Opinión

En la Argentina hay una serie de temas que son motivo de discusión incesante cuando no deberían serlo. Uno de ellos son los famosos fueros, de los que tanto se habla cuando ciertos personajes de la vida pública quieren estirar a niveles irrisorios su tiempo en el Estado para no responder ante la ley por sus delitos. Pasó con Menem y pasa también con Cristina.

Las palabras disparadas por la señora de Kirchner contra los movimientos sociales esta semana, desde una tribuna facilitada por la CTA, no sólo subrayaron las diferencias que se despliegan en el seno de la coalición oficialista, sino que iluminaron curiosas coincidencias que atraviesan el abismo de la célebre grieta. "Las políticas sociales no pueden seguir tercerizadas -reclamó la vicepresidenta-, no se puede depender de un dirigente barrial que dé el alta y la baja".

“La gente solo llega a ser feliz, cuando comprende que la felicidad NO es el único objetivo de la vida”
- George Orwell

El mismísimo Simón Bolívar, quien, interpretado antojadizamente por un delirante venezolano, inspiró el llamado socialismo del siglo XXI, hace más de 200 años aseguraba que lo mejor que podía hacerse en América Latina era emigrar, porque cualquier intento honesto que quisiera emprenderse allí se asimilaba mucho a arar en el mar. América Latina (aunque él hablaba de “América”) era, para Bolívar, ingobernable porque irremediablemente caería en manos de multitudes desenfrenadas que darían paso a tiranuelos devorados por crímenes y extinguidos por su ferocidad.

En esta Argentina circular y desesperanzada, cada tanto aparecen en las redes sociales usuarios que compiten sobre hartazgos. Unos se manifiestan hartos de la repetición de problemas ancestrales, otros de la política, otros de los cortes de calles. Los más ácidos dicen que están hartos de estar hartos.

Las contradicciones y la permanente incoherencia del actual Presidente de la República Argentina colocó al país en la complicada situación de estar ligado directa o indirectamente a regímenes que ponen en riesgo la paz y la seguridad internacional

“Donde hay una necesidad nace un derecho”, expresa una noción vertical, estatalista, sino paternalista.

Refiere Pablo Giussani en una página antológica que el “peronismo revolucionario” de los años 70 –hijo de las clases medias altas e ilustradas o directamente de la oligarquía– se prodigaba en espectaculares donaciones a los humildes: regalos que provenían de robos a mano armada o víveres distribuidos entre hogares obreros en trueque por la vida de algún empresario secuestrado.

Hechos. El lunes 6/6, por la tarde, aterrizó en el aeropuerto Internacional de Ezeiza un avión Boeing 747, matrícula YY-3531 (iraní), punto de partida Caracas, Venezuela. El avión pertenece a la empresa venezolana Emtrasur S.A. y fue adquirida en 2021 a la empresa iraní Mahans Air.

“Tenemos que defender la verdad a toda costa, aunque volvamos a ser solamente doce”.
-  San Juan Pablo II

Página 3 de 330

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…