Jueves, 29 Abril 2021 11:47

Se viene el nuevo calendario de la épica K - Por Héctor Gambini

Escrito por

El kirchnerismo duro tuitea y el Gobierno acompaña para instalar nuevas fechas como hitos de un relato que se esfuerzan por hacer heroico.

Primero fue el 27 de octubre, día de la muerte de Néstor Kirchner. Hubo caravanas, una gigantografía con la cara de Kirchner en la Plaza de Mayo, la inauguración de un busto suyo frente a la CGT y un acto oficial encabezado por el presidente Alberto Fernández en el CCK, donde instaló la estatua de Kirchner que Ecuador no quiso más en la sede de la Unasur en Quito. Fue hace seis meses. 

Pero hace 15 días apareció otra fecha: 13 de abril. ¿Qué pasó? Se cumplieron 5 años de cuando Cristina Kirchner fue a declarar a Comodoro Py citada por el juez Bonadio.

Cristina tuiteó ahora “Gracias por tanto amor” junto a un video de La Cámpora que la presenta así: “El partido judicial y mediático la persigue. El pueblo la cuida”.

 


Allí Cristina sonríe y baila en diversos actos, mientras su voz en off replica su alegato ante uno de los tribunales que la juzga: “No me arrepiento de nada de lo que hice. No me interesa. He elegido la historia. ¿Preguntas? Preguntas tienen que contestar ustedes, no yo…”. Orilla el grito. El video la musicaliza.

El 13 de abril se presenta entonces con una lectura inequívoca de Día de Rebelión de una Inocente ante el Lawfare Consumado. Y se festeja en las redes con hashtag propio: #13A.

Dos semanas después -este martes- el presidente Fernández tuitea una foto de Kirchner mirando al horizonte y rememora: “Argentina necesitaba un tiempo distinto y nadie lo representaba mejor que Néstor”. A 18 años del “comienzo del triunfo”.

Y suma otro nuevo día al calendario de la gala K: 27 de abril, jornada en que Néstor Kirchner sacó el 22% de los votos ante Carlos Menem, quien luego se bajaría del ballotage y allanaría el camino para Kirchner presidente.

El kirchnerismo toma las herramientas de la más clásica iconografía peronista, pero la reinventa para sí.

Perón y Evita se desvanecen en sus retratos sepia mientras resplandecen, a todo color, Néstor y Cristina. Sólo que ahora los afiches son tuits.

A este paso, tiembla el reinado hasta ahora indiscutido del 17 de octubre, cada vez más reservado al activismo de la nostalgia sindical.

Si los tuits que se publican son la conciencia de un mensaje lineal, los que se borran podrían ser su subconsciente.

Hizo ruido el que borró Alberto Fernández sobre una caricatura de él junto a Putin vacunando a un gorila de nalgas humanas.

Poco antes había borrado otro el Ministerio de Seguridad de Fréderic que decía que habilitar las clases presenciales en la Ciudad era un “genocidio”.

​Si el tuit borrado de Alberto Fernández no midió el alcance de sus imágenes ("Te vacuno, gorila"), el del Ministerio de Seguridad no suavizó los términos.

​Como no hubo explicaciones sobre el significado de lo que se comunicaba, se sobreentiende que lo que se retiró fue únicamente la publicación, no la convicción sobre lo dicho.

En medio de esos dardos al cielo infinito de las redes reapareció la ex fiscal Viviana Fein, la primera que investigó la muerte de Nisman. Tuiteó una foto suya mientras recibía la vacuna contra el Covid, haciendo la V peronista. Y agregó: Gracias, Argentina. Gracias, Alberto.


La ex fiscal Fein, vacunada contra el Covid-19.

La investigación por la muerte del fiscal quedó herida por el desastre que fue la escena del crimen aquella madrugada, cuando Fein caminó por el departamento de Nisman junto a 60 personas que comieron, bebieron y usaron el baño de servicio.

Fue difícil después encontrar huellas que no fueran de ellos, a quienes el perito Raffo llamó “una manada de búfalos”.

​La fiscal que festeja la vacuna peronista había dejado su puesto lamentando no poder probar el suicidio de Nisman, hipótesis que aún sostiene -en contra de la investigación judicial- el kirchnerismo en pleno.

Los tuits de la épica infinita también recomunican lo ya comunicado y no cumplido, aunque nunca consignan este detalle.

Este lunes, Alberto Fernández tuiteó anunciando paradas seguras en un conurbano doblegado por la inseguridad creciente.

El mismo anuncio lo había hecho el 4 de septiembre de 2020. Ocho meses después, no hay ni una parada segura.

Sólo más muertos en asaltos. Y más tuits. 

Héctor Gambini

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…