Salud

 

A menudo, las personas que consultan por cefaleas hacen referencia al dolor de cabeza. Pero éste es un síntoma, no un diagnóstico, advierten desde la Sociedad Neurológica Argentina (SNA), que indica que siete de cada diez consultas a un profesional de la especialidad son por cefaleas.

Se estima que el 53% de los argentinos adultos presentó algún tipo de cefalea en el último año, según el Primer Estudio de Prevalencia sobre Migraña realizado en el país por esta sociedad científica

En todo el mundo, sólo una minoría de las personas que las sufren reciben un diagnóstico apropiado ya que para el abordaje de la patología existen diferentes barreras que impiden un correcto diagnóstico y tratamiento; entre ellas la dificultad en el acceso a la consulta especializada, la educación en salud y la expectativa del paciente.

"La migraña es una patología prevalente que afecta a un gran número de personas de nuestra sociedad. Por suerte hoy se conocen mucho más los mecanismos que producen los distintos tipos de cefaleas, entre las cuales está la migraña, y este conocimiento sirve para que se creen nuevas terapias que ayuden a mejorar la calidad de vida de los pacientes", precisó el doctor Marcelo Rugiero, presidente de la SNA y jefe del servicio de Neurología del Hospital Italiano de Buenos Aires.

"Por eso es muy importante que los médicos estén alertas a este síntoma y que los pacientes entiendan la importancia de la consulta con un neurólogo especialista en cefaleas para obtener el tratamiento adecuado", agregó.

El especialista detalló que las cefaleas se dividen en dos tipos:

* Primaria: el dolor de cabeza es el principal síntoma de la enfermedad. A este grupo pertenecen la cefalea tipo tensión (es la más frecuente), en racimos y la migraña.

* Secundaria: el dolor de cabeza está asociado a otra enfermedad.

GRAN IMPACTO

Los datos obtenidos del estudio realizado por la SNA revelan que el 40% de los migrañosos afirma que el episodio de migraña está desencadenado por el estrés. En menor medida, un 11% lo asocia con dificultades o con la modificación de su sueño habitual, y un 10% menciona la relación de los dolores de cabeza con la menstruación o cambios hormonales.

Respecto de la duración promedio de los episodios de migraña, la investigación indica que para el 67% los dolores suelen durar entre 2 y 72 horas, sin tomar analgésicos. Un 13% manifestó que sus dolores tienen una duración mayor a 72 horas, tendencia que se incrementa entre quienes tienen 30 a 49 años (19%).

A través de la encuesta efectuada por la SNA también se evaluó el nivel de intensidad de los dolores que registran los migrañosos. Más de la mitad califican su dolor de cabeza como "severo", mientras que 3 de cada 10 lo califican como "moderado".

La mitad de la población de migrañosos refiere tener sus actividades físicas e intelectuales afectadas durante los ataques.

"Estas cifras dan una idea del impacto personal, social y económico de la migraña", resaltan desde la SNA.

Uno de los principales hallazgos de la investigación es que el 62% de los migrañosos consultó en alguna oportunidad a un médico o a personal de salud por los dolores de cabeza, pero sólo un 37% consultó con un médico especialista en neurología o en dolor. Únicamente el 32% afirma haber sido diagnosticado por un profesional.

La investigación también indaga sobre las medidas adoptadas frente al dolor de cabeza. Los resultados indican que 6 de cada 10 migrañosos decide automedicarse para combatir el dolor y sólo un 12% toma analgésicos o antimigrañosos que fueron recetados por el médico.

En lo que respecta específicamente a la migraña, enfermedad neurológica compleja e incapacitante, se estima que afecta aproximadamente al 10% de la población mundial. Sin embargo, el 44% de quienes la padecen no cuentan con el diagnóstico adecuado. Esta patología, caracterizada por ataques recurrentes de dolor de cabeza de gran intensidad, posee síntomas asociados como vómitos, náuseas, mayor sensibilidad a la luz y al sonido, es tres veces más común en mujeres que en hombres y afecta con mayor frecuencia a personas de entre 15 y 50 años.

