Opinión

 

Las elecciones de este 14/11 no son sólo elecciones legislativas, implican mucho más. Elegimos entre dos modelos de país. Elegimos entre ser una República como la describe la Constitución Nacional o nos reducimos a ser una republiqueta sumida en una gran villa miseria.

 

 

“Si no peleas para acabar con la corrupción y la podredumbre,
acabarás formando parte de ella”

- Joan Baez

 

 

El peronismo empezó a prepararse para un aterrizaje forzoso. Las luces rojas que se encendieron en el tablero de control en las elecciones primarias del 12 de septiembre nunca se apagaron. A juzgar por el ánimo y las palabras de quienes las hicieron, las drásticas maniobras de campaña para salir de la emergencia electoral no habrían dado el resultado esperado.

 

 

La tradicional metáfora de suspenso e incertidumbre electoral ahora adquiere significados más graves, simbólicos y no simbólicos.

 

 

Se ha dado en los últimos días un fenómeno preelectoral atípico, fruto de la crisis política y económica que -a la vez- aqueja al gobierno y al país en su conjunto: el resultado electoral del próximo domingo importa menos que aquello que suceda a partir del lunes posterior a los comicios.

 

 

Si la mayoría de los sondeos y vaticinios de importantes funcionarios del oficialismo no fallan –como ocurrió en el pasado–, el domingo el FDT sufrirá otra dura derrota electoral. La segunda en solo 10 semanas.

 

 

Esa depuración de candidatos por la voluntad popular, llamadas P.A.S.O., tan criticadas, denostadas, y menospreciadas por todos, han sido consideradas ahora como el principio del fin del Gobierno de Alberto Fernández (cuando faltan las elecciones generales que tendrán lugar en poco más de una semana, y dos años para las presidenciales). Y más aún, algunos se apresuraron a considerarlas el fin de una época: ni más ni menos, la era peronista.

 

 

La inflación en alza y el dólar libre sobrevolando los 208 pesos, se suman a las expectativas que indican que nada va a cambiar

 

 

El Gobierno debe saber que un hipotético equilibrio electoral no disimulará las urgencias económicas y sociales que agobian a los ciudadanos

 

 

La velocidad de los cambios de ánimo de nuestra sociedad en estos últimos meses ha sido de una hondura fenomenal.

 

Página 5 de 289

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…