cuatro o cinco veces más chicas.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…