Los síntomas varían entre los pacientes y en ocasiones entre las distintas crisis migrañosas de un mismo paciente. Los ataques de migraña pueden durar desde horas hasta dos o tres días. La mayoría de las personas no puede desenvolverse normalmente durante un ataque ya que queda seriamente afectado. Durante las crisis, quienes la padecen se ven limitados para realizar actividades laborales, familiares, académicas o sociales. Es por ello que la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica en el sexto lugar del ranking de discapacidad a los ataques de migraña severa y determina que es una enfermedad comparable a la demencia, la cuadriplejia y la psicosis.

Por definición, la migraña puede ser con o sin aura. Asimismo, existen de tipo episódica o crónica, dependiendo de la cantidad de ataques que se haya tenido en los últimos tres meses. La crónica se diferencia por ser la que presenta más de 15 días de cefalea al mes, donde al menos ocho episodios tienen características de migraña. Otras categorías son la asociada al ciclo menstrual y la menstrual pura, donde los factores hormonales forman parte del riesgo de desencadenar un ataque.

Los ataques de migraña pueden presentar cuatro etapas claras:

1. PRODROMO. Un 30 a 40% de los migrañosos presenta síntomas premonitorios (pródromo), que se anticipan al dolor en hasta 72 horas. Se registran cambios de humor, en el apetito, fatiga, o dolor muscular.

2. AURA. Se estima que el 25% de las personas con migraña presenta síntomas sensitivos característicos como visión de luces intermitentes o la presencia de líneas en zigzag en el campo visual llamados aura. También pueden presentarse alteraciones sensoriales o motoras, como dificultad para hablar.

3. DURANTE EL ATAQUE. La mayoría de las personas presenta cefaleas con una duración de entre 4 y hasta 72 horas. Suele comenzar con síntomas leves e ir aumentando hasta ser de gran intensidad. Las personas suelen interrumpir sus actividades hasta que ceda el dolor, que se caracteriza por ser pulsátil unilateral, puede afectar la región del rostro o cuello, su intensidad aumenta con los movimientos, y no suele mejorar con analgésicos comunes. Puede asociarse a náuseas, vómitos, sensibilidad exagerada a la luz, olores y al sonido.

4. POSDROMO. El 70% de los pacientes presenta una fase de posdromo que puede durar unas horas o días. Se caracteriza por falta de apetito, dolor muscular, confusión, fatiga.

"Es importante detectar cuáles son los factores que desencadenan los ataques. Para evitarlos, en la medida de lo posible, se deben tener en cuenta las recomendaciones asociadas al estilo de vida", expresaron desde la SNA, al tiempo que detallaron que los principales consejos son:

* Consultar al médico: el profesional sabrá si es recomendable un tratamiento preventivo o no, y qué medicación utilizar. Por ello se recomienda su visita en casos de cefaleas recientes; si hay un dolor nuevo sumado al anterior; si la cefalea previa cambia de frecuencia o intensidad; si se siente como el peor dolor de la vida, si a la cefalea se agregan uno o más síntomas (problemas en la visión, la fuerza muscular, la sensibilidad, dificultad para hablar, vértigo, etc.); frente a la necesidad de ingesta de más de cuatro analgésicos en el mes para controlar el dolor de cabeza y si el dolor es desencadenado por esfuerzos (actividad física, sexual, tos, etc.).

* Actividad física: es un desencadenante de cefalea en algunas personas con migraña. Sin embargo, en otros casos puede representar un beneficio. Llevar una rutina siempre es recomendable.

* Manejo del estrés: distintas técnicas de relajación practicadas diariamente como respiración diafragmática, relajación muscular progresiva, biofeedback, mindfulness entre otras han demostrado disminuir los días o la gravedad de la migraña.

* Llevar un registro de las cefaleas: controlar las características de los ataques, su evolución, la respuesta al tratamiento y los desencadenantes es recomendable. Existen varias aplicaciones que facilitan el registro. Una de ellas es "Migrainebuddy" que permite registrar tiempo, frecuencia, intensidad y desencadenantes de la migraña.

* Regularización del sueño: se recomiendan períodos regulares de sueño. El exceso o privarse de sueño por periodos prolongados puede ser desencadenante de cefaleas.

