Viernes, 25 Junio 2021 12:36

Polarización y consenso: las conjeturas del círculo rojo - Por Jorge Raventos

Escrito por

 

No habría que escandalizarse ante el hecho de que por estos días se vea a los políticos ocupando buena parte de sus jornadas en la disputa de posiciones y espacios de poder, tanto enfrentando a divisas adversarias como a cofrades, compañeros o correligionarios.

 

La mayoría de los argentinos se concentra en otras cuestiones (cuidar la salud propia y de sus seres queridos; conservar el empleo o buscar uno; parar la olla), pero es razonable que los políticos atiendan su juego -la lucha por el poder, el predominio electoral- particularmente en este tiempo, cuando se inicia la temporada caliente que culminará en los comicios generales del 14 de noviembre.

 

Lasciate ogni speranza voi che non entrate

Dentro de apenas tres semanas -el 14 de julio- vence el plazo para oficializar ante la Justicia las alianzas y confederaciones que aspiran a competir en noviembre y dentro de un mes exacto -el 24 de julio- se oficializarán las nóminas de precandidatos que competirán en las primarias abiertas (PASO) del 12 de septiembre para agenciarse un lugar ventajoso en las listas “de verdad”, las de noviembre, las que distribuyen cargos efectivos. Para llegar a la etapa decisiva hay que completar las anteriores: el que se queda afuera de las primarias pierde toda esperanza de estar en la boleta definitiva.

Por cierto, las distintas fuerzas invocan motivaciones excelsas para sostener su voluntad de triunfo y su derecho a gobernar, pero conviene recordar que para motorizar esas elevadas causas suele ser indispensable abrocharlas a anhelos individuales de los actores: se necesitan voluntades y aspiraciones personales, hay que movilizar recursos que tengan la expectativa de ser recompensados; hilvanar proyectos que alienten perspectivas de prosperidad. Y ante tantas voluntades contrapuestas, el arte de los conductores de los distintos espacios reside en evitar confrontaciones localizadas que dañen al conjunto de sus respectivas fuerzas.

En la coalición Juntos por el Cambio, que acaba de confirmar orgullosamente ese nombre tras sepultar la idea de volver a modificarlo (recordemos que empezó llamándose Cambiemos), empezó a notarse esta semana cierta urgencia por contener y amansar las pujas de liderazgo y la gran feria de voluntades desatadas que impulsa fuerzas centrífugas en un momento que objetivamente luce auspicioso para la oposición.

Advertencias del círculo rojo

El llamado “círculo rojo” (la metáfora que designa a los empresarios de mayor peso y a su habitual cortejo de operadores de opinión pública) parece convencido de dos cosas:

a) la próxima elección tiene carácter decisivo, pues una victoria que permitiera al oficialismo consagrar su hegemonía en el Congreso abriría una etapa de fuertes convulsiones y de amenazas para el estado de derecho y el orden interno;

b) simultáneamente, la oposición tiene ante sí la oportunidad de impedir este año la consolidación de esa amenaza y la de triunfar en 2023. Pero esto requiere una conducción lúcida y capaz de evitar que los errores propios malogren esas chances.

La reunión que congregó el miércoles a buena parte del elenco superior de Juntos por el Cambio fue la expresión ampliada de una sucesión, breve pero intensa, de encuentros parciales entre sus líderes y una expresión pública muy elocuente destinada a dar una primera respuesta a aquellas inquietudes del círculo rojo.

Las tensiones preexistentes no han sido zanjadas, pero las partes notifican que están dispuestas a buscar consensos o, al menos, a acordar formas constructivas de tramitar los desacuerdos.

El principal conflicto es el que enfrenta a Mauricio Macri con Horacio Rodríguez Larreta. Si bien se mira, la cuestión de fondo ya ha sido dirimida por la realidad: la figura de Macri fue dañada irreparablemente por la derrota electoral de 2019 y las encuestas -que no dejan de ratificar esa caída- lo muestran permanentemente con un saldo neto de opiniones negativas; Larreta, entretanto, goza de una imagen sólida (inclusive en bastiones del kirchnerismo, como el conurbano) y es el principal gobernante de la coalición opositora.

La insistencia de Macri en esa batalla responde a la sospecha de que sin mantener viva la competencia, la tendencia de Larreta se traducirá en un paulatino distanciamiento de la gestión nacional macrista (notoriamente, muchos aspectos de esa gestión constituyen puntos vulnerables de quien sea el próximo candidato presidencial de la coalición opositora). Y no está claro en qué pueden consistir los compromisos que apacigüen de fondo esas divergencias.

