Jueves, 05 Agosto 2021 11:12

Vuelve Macri a la Argentina: ¿qué rol que tendrá en la campaña de Juntos por el Cambio? - Por Gonzalo Prado

Escrito por Gonzalo Prado

Macri solamente reclamó dos lugares, tuvo injerencia en otras dos provincias y potencia su rol de expresidente/consultor dentro de Juntos por el Cambio. 

Macri volverá a la Argentina el lunes 9 de agosto, si finalmente se autoriza el vuelo que tiene programado. El domingo irá desde Suiza hasta España a tomar el avión que lo traerá nuevamente al país. Participará de la campaña, pero solo en lugares estratégicos donde su imagen es buena. No va a pisar el conurbano bonaerense.

Por primera vez en varios años, el expresidente Mauricio Macri no tuvo un rol preponderante en el cierre de listas del PRO y de la coalición opositora Juntos por el Cambio. Distanciado por miles de kilómetros de distancia, literalmente, el ex jefe de Estado tomó una actitud más pasiva en lo que fue la disputa por los lugares en las listas.

Un poco por decisión propia, otro poco por lo que terminó generando el contexto, Macri tuvo poco peso en la disputa final por los nombres en las listas de Juntos por el Cambio tanto para cargos nacionales como para distritales. Se le conocen, solamente, dos pedidos. Que su secretario privado Darío Nieto esté en un puesto entrable para ingresar a la Legislatura porteña y que el extitular del Sistema de Medios Públicos, Hernán Lombardi, ingrese a la Cámara de Diputados.

En el camino, perdió varios de los alfiles que supo tener en las últimas listas, como es el caso de los diputados nacionales Ezequiel Fernández Langan, María Carla Piccolomino o Carmen Polledo: fueron quedado afuera de las nóminas de Juntos por el Cambio. Polledo es además un caso aparte debido a que es un mix entre Macri y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Desde Suiza, Macri tampoco tuvo un rol preponderante en los cierres de listas en el resto de las provincias. Personalmente, según reconstruyó A24.com, se encargó de llamar para “ordenar” en Mendoza y en Salta; también mandó “voceros” a transmitir su opinión en La Rioja y en Catamarca con los socios locales de Juntos por el Cambio.

Quienes tuvieron un dialogo con el expresidente en las últimas semanas sostienen que en los casos de Nieto y Lombardi se trató de cuestiones más especiales en Juntos por el Cambio. Con su secretario, quería mandar un mensaje de que el espacio lo protegía, pero en el que también se mantenían en línea con el “no necesitamos fueros”. Noveno en la lista a legisladores porteños, Nieto no tendrá inmunidad parlamentaria de haber modificaciones en la causa sobre el presunto espionaje ilegal en la que ya le dictaron la falta de mérito.

“Había que darle una señal por todo lo mal que la pasó. Los aprietes, las llamadas, el acoso de ciertos medios. Era lo correcto y ese fue el mensaje de Macri”, recordó uno de los armadores de la lista porteña. En el caso de Lombardi, el premio que planteó Macri fue por su rol en los últimos dos años en los que se convirtió en uno de los defensores de la administración de Cambiemos entre 2015 y 2019 pero también se puso al hombro las críticas contra el presidente Alberto Fernández por el manejo de la pandemia del coronavirus principalmente.

Los motivos detrás de la decisión de Macri

Macri no se va a involucrar personalmente en la campaña. Solamente va a recorrer algunos distritos del interior donde tiene buena imagen. No va a pisar el conurbano.

¿Qué fue lo que lo llevó al expresidente entonces a tener un rol pasivo en el cierre de listas?

En Juntos por el Cambio, desde todos los partidos, dan dos explicaciones. La primera tiene que ver con los conceptos que vertió Macri en su carta pública semanas antes del cierre de listas en donde llamó, básicamente, a dejar las diferencias y los egos personales de lado para buscar consensos.

"Siempre es difícil definir una estrategia electoral y elegir los candidatos", fue una de las frases con las que arrancó la carta que melló directo en el corazón de Juntos por el Cambio. "Y es más difícil aún en una coalición tan grande y diversa como la nuestra, pero estoy seguro de que se logrará armar una propuesta de equipo con lo mejor que tenemos y que todos trabajaremos desde donde nos toque", prosiguió en otro de los pasajes.

“Fue coherente con lo que dijo antes de viajar. Se mantuvo en esa línea cuando podía ser un poco más duro. Optó por otro camino”, consideró uno de sus colaboradores más estrechos. “Se termina la misión y chau”, fue la forma en la que uno de los macristas de la primera hora que empiezan a dejar espacios resumió lo que significó ese cierre de listas.

No obstante ello, queda la duda rondando en el aire de por qué Macri no quiso jugar un poco más fuerte, sobre todo con los perfiles más dialoguistas que quedaron afuera o fueron poco a poco relegados. Es que además de los casos mencionados se suman los de los diputados nacionales Alejandro García y Martín Medina. “Ni siquiera pidió por Fernando de Andreis (ex Secretario General)”, agregó la misma fuente.

Pero esa no es la única explicación. Los niveles de imagen negativa que tiene Macri, comparables con los de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, más su corrimiento de la escena pública para dejarle las primeras planas por ejemplo a la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, empezaron a hacer que poco a poco se diluya el macrismo duro. Así lo ven cerca de él también.

La decisión de no jugar más a fondo con el cierre de listas también significa que el expresidente entendió que es momento de correrse y dejar que surjan nuevos liderazgos. La pandemia del coronavirus terminó acelerando ese fenómeno el cual busca llevarlo a Macri a la figura de expresidente/consultor y lejos de los primeros frentes de batalla en Juntos por el Cambio.

El futuro de Marcos Peña

Mientras todo esto sucede el ex jefe de Gabinete, Marcos Peña, continúa lejos de los primeros planos. Abocado de lleno a su trabajo en el exterior como consultor, su silencio contribuye a la idea de que el macrismo o el peñismo empieza poco a poco a diluirse como corriente dentro de Juntos por el Cambio con este contexto.

En ese orden, Rodríguez Larreta ya dejó claro que quiere contar con él para la campaña presidencial. Y por eso mantiene los vínculos aceitados. Cerca del alcalde porteño remarcan que una cosa es el manejo de la gestión, en donde si repararon en varias críticas hacia Peña, pero otra muy distinta es la forma de comunicar en campañas. “Logró sacar el 41% de los votos en un año de recesión, con niveles muy altos de pobreza y un fuerte hartazgo social. Si eso no es una forma de decir que su laburo es muy bueno…”, analizan cerca de Rodríguez Larreta.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…