* Llevar un buen control de enfermedades asociadas: la depresión, la ansiedad y la obesidad pueden asociarse a un empeoramiento de la migraña, tratarlas adecuadamente disminuye la recurrencia de las crisis.

* Alimentación: es importante evitar los ayunos prolongados, comer cada tres o cuatro horas durante la actividad y mantener una hidratación adecuada. Hay que tener en cuenta si el episodio de migraña se asoció a algún alimento, alcohol, cafeína se debe suspender su ingesta en otras oportunidades.

* Abuso de medicación: el uso excesivo de analgésicos se asocia a las crisis de migraña. Se define de esta manera cuando se toman analgésicos simples más de 15 días al mes de forma continua o más de 10 días de ergotaminas, triptanes o fármacos analgésicos combinados, en ambos casos por tres meses o más, existiendo una relación directa entre el uso excesivo de medicación y el empeoramiento del dolor.

 

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) prohibió esta semana la comercialización de un edulcorante de la marca Jual Stevia ya que el establecimiento responsable de producirlo "carece de autorización para elaborar alimentos libre de gluten".

La misma medida se tomó para la leche en polvo de Alimentos Fundación Favaloro debido a que "no cumplen la normativa alimentaria vigente".

Según publicó el organismo en el Boletín Oficial, bajo la disposición 7456/2019, el producto "Leche Entera en Polvo Fortificada con Vitamina A y D, Libre de Gluten, RNPA 21-112511, marca Alimentos Fundación Favaloro" carecía de autorización y presentaba un rotulado falso. Tampoco se pudo identificar en forma clara dónde había sido producido, elaborado y/o fraccionado. "Por lo que resulta ser en consecuencia ilegal", detallaron.

"Que por tratarse de productos que no pueden ser identificados en forma fehaciente y clara como producidos, elaborados y/o fraccionados en un establecimiento determinado, no podrán ser elaborados en ninguna parte del país, ni comercializados ni expendidos en el territorio de la República de acuerdo a lo normado por el Artículo 9° de la Ley 18284", agregaron.

En cuanto al "endulzante de mesa apto para cocinar, marca Jual STEVIA RNPA Expte. N° 4119-007527/18, Elaborado por Botánica SA y comercializado por Natural y Orgánico SRL – RNE N° 02-031766", determinaron que "carece de autorizaciones de establecimiento y de producto para alimentos libre de gluten". Además, se encontraba rotulado bajo el símbolo de alimento libre de gluten, "sin estar autorizado como tal", por lo que resulta, según lo establecido en la disposición 7457/2019, "un alimento ilegal".

"El Informe de Rotulación surge que el producto consta con el logo de alimento libre de gluten (ALG) y no se halla en el Listado Integrado de ALG de la ANMAT, que la imagen de Stevia Rebaudiana Bertoni que consigna en la cara principal del envase puede generar confusión o engaño al consumidor por no ser el único edulcorante no nutritivo declarado, que el listado de ingredientes no declara la concentración de sucralosa, que el contenido de Esteviol Glucósidos está declarado por 100 gramos debiendo consignarse por 100 cm 3, que el contenido de sodio en la información nutricional debe ser mg y el valor de las unidades de la porción y lo correspondiente a la medida casera deben presentar mayor realce", agregaron.

 

 

Los trastornos alimenticios suelen aparecer durante la adolescencia y cuanto más tiempo pase, más difíciles serán de tratar. Para evitar se extiendan a la edad adulta, la prevención y la detección precoz son fundamentales y debe comenzar en casa.

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) engloban enfermedades graves relacionadas con comportamientos alimentarios perjudiciales, como la restricción de calorías o el atracón compulsivo. La anorexia y la bulimia aparecen comúnmente en el adolescente y en el joven adulto y deben ser tratados cuanto antes.

A diferencia de lo que se suele pensar, los trastornos alimenticios van más allá de no querer comer o de querer estar delgado. De hecho, están clasificados como trastornos mentales y de comportamiento por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las consecuencias de no abordar los trastornos mentales de los adolescentes, hace que se extiendan a la edad adulta y les limite las oportunidades de llevar una vida satisfactoria como adultos, tal y como recalca esta organización mundial. Por eso, es fundamental la prevención y la detección precoz.

