Domingo, 20 Marzo 2022 06:37

No es magia, es sentido común - Por Malú Kikuchi

Escrito por

 

Los sucesivos gobiernos kirchneristas han estado y siguen enamorados del populismo chavista. Los resultados se sienten, pero en el tema inflacionario, Venezuela está mejor que acá. Basta comparar el índice de inflación de febrero 2022, en Venezuela 2,9% y en la Argentina 4,7%.

La inflación de acuerdo al diccionario en su acepción económica es: “aumento generalizado y sostenido de los precios de los bienes y servicios del mercado, durante un determinado período de tiempo”. El final de la definición es promisorio. 

Quiere decir que de alguna manera, con medidas que tome el gobierno o con un feroz cachetazo de la realidad, en algún momento la inflación para. Y debe parar porque es alienante, la inflación no permite proyectar nada a futuro, todo se vuelve incierto, desde el simple gasto de la luz al dinero que se destina para la comida o el colegio de los chicos.

Hechos. Datos de Ecoanalítica: en 2018 la inflación en Venezuela era de 130.060%. Cerró el 2021 con una inflación del 68,6%. Todavía es altísima, pero la baja del 60% en 3 años es fenomenal. Y no fue magia, fue sentido común. Permitió cuentas bancarias en US$. Se puede operar con tarjetas de crédito y débito, billetes digitales y criptomonedas.

Hechos. Ecoanalítica sostiene que más del 60% de las transacciones urbanas se hacen en US$. Y el dólar se ha vuelto un ancla para la economía venezolana. Además, se achicó el gasto público. Redujeron los salarios de la administración pública y las jubilaciones (cobran US$10). Cortaron el mantenimiento de la infraestructura y gastos corrientes.

Hay más medidas, bajaron el déficit fiscal del 25% al 7%. Venezuela permite más importaciones y deja de perseguir precios. Es duro, duele, pero es inevitable. Por algo la mayoría de los países del planeta tienen inflaciones bajas.

Lo que ha hecho Nicolás Maduro es un ajuste que está llevando a cabo la sufrida población venezolana. Pero la inflación era peor. Y este ajuste hecho en base al sentido común, no lo impuso el FMI ni los EEUU; este ajuste es hijo de un gobierno populista que hasta hace poco condenaba al que hablaba de US$.  En la declaración de guerra contra la inflación de la que habla el Presidente, ¿será lógica o seguirá repitiendo errores?

Sin ajustar más al pueblo, ¿no podría la “casta política” ajustarse? La Vicepresidente viaja por lo menos una vez por semana al Calafate o a Río Gallegos, en avión presidencial. Eso equivale a unos US$80.000 por mes,  unos US$960.000 por año. Aerolíneas pierde unos US$ 700 millones por año. EEUU y Japón no tienen línea de bandera. Pocos países tienen.

Diputados y senadores deberían tener un máximo de 3 asesores. Y dejar de “currar” con los pasajes por desarraigo. ¿Por qué hay una peluquería gratuita (la paga el pueblo) en el congreso nacional? Que ministros y secretarios manejen sus propios autos y paguen su nafta.

Las provincias en su mayoría tienen senadores provinciales. Los senadores representan a las provincias ante la nación. Los senadores provinciales ¿a quién representan? Todos gastos inútiles que pagan los impuestos de la gente. Significativo ahorro. Y esto sería sólo el principio.

Los permanentes piquetes que no dejan trabajar a los pocos que trabajando pagan los subsidios de los que no trabajan, están organizados. Alguien los organiza. Ese alguien cobra más que un subsidio. Y las manifestaciones en favor del gobierno pagan ómnibus, nafta, choferes, comida y bebida, con los impuestos que paga la gente. Eso debe terminar. También deben terminar las jubilaciones de privilegio.

Si se hicieran cuentas en serio, sin robar ni pensar en las próximas elecciones, puede que todos los ahorros de la “casta política” no alcanzaran para estabilizar una economía tan deteriorada, pero sería un buen ejemplo y ayudaría mucho. Minuciosamente se deberían estudiar los organismos estatales y cortar lo mucho que sobra.

¿Es necesario tener tantos ministerios? Algunos de los cuales sólo sirven para pagar sueldos. Las secretarías son organismos más chicos y menos caros. Hasta puede que fueran más eficientes. Este gobierno y los anteriores se olvidaron de una palabra que está en la Constitución Nacional, para ocupar un puesto público se necesita ser idóneo.  Parece que Luana Volnovich no leyó la CN, contrató en PAMI empleados sin secundario cumplido. Y este no es un requisito tan difícil de alcanzar, aún en un país que desprecia la meritocracia.

Y lo más importante, quitar las retenciones a las exportaciones. Ayudar a exportar más es la única manera de conseguir los US$ que se necesitan. De no ser así se seguirá pidiendo prestado y ahora nadie le prestará a la Argentina. Permitir importar. Dejar en libertad la creatividad argentina.

Bajar la inflación y equilibrar la economía no es un acto de magia, es sólo aplicar el sentido común. Que seguramente los funcionarios del gobierno usan en sus vidas privadas… cuando no pueden disponer de la plata del pueblo desde un puesto en el gobierno.

Malú Kikuchi 

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…