Lunes, 03 Agosto 2020 21:00

Hace 17 años nacía un sueño casi utópico llamado Notiar - Por Humberto Bonanata

Escrito por

 

Cada año que me toca describir el nacimiento de esta lucha cívica digital, en la inmensa profundidad de la minoría que nos resistíamos a admitir que 71 días antes - el 25 de mayo de 2003- un “amo de un feudo” sureño, usurero por herencia, se calzaba la banda presidencial en manos de su “padrino” Eduardo Duhalde, era impensable que este proyecto periodístico perdurara.

 

Malú Kikuchi, “Tata” Yofre, Ignacio Zuleta y el “Beto” Valdez me aconsejaron que en lugar de enviar cantidades de mails a mis contactos tratara de hacer “algo” digital. Vicente Massot me aconsejó que citando la fuente no violaría los derechos de autor del medio originario que publicaba la nota.

Todos ellos me brindaron fuerzas y conocimiento que no tenía.

La costumbre de enviar correos la tenía desde que mi “padrino político” Fernando de la Rúa era Presidente de la Nación, legítimamente electo por más de nueve millones de ciudadanos.

Todas las madrugadas remitía a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. las notas más importantes de los diarios del interior de nuestro país, que a veces los matutinos porteños no publicaban. Gracias a los edecanes militares de turno, entre ellos mi amigo Carlos Castro Madero – hoy Alte. (RE) y héroe de Malvinas y de la masacre thatcherista contra el Crucero ARA Gral. Belgrano- mi presidente recibía una gacetilla de prensa todas las mañanas que marcaban una realidad muy diferente a lo que su Secretaría de Medios le hacía ver.

Luego del golpe cívico-empresarial de Eduardo Duhalde y, por sugerencias de los padrinos de Notiar, comenzamos humildemente junto con Marcela Caratti –madre de mis dos hijas- a zanjar un difícil camino sólo mantenido por “cuero político” ante la oscuridad que comenzaba a reinar.

En 2005 el ambiente comenzó a enturbiarse. Me amenazaron telefónicamente que si no dejaba de hacer “ese diario gorila” mi hija menor de entonces cinco años sería interceptada en el trayecto de mi hogar hacia el jardín de infantes.

Como si poco faltara, el 20 de mayo de 2005, una segunda amenaza casi me quiebra. Faltaban cinco días para que mi madre cumpliera 85 años y el mensaje fue directo: “Si hoy no es la última noche que seguís jodiendo, la puta de tu madre Angélica no llegará a cumplir años el 25 de mayo”. (sic).

En la mañana siguiente descansaba forzosamente por dos días en Unidad Coronaria del Instituto del Diagnóstico producto de un fuerte ángor coronario…

Estuvimos en la lista negra del ex diputado Edgardo De Petri – junto con otros nueve medios digitales- quien en un proyecto de resolución nos denunciaba como desestabilizadores del régimen oprobioso que recién comenzaba afianzar su poder.

Desde que Alberto Fernández se consolidó como “Rasputín” en su cargo de Jefe de Gabinete las amenazas comenzaron a hacerse sentir.

El entonces gerente de Netizen, nuestro servidor de esa época me llamó telefónicamente para concertar una entrevista. Allí fui y el miedo de ese caballero logró transmitírmelo: “le pido Doctor que aloje su diario digital en otro servidor porque nos llamaron de la Jefatura de Gabinete de Ministros y nos sugirieron que no siguiéramos alojando Notiar ya que podrían mandarnos una inspección general de la A.F.I.P.” (Sic).

En 2010, durante la gestión Sergio Massa como Jefe de Gabinete nos volvieron a hackear la página. Claro que me enteré después de mi operación de triple by-pass, el 6 de octubre, que en lugar de la portada diaria aparecía el torso anatómico de un hombre con el pecho abierto explicativo de cómo era una operación de esas características.

Conservo la fotocopia de la página…cuesta volver a verla y pensar que “massita” pretende “cambiar” al kirchnerismo. ¡Cuánta hipocresía!!!

Pero Notiar nos trajo más alegrías que tristezas. Valió la pena y sigue valiéndola.