La doctora Raquel Jiménez, jefa de sección de Pediatría en el Hospital Niño Jesús de Madrid, explicó cómo identificar la anorexia y la bulimia.

"Las personas con anorexia nerviosa tienen un peso corporal bajo y un miedo muy intenso a ganar peso. Evitan la comida o la restringen severamente porque tienen una imagen distorsionada de sí mismos. Incluso cuando estas personas están peligrosamente por debajo del peso normal, es posible que se vean con sobrepeso", detalló la experta.

En tanto, "las personas con bulimia nerviosa pueden mantener un peso saludable o, incluso, tener exceso de peso, por eso es más difícil darnos cuenta de que tienen un trastorno alimenticio. Esto ocurre porque, en ese afán por estar delgados, tienen periodos en los que no comen y otros periodos en los que comen cantidades inusualmente grandes de comida", añadió.

Durante estos episodios de atracones suelen sentir una pérdida de control y para intentar compensar el exceso de comida, llevan a cabo comportamientos muy perjudiciales como vómitos forzados, uso exagerado de laxantes o diuréticos, ayunos, ejercicio excesivo, o una combinación de todo esto.

CAUSAS

"¿Por qué se produce? Realmente no lo sabemos. Lo que sí que sabemos es que influyen muchos factores, como los genes, el ambiente, incluso situaciones de estrés, que pueden aumentar las probabilidades de que un chico o chica adolescente desarrolle uno de estos trastornos", explicó la doctora.

Aunque las causas son múltiples y variadas, Jiménez sintetizó algunos de los factores predisponentes que pueden aumentar el riesgo de desarrollar anorexia o bulimia:

* Personas que tienen una imagen negativa sobre su físico o que se centran demasiado en su imagen.

* Empezar una dieta sin control médico a edades muy tempranas.

* Practicar algún deporte que requiera una condición física muy concreta, como el ballet o la gimnasia, por ejemplo.

* Tener un familiar con trastorno de la conducta alimentaria.

* Tener otros problemas de salud mental.

AUTOESTIMA

La información a las familias para la detección precoz es fundamental. Por eso, es imprescindible que la prevención comience desde casa. "Como padres tenemos que dar el ejemplo y tener siempre una actitud sana hacia los alimentos y hacia el ejercicio físico. Tenemos que intentar fortalecer la autoestima de los chicos sin que ésta se base en el aspecto físico. En su lugar, fortalecer otras cosas que hacen bien", apuntó Jiménez, quien ofreció una serie de pautas para prevenir estos trastornos:

* Que nuestras conversaciones no giren en torno al aspecto físico ni el peso de nuestros hijos.

* Realizar comidas en familia sin la interferencia de la televisión ni los aparatos móviles.

* No dejar que nuestros hijos realicen dietas para adelgazar sin un control médico.

* Ante una pérdida no justificada de peso o cuando veamos que están teniendo un comportamiento alterado alrededor de la comida hablar rápidamente con ellos a ver qué problema es y solicitar ayuda médica.

"Lo más importante es detectar el problema a tiempo e iniciar cuanto antes el tratamiento. Esto favorecerá que la recuperación sea mejor y más rápida. Cuanta más difusión y más detección precoz, mucho mejor", concluyó la doctora.

 

Dejar de fumar ante un diagnóstico de cáncer puede aportar muchas ventajas, entre ellas, la posibilidad de obtener mejores resultados, de menos riesgo de recurrencia del cáncer y de mejor salud en general. Además, el paciente cuenta con el apoyo del equipo de atención médica, a cuyos miembros puede recurrir a medida que avanza en el proceso de dejar de fumar.

Se ha establecido una vinculación entre tabaquismo y cáncer de pulmón u otros cánceres como el de cabeza y cuello, el de vejiga y los gastrointestinales (cáncer de estómago, riñón, páncreas, colon y recto).

Dejar de fumar después del diagnóstico de uno de estos tipos de cáncer puede reducir el riesgo de que reaparezca la enfermedad una vez terminado el tratamiento. De igual manera, reduce el riesgo de sufrir otro tipo de cáncer en el futuro.

