Opinión

Parece mentira que una señora cuyos conocimientos en general y económicos en particular son muy escasos y muy limitados tenga, sin embargo, el poder de decidir qué se hace en la Argentina.

La puja política que se dirimió el último domingo en Brasil dejó varios rasgos que merecen ser analizados con mirada argentina. El primero es la extrema polarización, que ya había quedado a la vista en la primera vuelta electoral. Jair Bolsonaro y Luiz Inacio Lula Da Silva recaudaron en conjunto nueve de cada diez votos emitidos y quedaron separados por una diferencia que, en términos porcentuales se estrechó en el balotaje. Lula triunfó por menos de dos puntos. La actual grieta brasileña parece mucho más ancha que la que ha atravesado a la Argentina y que está en proceso de cambio.

Cuando leí algunas de las recomendaciones del Manual que editó el INADI para los periodistas que cubran el Mundial de Fútbol de Qatar pensé que se trataba de las bromas que se suelen hacer en las redes sociales. Pero, para mi asombro, el asunto es en serio. Mejor dicho, es ridículo, pero auténtico. El Estado, a través de la señora Victoria Donda, titular del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), pretende ejercer una policía del lenguaje.

“No están mostrando lo que significa una calidad esencial para dirigir un país, que es la templanza y la serenidad. Los veo muy ansiosos a todos, muy excitados, muy en la disputa menor. Es casi como un reino de chismosos, hay que salir de eso”, dijo sin tapujos Elisa Carrió al referirse a las escandalosas peleas internas entre miembros de Juntos por el Cambio.

Esperar no es inercia. Estarse quieto esperando la ocasión es resistir. Porque la resistencia pasiva es una forma de acción.

Los ribetes francamente desopilantes con los que se presentó públicamente hicieron que todo el mundo se lo tome a broma. Pero no es ningún chiste. Solapado entre las múltiples preocupaciones de los argentinos y en las vísperas de uno de los mundiales de fútbol más esperados por el país en los últimos tiempos, se presentó el manual con recomendaciones para periodistas y relatores que cubrirán el evento en Qatar.

Según Wado de Pedro, trabaja en un “proyecto” para eliminar las elecciones “de medio término”. Propuestas de esta naturaleza ponen de manifiesto el desconcierto en el Gobierno

¿Apostamos a un país subordinado a las normas o las acomodamos a nuestro antojo y conveniencia? El imperio del oportunismo ha vuelto a la Argentina impredecible

La sobreactuación de Alberto Fernández con su viaje a San Pablo para rendir culto a Lula no tiene nada que ver con la política internacional que ambos países deberían plantearse antes que sea tarde. Las relaciones se han visto comprometidas por las limitaciones de Fernández combinadas con la visión reaccionaria y grotesca de Jair Bolsonaro.

Alrededor de la Reina hay un clima de bajo imperio, de sálvese quien pueda.

Página 6 de 356

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…