Martes, 19 Abril 2022 13:43

La imposible cuadratura del círculo - Por Carlos Berro Madero

Escrito por

“Rotas y sin vigencia casi todas las normas con que la sociedad presta una continencia al individuo no pueden éste construirse una dignidad SI NO LA EXTRAE DEL FONDO DE SÍ MISMO”
-José Ortega y Gasset

Ignorando esta sabia reflexión, se ha generalizado en nuestro país un intento de “no dar la razón a ninguno”, como señaló alguna vez Jean Revel, y en ese escenario hay quienes auspician gobiernos que promuevan reformas en favor de supuestas mayorías populares a como dé lugar, bajo fervores que solo reflejan los intereses de vociferantes que celebran su falta de respeto por la ley y el orden público. 

Entre las “guerrillas” dialécticas de la derecha y la izquierda tradicionales, ha comenzado a colarse así una peligrosa estudiantina que se presenta como “renovadora” y pregona que, si el Estado no tuviese nada para repartir, igual debería hacerlo (¿), propiciando de tal modo una suerte de cuadratura del círculo de una extraña “geometría filosófica”.

Son quienes se identifican como “agentes de redención popular”, moviéndose entre las fuerzas en pugna utilizando un lenguaje oscuro y confuso para denunciar genéricamente el fracaso de un supuesto “viejo orden”.

Creen que lo inédito, por su sola presencia, bastará para erradicar los males que sufrimos, aunque la historia enseñe con ejemplos a raudales que, solo recuperando la confianza colectiva respecto de los valores del mérito y el esfuerzo, puede transitarse el camino del progreso en este mundo.

Pero quienes cantan sus poemas de plenitud no están dispuestos a encabezar los cambios que exigen en esa dirección, consagrando toda su energía en explicar la razón del fracaso de sus “hermanos de leche” a manos de una supuesta conspiración fascista, e imputando al liberalismo por su falta de sensibilidad para comprender que la “redistribución” (palabra del diccionario marxista que encierra la eventual abolición de la propiedad privada), debería responder a esa extraña geometría que insiste en repartir lo que no hay.

Equidistantes de todo orden democrático, utilizan así una imputación calumniosa, para justificar apelaciones propias de los que no quieren –ni saben-, resolver nada pacíficamente.

Se consagran además como los principales enemigos del “reinado” de Cristina Fernández, a quien usan como mascarón de proa, sin acatar ninguna sugerencia del gobierno (que les abrió la puerta con ingenuidad e imprudencia), ni morigerar sus avances salvajes sobre las libertades individuales, evidenciando claramente que NO responden más al kirchnerismo ni les interesa discurrir sobre las paparruchas semánticas de su ex Jefa Espiritual, que se muestra cada día más enojada y delirante. Son, decididamente, otra cosa.

Va a ser difícil salir de todo esto, porque como decía Pierre Bayle, filósofo de la Primera Ilustración francesa del siglo XVIII: “los obstáculos al buen examen de una situación no proceden tanto de la vaciedad del espíritu, como de que éste está lleno de prejuicios”.

Por lo que, en este estado de cosas, adquiere especial relevancia la frase de Ortega con la que encabezamos estas breves reflexiones.

¿Habrá quienes estén dispuestos a levantar dicho estandarte? A buen entendedor, pocas palabras.

Carlos Berro Madero

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…