Asimismo, abandonar el hábito tabáquico puede repercutir positivamente sobre el tratamiento del cáncer. Consumir tabaco durante la quimioterapia provoca variaciones en la reacción del cuerpo a los medicamentos. Los estudios muestran que las personas que no fuman, a diferencia de los fumadores, suelen responder mejor y de forma más predecible a la quimioterapia y sufren menos efectos secundarios del tratamiento. Las personas no fumadoras también tienen menos efectos secundarios de la radioterapia que los fumadores.

Una vez terminado el tratamiento contra el cáncer, los beneficios duraderos para la salud de no fumar son importantes. Dejar de fumar puede mejorar drásticamente la salud del corazón y de los pulmones.

También puede disminuir la presión arterial y la frecuencia cardíaca, reducir el riesgo de artropatía coronaria y enfermedades cardíacas, aliviar los síntomas pulmonares del tabaquismo (asfixia y tos) y aumentar la vitalidad física. Es decir, dejar de fumar puede añadir años a la vida de una persona.

Si bien nunca es fácil dejar de fumar, muchas personas a quienes se les acaba de diagnosticar un cáncer se muestran deseosas por tomar medidas para mejorar su salud. Posiblemente, algunos ya intentaron dejar de fumar, pero no tuvieron éxito y el diagnóstico de cáncer puede servirles de motivación para intentarlo de nuevo. Además, familiares y amigos están generalmente dispuestos en ese momento a ayudar y motivar a los pacientes en su afán de mejorar la salud.

La necesidad de acudir regularmente a un centro de atención médica durante el tratamiento del cáncer también puede servir de motivación, porque los pacientes no pueden fumar dentro del hospital ni en otras instituciones médicas y eso, en sí mismo, puede llevar a que disminuya el hábito. Además, los miembros del equipo de atención médica tienen amplio acceso a varios recursos para ayudar a las personas a dejar de fumar.

El camino hacia dejar el hábito de fumar es igual para los pacientes con cáncer que para el resto de las personas. Es un proceso simple, pero difícil, que suele requerir combinar la terapia conductual, compuesta generalmente de asesoramiento y apoyo de profesionales con experiencia en dejar de fumar, con medicamentos para aliviar los síntomas de abstinencia a la nicotina y reducir el impulso de fumar que suele llevar a la gente a recaer cuando intenta dejar el hábito.

Dr. J. Taylor Hays

Centro para Dependencia a la Nicotina de Mayo Clinic en Rochester, Estados Unidos

 

A pocos días de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) identificara el burnout o síndrome de agotamiento laboral como un síntoma diagnosticable vinculado a la sobrecarga, un nuevo estudio determinó que casi la mitad de los argentinos no logra desconectarse luego de la jornada laboral.

Uno de los órganos que más misterio ha generado en la ciencia es, sin dudas, el cerebro. La cantidad de mitos que circulan sobre su funcionamiento no se equipara a la de ninguna otra parte de nuestro cuerpo. Que solo utilizamos el 10% o que permanece inactivo durante el sueño son algunas de las creencias populares que la ciencia ha ido dando por tierra. Pero, a la vez, se abren nuevos interrogantes: ¿qué significa cuidar la salud del cerebro?

Esta zona recibe información sensorial y motora y permite mantener el equilibrio y movilizar el cuerpo.

Una nueva droga inyectable, que ayudaría a regenerar el cartílago de la rodilla en personas con osteoartritis sería aprobada en breve en los EEUU. En Nathaniel “Ned” David es nombre del hombre que busca la fórmula para la regeneración de tejidos, en tanto Unity Biotechnology, es una empresa de biotecnología que desarrolla medicamentos dirigidos a las células senescentes (aquellas que perdieron su capacidad para dividirse y contribuyen al envejecimiento).

La farmacéutica decidió no llevar a cabo un costoso ensayo clínico para indagar en un posible nuevo uso de un medicamento, según «The Washington Post».

 

Del 20 al 50% de los pacientes tratados de cáncer de próstata recaen en menos de cinco años y, en una mayoría significativa de los casos, la enfermedad se localiza fuera de la región prostática.

Página 8 de 18

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…