Viernes, 16 Diciembre 2022 12:15

La obstinación en no querer ver el dolor - Por Marcela Campagnoli

Escrito por Marcela Campagnoli

Diciembre es el mes del balance, ese lapso de tiempo destinado, entre otras cosas, a ver lo que pudimos y no pudimos hacer. Y lo que particularmente me lastima es ver que en todo 2022 no hubo intención alguna de tratar en la Cámara de Diputados el proyecto de modificación de la Ley de Salud Mental que presenté en octubre de 2021.

Conmovida por el episodio que sufrió Chano Charpentier en julio de ese año, me propuse buscar una manera de ayudar a tantas familias que se encuentran sin ninguna protección del Estado respecto de las adicciones, como sí ocurre con otras enfermedades mentales: es más, todavía hay quienes se niegan a definirla como un padecimiento clínico psíquico. En septiembre de 2021, una persona con sus facultades alteradas, dio muerte al cabo Juan Pablo Roldán frente al Malba. Evidentemente algo no estaba ni está funcionando aun como corresponde.

Con mi equipo de colaboradores dedicamos tiempo y esfuerzo en investigar profundamente el tema y contactamos a los mejores especialistas en psiquiatría de la Argentina, además de psicólogos, acompañantes terapéuticos, abogados, jueces y, sobre todo, familiares.

Así fue que recopilamos información altamente calificada y presentamos el proyecto 4010-2021 el 5 de octubre de 2021.

En diciembre de ese año renové mi banca y seguí trabajando en este tema, que merece toda nuestra atención y consideración.

Convocamos nuevamente a excelentes psiquiatras argentinos, los doctores Andrés Mega, Silvia Palamarchuk (desde España), Christian Molina Radio, el Andy Blake, Gabriela Martínez, y Ana María González; juristas de la talla del doctor Atilio Álvarez y de Horacio Barberis y terapeutas dedicados a esta problemática como os licenciados Jorgelina Kos Grabar, Claudio Grecco y Adolfo Alfredo Loreal.

Realizamos las Jornadas de Debate y Reflexión sobre la Ley de Salud Mental, que organizamos con el senador Mario Fiad en la Cámara alta, nos contactamos con Marina Charpentier y con Stella Maurig, dos madres que hace muchísimos años bregan para que haya un capítulo aparte dentro de la Ley de Adicciones.

También convocamos a familiares de enfermos que padecen esquizofrenia. Fuimos a los medios de comunicación para presentar la problemática. Dimos charlas en La Juanita, la Cooperativa de Toty Flores en La Matanza, en Mendoza, San Juan, Bragado, Junín y diversos distritos del Gran Buenos Aires. Organizamos dos @lamadremarcha en la puerta del Congreso con madres de todo el país.

Con Elisa Carrió organizamos reuniones en el Instituto Hanna Arendt, donde nos acompañaron profesionales reconocidísimos, como José Abadi, entre otros.

La Ley N° 26.657 de Salud Mental pretendía estar en sintonía con las de otros países cercanos a la modernidad, pero sin embargo tiene un 26% de artículos sin reglamentar y no hay números actualizados que den cuenta de la situación de pacientes y de adictos sin atención. Pero sí sé que más de 800.000 personas se suicidan por año en el mundo por males que directa o indirectamente tienen a las drogas como el principal problema y es la segunda causa de muertes en adolescentes.

El presupuesto de Salud Mental en la Argentina es el 10% del total del presupuesto de Salud. Sólo se ejecuta el 2%. Y esto se agrava: en el nuevo presupuesto, en la misma área, se redujo un 15% y a partir del año próximo lo destinado a Salud Mental será el 1,8 del total del presupuesto, y si eso ocurre, es mejor no imaginar en qué cantidad va a ser ejecutada.

El último censo de personas internadas sostenía que el 2018 había 12.033 hospitalizados en todo el país (MSal), de los cuales el 10%, 1718, estaban en CABA. El otro dato relevante fue que el 70% de los internados estaban en el sector público (MSal) Y ahora, ¿cuántos internados hay? ¿Dejó algún número aproximado el censo? Ah cierto, el censo no sirvió.

Lo cierto es que nada de lo que hicimos alcanzó ni siquiera para generar curiosidad en la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, donde todavía nunca se trató un solo proyecto de los 16 que han sido presentados por representantes de este cuerpo.

Como nos decía una madre, “con esta ley nuestros hijos solo tienen el camino de la cárcel o del cementerio” porque mueren víctimas de su adicción o suicidados por su enfermedad mental. Es nuestro compromiso trabajar para que el camino sea restablecer el bienestar de la salud y la paz familiar. Gracias a las madres, jóvenes, especialistas que se han acercado a mi despacho con la voluntad de trabajar y seguir trabajando en encontrar ese camino de serenidad.

(#) Diputada Nacional - JXC

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…