Haber conocido gente como Omar López Mato; Enrique Guillermo Avogadro; Carlos Berro Madero; Juan Curutchet; Eduardo Feinmann, Mariano Obarrio, Emilio Nani; Julio Bárbaro; Agustín Monteverde; Federico Pinedo; Nicolás Kasanzew; Ceferino Reato; Mariano Caucino; Kanji Kikuchi; Martín Simonetta; Christian Sanz; Gustavo Lázzari; Carlos Mira; Guillermo Lascano Quintana; Fernando Laborda; Andrés Cisneros; Roberto Cachanosky; Fernando Carnota; Jorge Raventos; José Luís Zorzi; Silvia Mercado; Marcela y José María Campagnoli; Willy Kohan; Sergio Berensztein; Fernando González; Guido Valeri; Fanny Mandelbaum; y tantos otros -hoy amigos- justifican esta lucha diaria.

La victoria por la libertad como forma de vida; por la plena independencia de los poderes republicanos; por los valores que nos enseñaron cuando niños y por la rebelión tomista ante cualquier dictadura envuelta de populismo, hemos logrado todos juntos el 22 de noviembre de 2015 cuando Mauricio Macri logró derrotar en el ballotage a Daniel Scioli.

Todos sabemos el costo social que ha significado recuperar los valores libertarios en una sociedad enferma, cerrada y camino al ostracismo internacional que garantizaba el kirchnerismo de continuar con la degradación socio-económica-cultural en marcha.

El gobierno de “Cambiemos” ha cometido muchos errores no forzados y gran parte de ellos los ha corregido haciendo camino al andar.

Sin dudas que mucho le falta para ser considerado como “el mejor equipo de los últimos cincuenta años” como supo decir Mauricio Macri.

Y pasaron los tiempos y llegaron las elecciones de 2019….

El pueblo votó y eligió “comprar lo viejo y corrupto ya conocido” que las promesas incumplidas del actual veraneante europeo.

Tanto la Unión Cívica Radical como la Coalición Cívica y gran parte del PRO trataron de hacerle entender qué significaba interpretar la voluntad popular. Junto con Pichetto le hicieron entender que tenía que salir a “sudar la camiseta” después del desastroso resultado de las P.A.S.O. y lograron revertir 22 puntos en contra de agosto contra sólo 7 de diferencia en noviembre de 2019.

Eso significaba permitirle a María Eugenia Vidal adelantar las elecciones de la Provincia de Buenos Aires, ganarlas y potenciar su reelección tan difícil.

Pero Macri no supo y no quiso. Poder pudo.

¡Y perdimos todos… Perdimos los argentinos porque por su exclusiva culpa “política” volvieron ellos!

Y nos quitaron la política exterior y la seguridad, los dos valores prístinos de su gobierno.

Prometieron reajustar las jubilaciones en un 20% con los intereses de la LELIQS e incumplieron congelándolas.

Jugaron a la escondida con los acreedores y luego de seis meses terminaron pagando 33 puntos de más de los 20 ofrecidos, previa pérdida de miles de millones de dólares, amén de la confiabilidad internacional que es lo más importante.

Y por si fuera poco en marzo descubrieron que una pequeña gripe era una guerra bacteriológica china contra todo Occidente, incluidos nosotros en el fin del mundo.

Gracias al confinamiento tratan de aprovechar el miedo para conculcar nuestras libertades constitucionales.

Y avanzan sobre la “justicia” para “amnistiar” a la “Presidenta en Ejercicio”.

No estamos solos; estamos más unidos que nunca.

Y estaremos en las calles para defender nuestras libertades constitucionales en desmedro del populismo que, de avanzar, puede arrastrarnos a un enfrentamiento civil.

Nosotros con banderas como única arma libertaria; ellos con “Vatayón Militante”.

Todos somos responsables.

Ejerzamos nuestra mayoría de edad con la historia padecida como mochila.

Humberto Bonanata
www.humbertobonanata.com.ar
Buenos Aires, Agosto 04 de 2020

Visto 759 veces Modificado por última vez en Martes, 04 Agosto 2020 16:26

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…