Economía

El Gobierno había diseñado su política económica para el 2021 bajo la premisa de que la pandemia se terminaría. Cuáles son las alternativas que ahora tiene disponibles

Cuando aterricé en Santiago de Chile a mediados de 2013 me di cuenta instantáneamente de que, parafraseando a Mario Vargas Llosa, el país transandino se había "jodido". Chile enfrentaba elecciones presidenciales en noviembre de ese año. La expresidenta Michelle Bachelet era la candidata favorita, representando a la coalición de centroizquierda, a la que esta vez se había sumado el partido Comunista.

La estrategia de negociación de la deuda de la petrolera fracasó. Los costos de una táctica oficial que termina pesando sobre el resto de la economía.

Si no pueden resolverse las causas del problema, hay que intervenir sobre sus efectos. Esta parece ser la consigna oficial implícita para enfrentar en 2021 la fuerte aceleración de la inflación en los últimos meses, que solo en diciembre tuvo una suba de 4% mensual (superior a la que registraron en todo 2020 varios países de la región) y en enero podría ser más alta, según estimaciones privadas.

Si hay un tema en el que tenemos experiencia en la Argentina es la inflación. Tuvimos todas los tipos de inflación habidos y por haber, y cuanto plan de estabilización existe en el planeta ya fue probado en nuestro país, por supuesto que sin éxito. Lo paradójico es que a pesar de conocerla tanto no terminamos de entenderla. Cada economista, cada político, cada empresario, cada taxista tiene su librito para explicar el fenómeno.

El exorbitante costo de la financiación es la mayor pesadilla para la Argentina.

A mi juicio, es otra forma que encontramos los argentinos para no hacernos responsables de nuestros malos gobiernos y echarles la culpa a otros. De hecho, en nuestra historia, los ejemplos sobre este tipo de actitudes son incontables y cada gestión tuvo un "chivo expiatorio" para justificar su crisis.

Algunas cosas se van delineando con suma claridad para lo que dejará este año. Las agrupo siguiendo la famosa película de Clint Eastwood "El bueno, el malo y el feo".

Gracias a que se alejó del país, la empresa de Marcos Galperín vale hoy U$S 100.000M. YPF solo 1.500. El peronismo albertista parece empecinado en administrar el declive final del capitalismo argentino.

La petrolera tuvo que presentar otra oferta de canje de deuda tras el fracaso de la inicial. Fue otro golpe al valor de las empresas nacionales.

Página 6 de 116

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…