Política

Pasaron casi tres meses antes de que la sociedad pudiera conocer detalles sobre la Sputnik V.

El precio de la comida en la Argentina es motivo de debate. Y, sobre todo de preocupación en el gobierno. En cada recorrida que llevan adelante los funcionarios del área de desarrollo social escuchan con mucha insistencia este reclamo. Se trata, nada más ni nada menos, que la base electoral que le ha dado el triunfo al Frente de Todos en 2019. El aumento de las toneladas de alimentos que llegan a los barrios podrían ser insuficientes si no se detiene el incremento de los valores cuando se destina mayormente el ingreso familiar a comprar insumos para comer.

La crisis está poniendo a prueba la capacidad de adaptación del kirchnerismo a la adversidad. Ingresa en el proceso electoral sin tener resuelto un programa económico que despierte expectativas favorables en el electorado. Ni tampoco entre sus aliados del Frente de Todos, donde se insinúa un debate que comienza a objetar la forma en que se distribuye entre ellos ese bien escaso. En el peronismo, la fragilidad económica suele provocar inestabilidad política y alentar movimientos emancipatorios. Su historia en las elecciones legislativas es rica en ejemplos.

El Jefe de gabinete defendió el modelo autoritario de Insfrán. Y buscó politizar la bandera de los derechos humanos.

Con el ingreso a esta nueva etapa de mayor sensatez y pragmatismo, los sectores más ligados al presidente continúan con sus esfuerzos por diferenciarse de los grupos más radicalizados de la coalición.

El 2021 será otro año de incertidumbre para el mundo en pandemia. Y, en particular, para la Argentina, debido a sus habituales singularidades criollas.

La contienda electoral llegará en uno de los peores momentos para Alberto Fernández. Las estrategias.

Reducen gastos en medio de una fuerte recesión, dato incómodo para la campaña electoral del oficialismo, e insuficiente como plan de estabilización que seduzca al FMI y los mercados. ¿Les servirá para sobrevivir al año electoral?

El embajador en Brasil se acerca a Bolsonaro y dice que el Presidente no se parece a Cristina. El jefe de Gobierno, con la mira en el 2023.

Luego de las complicaciones de la pandemia, la incertidumbre en el plan de vacunación contra el Covid-19 y el desmadre de los precios, el presidente Alberto Fernández apuesta a un Pacto Social para recuperar terreno y ganar las elecciones legislativas de octubre próximo. Ese pacto debería tomar forma con la demorada conformación de un Consejo Económico y Social, por ley, que podría ser presidido por el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz.

Página 9 de 127

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…