Macri también cree que su figura (y la de quienes, incluso con independencia, lo rodean, caso Patricia Bullrich) es indispensable para mantener unido y activo al público propio. Larreta no desprecia en modo alguno ese público (su conexión con Elisa Carrió es una prueba) pero considera que la forma en que Macri y los suyos lo cortejan es conflictiva a largo plazo para su visión de la gobernabilidad futura, que imagina un consenso con la mayoría del peronismo.

De esa tensión Macri-Larreta se deducen otras, en cierto sentido menores. Por caso, el retorno de María Eugenia Vidal a la Ciudad Autónoma (de la mano de Larreta, para taponar la arremetida de Patricia Bullrich, en lucha por el primer puesto de la lista porteña) y el pase de Diego Santilli a la provincia de Buenos Aires (con él Larreta aspira a tener una lanza propia en el conurbano).

Hay otros conflictos. La interna del Pro molesta a los aliados de la coalición (tanto a radicales como a lilitos). El radicalismo considera que ha llegado el momento de pelear a campo abierto por un recuento de las costillas de la coalición: la UCR es el principal aparato partidario y tiene derecho a pujar por una mejor representación. El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, sueña con una candidatura presidencial. En la Capital un protagonismo radical a través de la proyección de Martín Lousteau parece asegurada en armonía con Rodríguez Larreta.

La incorporación del neurocientífico Facundo Manes para luchar por una primacía radical en la provincia de Buenos Aires es otra muestra de esa decisión. Pero con Manes la UCR enfrenta, en rigor, a Larreta (que seguramente impondrá la precandidatura de Santilli) pero todavía no está claro si los radicales enfrentarán a todo el Pro, ya que Jorge Macri está disgustado con el aterrizaje de Santilli en su distrito y no se descarta que pueda compartir boleta con Manes en una interna de la coalición. El voto macrista podría darle batalla a Larreta en la provincia a través de esa boleta.

Concebir una jugada de esa naturaleza (aunque por ahora sólo sea una conjetura o una amenaza) demuestra que el Pro se está convirtiendo en un partido político. Es paradójico: muchos de sus voceros principales rechazaban hasta hace algunos meses ese horizonte como expresión de “lo viejo”.

Oficialismo: evitar el desparramo

En el oficialismo abundan las fuerzas centrífugas, pero están contrarrestadas, a falta de una presión del círculo rojo, por el sentido de supervivencia: mientras no se vuelva imposible o demasiado costoso sostenerla, el peronismo privilegia la unidad. Sin unidad, las probabilidades de una derrota crecen vertiginosamente.

Dicho esto, lo que sobreviene es una dura negociación para que el costo de la unidad sea razonable. Los gobiernos siempre están en mejores condiciones de soportar esos costos: en el corto plazo pueden tener más monedas de cambio.

La voluntad de encontrar espacios de consenso quedó a la vista con la postergación del cambio de autoridades del justicialismo bonaerense. Máximo Kirchner postergó su deseo de transformarse inmediatamente en presidente del PJ y admitió la presión de Fernando Gray, intendente de Esteban Echeverría. Este, por su parte, sin abandonar su postura crítica, participó en el congreso partidario una semana atrás: que florezcan cien flores.

Los sindicatos, que supieron ser la columna vertebral del peronismo, tienen claras sus condiciones: convenios que no atrasen frente a la inflación y un régimen ordenado en las obras sociales. En las provincias (y en las intendencias) avanza un espíritu de unidad y vigilia: tras el resultado de la elección de noviembre llegará la hora de un primer balance y el dibujo de las perspectivas.

Las tendencias centrífugas, en estos comicios se expresarán más bien en el electorado que en el seno de las organizaciones políticas justicialistas. Lo que revelan las encuestas es que ha crecido una actitud crítica entre votantes del Frente de Todos. Específicamente, entre sectores que votaron ilusionados por la posibilidad de que Alberto Fernández condujera sin la tutela de la señora de Kirchner. La sociología de estos sectores es clase media asalariada, profesionales o pequeños empresarios, que están entre quienes más padecieron las consecuencias de la pandemia.

La incógnita, que quizás empezará a despejarse con las PASO de septiembre, reside en saber si esos sectores buscarán una vía independiente para mostrar su creciente desapego (el peronismo republicano y el embrionario randazzismo se ofrecen para encarnarla) o si la crítica quedará aún encapsulada en esta elección y recién buscará un camino diferente en las presidenciales de 2023.

El oficialismo tratará de beneficiarse de la polarización y se esforzará por ejercer el relativo magnetismo de la unidad, apoyándose sobre cuatro pilares: el argumento de la pandemia como calamidad inesperada que supo afrontar; el aliento al consumo en los meses preelectorales (las consecuencias se pagan a plazos); la reactivación (rebote) de este año; el recuerdo constante de la herencia macrista (oposición de la oposición).

¿Serán suficientes tales armas para alcanzar ese triunfo que preocupa al círculo rojo?

Jorge Raventos

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…